NASA anticipa choque de estrellas en 2018 con potentes rayos gamma y energía electromagnética

04 de Julio de 2015 Actualizado: 04 de Julio de 2015

Los astrónomos anticiparon una espectacular explosión estelar en los inicios del año 2018 que lanzará desde la constelación El Cisne rayos gamma al firmamento en medio de fuegos artificiales astrales a una distancia de solo 5.000 años luz. Esto ocurrirá cuando la estrella pulsar remanente llamada J2032+4127 choque con una de las más brillantes estrellas de nuestra galaxia, la MT91213,.informó la NASA el 3 de julio.

Se espera que este encuentro libere una gran cantidad de energía electromagnética al espacio, y en la Tierra los científicos ya se están preparando.

El equipo que trabaja con el telescopio Fermi está planeando una campaña para seguir el evento a lo grande. Fermi es.capaz de registrar los rayos gamma, los cuales son los más poderosos que la ciencia haya descrito hasta el momento; la forma más intensa de la radiación, miles de millones de veces más energéticos que el tipo de luz visible que ven nuestros ojos.

Los astrónomos creen que el encuentro cercano es inevitable. La estrella pulsar J2032+4127 pasa cada vez más cerca de la estrella MT91213 mientras da vueltas alrededor de ella en una órbita que dura 25 años.

Loa astrónomos anticiparon una espectacular explosión estelar en los inicios del año 2018 que lanzará rayos X y gamma al firmamento en medio de fuegos artificiales astrales a una distancia de solo 5.000 años luz en la constelación El Cisne, Esto ocurrirá cuando una estrella pulsar remanente llamada J2032+4127 choque con una de las más brillantes estrellas de nuestra galaxia -la MT91 213 ( NASA)
Loa astrónomos anticiparon una espectacular explosión estelar en los inicios del año 2018 que lanzará rayos X y gamma al firmamento en medio de fuegos artificiales astrales a una distancia de solo 5.000 años luz en la constelación El Cisne, Esto ocurrirá cuando una estrella pulsar remanente llamada J2032+4127 choque con una de las más brillantes estrellas de nuestra galaxia -la MT91 213 ( NASA)

El contacto se prevé para principios de 2018, y se estima que la púlsar “se hundirá a través del disco circundante de polvo y gas”, que rodea a  la luminosa estrella azul, y provocará colosales fuegos artificiales astrofísicos.

Forma en que el equipo del telescopio Fermi detecto los tipos de rayos electromagnéticos. ( FERMI/NASA)
Forma en que el equipo del telescopio Fermi detecto los tipos de rayos gamma electromagnéticos. ( FERMI/NASA)

La estrella J2032+4127 es un remanente de una masiva estrella que explotó en el pasado como supernova. Una estrella masiva quiere decir que concentra en poco tamaño una gran cantidad de materia y peso. Esta pulsar tiene una extensión de unas 12 millas, por lo que los astrónomos la comparan a la ciudad de Washington, sin embargo tiene el doble de la masa de nuestro  gigantesco Sol, es decir toda su materia está muy, pero muy concentrada. Tiene una fuerte carga magnética y gira siete veces al segundo sobre sí misma, lo que la hace fácilmente detectable.

“Los astrónomos han detectado muchas estrellas pulsar por sus emisiones de radio, pero el gran telescopio Fermi encontró a través de los pulsos de la J2032, emisión de rayos gamma, la forma más energética de la luz”, destacó la NASA.

El Dr. Andrew Law, de la Universidad de Manchester, dijo que habían encontrado un comportamiento extraño en esta pulsar, lo que determinó su estudio de entre otras pulsar que habían identificado durante un estudio. “Detectamos variaciones extrañas en la rotación y observamos que su velocidad de rotación se pone más lenta. Comportamiento que no hemos visto en ningún otra estrella púlsar”.

“En última instancia, nos dimos cuenta de que estas peculiaridades fueron causadas por su movimiento alrededor de otra estrella”, agregó el astrónomo, destacando que se en realidad trata de un sistema binario, es decir donde dos estrellas se combinan. Una rota a la otra.

La pulsar en cuestión está atraída rotando en torno a la estrella masiva MT91213, clasificada como una estrella azul Be, que tiene 15 veces la masa del Sol y es unas 10.000 veces más brillante que nuestra estrella. Las estrellas Be se caracterizan por tener impresionantes vientos estelares, y grandes discos de gas y polvo que emiten fuertes emisiones electromagnéticas.

“Cuando descubrimos este púlsar en 2009, nos dimos cuenta de que estaba en la misma dirección que esta estrella masiva que se encuentra en la constelación del Cisne, pero nuestras mediciones iniciales no sabían de que la estrella era un miembro de un sistema binario”, explicó Paul Ray, un astrofísico en el Laboratorio de Investigación Naval en Washington.

El futuro choque estelar además de ser espectacular, servirá a los astrónomos para medir “la gravedad de la estrella masiva, el campo magnético, el viento estelar y las propiedades del disco”, comentó el equipo. (Vídeo)

Ellos destacaron que varias características se combinan para hacer de este un evento excepcional: la estrella masiva utiliza el hidrógeno como fuente de energía central, la pulsar J2032 tiene una gran masa, tiene el período orbital más largo que otras estrellas en sistemas binarios, y están la una distancia de unos 5.000 años luz, lo las hace muy cercanas a la Tierra.

Esta alerta de energéticos fuegos artificiales predichos para que sucedan durante su máxima aproximación que ocurrirá en tres años, según Ben Stappers, profesor de astrofísica en la Universidad de Manchester, “nos permite prepararnos para estudiar el sistema a través de todo el espectro electromagnético con los telescopios más grandes”.

Otro evento está ocurriendo desde el 14 de junio  en la Constelación del Cisne, que atrajo a numerosos astrónomos a hacer un seguimiento constante. Se trata de las explosiones de rayos gamma desde el sistema binario V404 Cygni.

TE RECOMENDAMOS