New Hampshire trae claridad a la carrera de los demócratas

Por Conrad Black
13 de Febrero de 2020
Actualizado: 13 de Febrero de 2020

Comentario

Los demócratas finalmente se mueven muy repentinamente para elegir un candidato. El exvicepresidente Joe Biden y la senadora Elizabeth Warren han sido efectivamente expulsados de la carrera, dejando al senador Bernie Sanders, a la senadora Amy Klobuchar y a los exalcaldes Michael Bloomberg (Nueva York) y Pete Buttigieg (South Bend).

Buttigieg ha sido un candidato fabricado, que se mueve en el espectro político y que se presenta con las novedades de ser un homosexual declarado y un veterano del ejército (aunque fue un oficinista que no vio ningún combate, pero que al menos ha llevado un uniforme militar en el trabajo, esto también es una novedad). Es un orador fácil y elocuente, pero es como alguien que hace el papel de un candidato y no tiene un electorado natural excepto los semimoderados, y Bloomberg y Klobuchar son campeones más plausibles para esos votantes.

En Iowa y New Hampshire, Buttigieg es un lugar para aparcar el voto hasta que surja una alternativa a los marxistas Sanders y al supremo postor, Bloomberg, (es decir, Klobuchar, dada la desintegración de la campaña de Biden) o, en su defecto, hasta que se tenga que hacer la fatídica elección entre Sanders y Bloomberg.

La pregunta candente ahora es si los no socialistas que no quieren ser comprados como Peter Minuit compró la isla de Manhattan a los indios americanos en 1626, pueden apoyar a Amy Klobuchar en número suficiente en Nevada para que la campaña de Klobuchar pueda seguir creciendo y ser un fuerte contendiente en el Súper Martes del 3 de marzo, cuando Bloomberg haga su opulento debut en los 15 estados que votan ese día, encabezados por California y Texas.

Tres escenarios

El gran suspenso en la carrera es si Bloomberg puede abrirse paso en la lucha por el liderazgo en el Súper Martes, y si Amy Klobuchar puede acelerar lo suficiente para ser una alternativa viable al venerable socialista Sanders y al instantáneo deus ex machina pecuniario Bloomberg.

Los tres escenarios alternativos son que mientras Biden y Warren y los candidatos menores se retiran, Sanders supera muchas reservas centristas y tiene bloqueado al 40% o más de los votantes del Súper Martes y es imparable.

El segundo escenario es que la dispensación de dinero de Bloomberg con esparcidores de estiércol por todo el país lo lleva al menos hasta Sanders, en cuyo caso debería tener el impulso para ganar la nominación.

Y la tercera posibilidad es que Klobuchar recoja la mayoría de los votos de Biden y una parte apreciable de los votos de Warren, como hizo en New Hampshire, así como algunos de los votos de Buttigieg y se mantenga dentro del 5% de Sanders, como lo hizo en New Hampshire (6-7%), y se convierta en la abanderada de todos aquellos a los que no les gusta el socialismo inviable de Sanders o la codicia cínica y flagrante de Bloomberg.

Sanders es difícil de vender

Sanders es una venta difícil: está muy a la izquierda del país; ningún Congreso que pudiera ser elegido promulgaría ninguno de sus programas, y cuatro años de caos seguirían a su elección, un régimen no violento de Allende (líder comunista de Chile 1970-1973).

En la noche de las primarias en New Hampshire, repitió su programa de atención médica nacional obligatoria, impuestos para empapar a los ricos, perdón de un billón de dólares de préstamos estudiantiles, matrícula universitaria gratuita y el Full Monty del Terror Verde: decenas de billones de dólares de gasto público.

Sería un desastre, pero Sanders se beneficiaría de la genuina preocupación por haber sido, como dijo Trump en 2016, “schlonged” (“jodido”), y por su rápido regreso de un infarto este año.

Pero la mayoría de los demócratas y la aplastante mayoría de los americanos no puede soportar el menchevismo de Sanders, e incluso en New Hampshire, como senador vecino, no pudo pasar por mucho el 25%.

Bloomberg no es encantador

Nadie puede discutir la competencia de Michael Bloomberg, pero no es un gran encantador político, y a diferencia de Trump, que empezó temprano e hizo una campaña muy enérgica en todos los estados primarios en 2016, Bloomberg está sustituyendo el dinero por la anticuada acrobacia, una fórmula que nunca antes había tenido éxito en una campaña nacional. Y aunque Bloomberg pretende considerar a Trump como un multimillonario común y corriente, el presidente es un hombre rico pero gastó muy poco en apoyo de su campaña en 2016, y ganó casi todas las primarias haciendo campaña en ellas.

Es difícil juzgar cómo se desarrollará el deseo de un centrista plausible y competente, y el resentimiento de un rico sin remordimientos, que anunció que siendo los candidatos existentes inadecuados compraría esta nominación demócrata.

Bloomberg nunca ha tenido que enfrentarse a la explosión de una campaña nacional. La ciudad de Nueva York es 80 veces más grande que South Bend, Indiana, pero es menos representativa del país. Ningún alcalde de Nueva York desde DeWitt Clinton hace 200 años ha llegado a un cargo más alto, incluso el de gobernador, y mientras los Kennedy y los Rockefeller y otras familias ricas han salpicado su dinero, lo han hecho como complementos y no como sustitutos de una campaña agresiva.

Klobuchar buscando recursos

Hay un considerable escepticismo entre los observadores conocedores sobre si Amy Klobuchar puede reunir los medios para hacer una campaña efectiva en 15 estados de todo el país que votarán el Súper Martes dentro de tres semanas.

A menos que Biden le dé su apoyo a Klobuchar y que ella obtenga el respaldo de algunos de los candidatos menores, y que una parte de la clase dirigente del partido se arremangue y se sumerja en la campaña para impulsar a Klobuchar, Sanders y Bloomberg probablemente se lanzarán a un combate único entre la extrema izquierda y la centro izquierda.

Candidata de fusión

Para que esta equívoca lectura de lo obvio tenga un final digno, me atrevo a hacer una predicción. Sanders obtuvo el 60% en New Hampshire en 2016 contra Hillary Clinton, y solo el 26% esta semana, aunque en una carrera de ocho candidatos, y apenas superó al notable pero en última instancia poco serio Buttigieg. Sanders es intolerablemente extremo y, al final, no volará.

Sospecho que Bloomberg hará grandes avances en el Súper Martes y se convertirá en un candidato formidable y, en general, se acercará a Sanders, lo que, dado su impulso, lo convertirá efectivamente en el favorito.

Sospecho que Klobuchar será tercera en la clasificación general el 3 de marzo, y atraerá un fuerte apoyo de la clase dirigente del partido y de los Sandersitas menos fervientes.

Los ancianos del partido preferirían a Klobuchar antes que a Bloomberg y a Bloomberg antes que a Sanders, y Sanders y sus seguidores preferirían a Klobuchar antes que al llamativo multimillonario Bloomberg. Klobuchar se adelantará a Buttigieg y recogerá a los seguidores de Sanders mientras se desvanece, en hostilidad al intruso Bloomberg—rampante en el tipo de capitalismo militante que Sanders ha vilipendiado toda su vida adulta. Klobuchar se convertirá en la candidata de la fusión Sanders-clase dirigente para detener a Bloomberg.

Revelación completa: desde el principio, en cuanto vi bien el estado actual de Biden, pensé que Klobuchar era la única candidata que podía llegar a la nominación. En cualquier escenario, el presidente Trump será reelegido y no por un margen estrecho.

Conrad Black ha sido uno de los financieros más prominentes de Canadá durante 40 años, y fue uno de los principales editores de periódicos del mundo. Es autor de las biografías fidedignas de Franklin D. Roosevelt y Richard Nixon y, más recientemente, de “Donald J. Trump”: Un presidente como ningún otro”.

 

Descubra

Por qué el ‘impeachment’ funcionó

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS