Niña genio mexicana con IQ cercano a Einstein estudiará medicina en EE. UU. a sus 10 años

Por Agencia de noticias
01 de Agosto de 2022 11:11 PM Actualizado: 01 de Agosto de 2022 11:11 PM

Con tan solo 10 años de edad la mexicana Michelle Arellano, una niña del sureste mexicano con un coeficiente intelectual (IQ) de 158, dos puntos por debajo de Albert Einstein, estudiará medicina en la Universidad de Massachusetts.

Michelle, originaria de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado de Chiapas, en México, es considerada una niña genio, una característica presente en tres de cada 100 niños, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y sueña con ser médica, bióloga marina y actriz, dijo este lunes a Efe.

“Mi sueño es convertirme en una gran doctora y poder curar el cáncer, el autismo, [y ser] bióloga marina y actriz”, expresó.

Cuando Michelle tenía un año y medio de edad aprendió a hablar inglés además del español, y a los 4 años ya sabía leer y escribir, y ahora domina el francés, italiano y alemán.

La estudiante Michelle Arellano toca el piano durante una entrevista con Efe, el 29 de julio de 2022, en Tuxtla Gutiérrez, México. (EFE/ Carlos López)
Michelle Arellano. (EFE/ Carlos López)

Aprobó la primaria, secundaria y recientemente la prueba del Centro Nacional para la Evaluación de la Educación Superior (Ceneval) para certificar su preparatoria.

“Estoy feliz porque ya acredité primaria, secundaria y preparatoria”, dijo la feliz Michelle.

La pequeña empezará sus estudios universitarios en agosto. Los dos primeros años serán de clases virtuales y después serán presenciales en Estados Unidos, detalla Karina Guillén Cruz, madre de Michelle.

Michelle también se considera artista, ya que dibuja, pinta, toca el piano, y además ha destacado en natación, baloncesto y es cinta negra en taekwondo, entre otras disciplinas.

Un camino de esfuerzo

Guillén Cruz, quien es cirujana, relata que encontrar el camino y entender a su hija fue angustioso y frustrante. Tuvo que consultar a especialistas y buscó por internet casos similares pero encontró poco.

Al mismo tiempo lidió con el sistema, pues su niña fue rechazada de cinco escuelas primarias en Chiapas, ya que no querían aceptarla por su coeficiente intelectual, con el argumento de que los maestros no podían lidiar con su inteligencia.

“Tampoco es fácil porque tú vas a una institución, te topas con los pretextos, es que esto y lo otro, es que la edad”, explicó la madre.

En cuanto una escuela la aceptó, sus padres solicitaron a la Secretaría de Educación en Chiapas que la subieran de grado, porque Michelle se aburría en las clases, pues en un par de horas aprendía de todo, añadió.

Karina Guillén Cruz, madre de Michelle Arellano. (EFE/ Carlos López)

La Secretaría de Educación accedió. De cuarto año Michelle pasó a sexto de primaria. Después, con una evaluación única acreditó la primaria en noviembre de 2021, en marzo de 2022 la secundaria, y el 4 de julio la preparatoria.

“Desde que yo supe el diagnóstico no he soltado a mi hija, estamos caminando paso a paso de acuerdo a como ella lo vaya sintiendo, porque eso sí, hemos tratado de ser muy cuidadosos con su integridad emocional y física”, comenta.

Michelle y su madre ahora buscan a padres de niños superdotados para orientarlos y formar una red de apoyo porque la pequeña quiere que todos tengan las oportunidades de aprender.

“Que hablen con los papás para que los maestros sepan de estos niños y los puedan ayudar con clases especiales”, reflexiona Michelle.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.