Niño de 10 años duerme en camping más de 200 días para recaudar USD 111.000 para un hospicio local

Por JENNI JULANDER
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

Mucha gente haría cualquier cosa para cumplir el último deseo de un amigo o familiar.

Pero para complacer el último deseo de un vecino anciano, un explorador de North Devon llevó este concepto a un nuevo nivel, durmiendo en una tienda de campaña en su patio trasero durante más de 200 noches, y recaudando más de 86,000 libras (111,897 dólares) para un centro local de cuidados para enfermos terminales.

Max Woosey, de diez años de edad, según se informa, ha estado durmiendo en una tienda de campaña en su patio trasero desde que comenzó el cierre causado por la pandemia.

La carpa se la regaló Rick, el vecino de 74 años de Max. Poco antes de morir de cáncer, el anciano le dijo a Max que hiciera “una aventura” en su nueva tienda de campaña, un deseo que el joven se tomó muy en serio.

Pero Max dio un paso más que una simple aventura de infancia; el 28 de marzo, comenzó una recaudación de fondos para un hospicio local.

(Cortesía de Rachael Woosey)
(Cortesía de Rachael Woosey)

“Estoy recaudando dinero para el hospicio de North Devon”, escribió Max en la página de la campaña. “Ellos cuidaron a nuestro amigo y le permitieron pasar tranquilamente en casa con sus allegados, lo cual era su último deseo”.

La recaudación de fondos ha sido todo un éxito, hasta ahora ha se ha recaudado más de 86,000 libras. Así que Max decidió extender el desafío a un año completo, con el objetivo de recaudar 365 días durmiendo en una tienda de campaña en el exterior.

“A veces me asusto un poco cuando hay tormenta, pero no diría que me asusto”, dijo Max a BBC, añadiendo que la mejor parte de la aventura es huir de sus padres.

La madre de Max, Rachel Woosey, lo ha apoyado, pero dice que también ha sido un reto para ella.

“Al principio lo odié totalmente, ya que uno está acostumbrado a tenerlos cerca y a controlarlos. Así que me pareció muy extraño”, dijo la madre Rachael Woosey a People.

(Cortesía de Rachael Woosey)

Añadió que como madre, es difícil dormir en las tormentas sabiendo que su hijo está afuera en el patio trasero solo. Pero después de 200 días, la familia se ha acostumbrado.

“Ahora decidimos que vamos a mantenerlo. Es una especie de ‘¡Está bien, puede hacer un año!'”, dijo. “El principal problema es darle las buenas noches, ¡porque hay que ponerse un abrigo y zapatos y salir bajo la lluvia en lugar de aparecer arriba!”.

Stephen Roberts, director ejecutivo del Hospicio de North Devon, le agradeció a Max, diciendo que el centro ha se ha visto fuertemente impactado por la pandemia, y que la recaudación de fondos “no podía llegar en mejor momento”.

Las contribuciones siguen llegando, y los donantes comentan que el “espíritu de aventura y determinación” de Max es una “inspiración”.

(Cortesía de Rachael Woosey)

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

TE RECOMENDAMOS