Neoyorquina dice que no pudo comer ni parpadear durante 5 semanas tras un resfrío que paralizó la cara

Por Jack Phillips – La Gran Época
01 de Junio de 2019 Actualizado: 01 de Junio de 2019

Una neoyorquina de 34 años afirmó que no pudo comer ni parpadear durante más de un mes, alegando que ocurrió tras sufrir un resfriado y estrés.

Shayna Aldrich, madre de un niño, dijo que sufrió un resfriado de dos semanas alrededor del Día de Acción de Gracias del año pasado antes de empezar a trabajar de nuevo. Pero después del día de Año Nuevo se comió una aceituna que le supo “metálica” en la boca, aunque no le creyeron cuando lo dijo, según el Daily Mail.

No pensó mucho en ello hasta que se despertó con la barbilla y los labios entumecidos.

Más tarde, según Aldrich, toda su cara quedó paralizada, según el reporte.

Luego de visitar un centro de urgencia, los médicos dijeron que desarrolló una parálisis de Bell que afectó ambos lados de su cara. Las autoridades médicas añadieron que su resfriado podría haber sido otra cosa, y que, combinado con el estrés agravó los síntomas.

“Me recetaron esteroides para reducir la inflamación alrededor de los nervios y básicamente me dijeron que debía esperar”, recordó Aldrich al Mail.

Los médicos estimaron que podían pasar “entre dos semanas y dos meses o, en caso extremo hasta dos años”, para que mejorara, agregó.

Le duró cinco semanas, contó Aldrich, y añadió que en ese tiempo no podía comer ni beber normalmente. Tampoco podía hablar correctamente ni podía parpadear porque uno de sus ojos no se cerraba.

Aldrich se vio forzada a adoptar la dieta de un bebé, tampoco podía escupir, y tuvo reacciones extrañas.

“Me sentía como un monstruo. La mayor parte del tiempo intentaba reírme comparándome con Quasimodo, el Jorobado de Notre Dame, pero a medida que pasaron las semanas se me hizo más difícil sonreír”, dijo el Mail.

“Debido a mi joven edad creo que me miraban preguntándose qué podía ser. Soy muy joven para tener un accidente cerebrovascular y como eso era lo que parecía, recibí algunas miradas curiosas”, dijo Aldrich.

Luego añadió, “cuando digo que mi cara estaba paralizada quiero decir que realmente no se movía. Así que cuando me reía o sonreía, sólo la mitad de mi cara lo hacía. Eso nos provocó bastantes risas y al reírnos nos quitó el miedo de que no iba a recuperarse”.

Como indica el sitio especializado WebMD, con la parálisis de Bell los músculos de la cara se debilitan o se paralizan, y por lo general afecta sólo un lado de la cara. La mayoría de las veces los síntomas son temporales.

“Es causado por algún tipo de traumatismo en el séptimo nervio craneal también conocido como nervio facial. La parálisis de Bell le puede ocurrir a cualquiera. Aunque parece ser más frecuente entre personas que sufren diabetes o que están recuperandose de infecciones virales”, dice este sitio web.

Luego añade: “La mayoría de los médicos creen que se debe a daños en el nervio facial lo que provoca inflamación. Este nervio pasa a través de un área ósea estrecha dentro del cráneo. Cuando el nervio se inflama aunque sea solo un poco, se comprime contra la superficie dura del cráneo. Esto afecta el funcionamiento del nervio”.

********************************

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS