Niegan trasplante que salvaría la vida a un bebé por no estar vacunado

Por Alice Giordano
24 de Junio de 2022 4:28 PM Actualizado: 24 de Junio de 2022 4:28 PM

A un bebé de seis meses se le ha negado un trasplante de corazón que le salvaría la vida por no estar vacunado.

August Stoll nació con una compleja cardiopatía congénita. A principios de este mes fue operado de urgencia en el Instituto Pediátrico del Corazón de Vanderbilt, en Tennessee, pero la operación fracasó, lo que llevó a su equipo de cardiólogos a concluir que la única forma de salvar la vida del bebé era mediante un trasplante de corazón.

Pero cuando remitieron al bebé al equipo de trasplantes del hospital, su jefe, David Bearl, dijo a los padres de August, Hannah y Clint Stoll, que se negaría a realizar el trasplante hasta que su hijo recibiera varias vacunas infantiles.

“Es tan ilógico”, dijo Hannah Stoll a The Epoch Times el 24 de junio. “Es un bebé inmunodeprimido en estado crítico y este médico quiere atiborrarlo de vacunas… Sabemos que lo matará”.

La pareja de Tennessee, que educa en casa a sus otros cuatro hijos, pidió ayer a Bearl que reconsiderara su postura, pero Hannah dijo que se negó. Stoll dijo que su hijo es tan frágil que ni siquiera pueden considerar la posibilidad de trasladarlo a otro centro.

El senador estatal republicano de Tennessee, Ed Jackson, calificó la decisión de Bearl de “indignante” y dijo a The Epoch Times que está en contacto con Vanderbilt con la esperanza de conseguir que el instituto cardíaco pediátrico, que es una división del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, cambie su postura.

“No se debería negar a un bebé de seis meses un tratamiento que salve su vida basándose en una preocupación legítima de un padre”, dijo Jackson. “Como padre, estaría fuera de mí”.

The Epoch Times se puso en contacto con Bearl y con la administración del hospital para que comentaran sobre el caso de August, pero ninguno de los dos respondió. Bearl figura en Vanderbilt como profesor adjunto y director médico del programa de dispositivos de asistencia ventricular.

Según el calendario de vacunas que el departamento de inmunología del hospital infantil proporcionó a los Stoll, August tendría que recibir ocho vacunas antes de que el hospital considerara realizar el trasplante de corazón.

En el calendario, titulado “Calendario de vacunación recomendado para niños y adolescentes”, también se destacan las vacunas contra el sarampión, la papera y la rubéola, la varicela y la hepatitis A. Sin embargo, el calendario indica específicamente que la edad mínima para esas vacunas es de 12 meses. August solo tiene 6 meses.

Los Stoll han apelado a la Junta de Ética de Vanderbilt con la esperanza de que se anule la posición de Bearl. También han creado una página de Instagram llamada “fightforaugust” para concienciar sobre su situación.

Jackson, que a principios de este año encabezó la legislación que prohíbe a los hospitales negar los trasplantes de órganos a los pacientes que no tienen las vacunas contra el COVID, también hizo hincapié en que no hay ninguna ley en Tennessee que requiera legalmente que los niños sean vacunados para recibir atención médica. Además de identificar las vacunas que exige para August como “recomendadas”, Stoll dijo que Bearl le admitió que no era ni ley ni política que recibiera las vacunas. “Me dijo que ‘simplemente es como hacemos las cosas aquí'”.

Además del proyecto de ley de Jackson, varios otros estados han propuesto leyes que prohibirían a los hospitales negar a los pacientes no vacunados los trasplantes de órganos.

En febrero, un grupo de congresistas republicanos presentó una legislación federal denominada Ley para Detener la Rigurosa Aplicación de las Vacunas (SAVE) en respuesta a esta práctica.

La legislación está respaldada por la Asociación de Médicos y Cirujanos Americanos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.