Niño de 8 años muere en el hospital después de cruzar ilegalmente a Estados Unidos

Por Janita Kan - La Gran Época
25 de Diciembre de 2018 Actualizado: 25 de Diciembre de 2018

Un niño de 8 años murió en el hospital después de que él y su padre cruzaran ilegalmente la frontera hacia Estados Unidos, dijeron en un comunicado los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

El niño, de Guatemala, murió poco después de la medianoche del 24 de diciembre en el Gerald Champion Regional Medical Center en Alamogordo, Nuevo México.

Las autoridades dijeron que el niño, que estaba bajo custodia de la CBP, comenzó a mostrar signos de “una enfermedad potencial” el 24 de diciembre. Fue trasladado rápidamente al centro médico donde el personal del hospital le diagnosticó un resfriado común y fiebre. El niño quedó en observación durante 90 minutos adicionales en el hospital y se le recetaron amoxicilina e ibuprofeno, antes de ser dado de alta del hospital en la tarde del 24 de diciembre.

Más tarde, ese mismo día, el niño comenzó a vomitar y a mostrar signos de náuseas. Fue readmitido en el hospital y murió allí horas más tarde.

El CBP dijo que aún no se conoce la causa de la muerte del niño. Añadió que la agencia llevará a cabo una revisión del incidente y que se ha notificado a la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional.

La Patrulla Fronteriza tampoco ha revelado información sobre cuándo entraron el padre y el niño a Estados Unidos y cuánto tiempo han estado bajo custodia del CBP.

Alamogordo está a unos 145 km de la frontera México-Estados Unidos en El Paso, Texas.

DHS pide a los padres que dejen de poner en riesgo a sus hijos

En un caso similar, una niña de 7 años murió después de viajar a través de México y cruzar la frontera ilegalmente con su padre. Jakelin Caal Maquin y su padre, Nery Caal, fueron detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza en el desierto de Nuevo México el 6 de diciembre, como parte de un grupo más grande de 163 extranjeros ilegales.

Caal firmó un formulario del gobierno diciendo que su hija estaba sana durante la evaluación inicial. El grupo fue atendido en un puerto de entrada cercano, Antelope Wells, que incluía acceso a baños, comida y agua.

Horas más tarde, ambos fueron transportados en autobús a la estación de la Patrulla Fronteriza más cercana en Lordsburg, que está aproximadamente a 90 minutos de distancia.

Antes de partir, Caal dijo a los agentes que su hija se sentía mal y había comenzado a vomitar. Y según él, su hija no había podido consumir alimentos y agua durante días.

Después de llegar a la estación de la patrulla fronteriza, Caal dijo a los agentes que su hija había dejado de respirar. Fue resucitada dos veces por técnicos médicos de emergencia de la Patrulla Fronteriza  y trasladada por vía aérea a un hospital de Texas. Mientras estaba en el hospital, la niña fue reanimada después de sufrir un paro cardíaco, pero murió menos de 24 horas después. El hospital dijo que la niña probablemente murió de un shock séptico.

El Departamento de Seguridad Nacional dijo que la pérdida de vidas muestra el peligro de entrar a Estados Unidos por fuera de los puertos de entrada, y agregó: “Rogamos a los padres que no se pongan a sí mismos o a sus hijos en riesgo al intentar entrar ilegalmente”.

De manera similar, el Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, Kevin K. McAleenan, hizo hincapié en los peligros que representan los viajes de larga distancia, los transportes abarrotados o los elementos naturales, en un comunicado emitido el 14 de diciembre.

“Nadie debe arriesgarse a sufrir lesiones, ni siquiera a morir, al cruzar nuestra frontera ilegalmente. Por eso le pedí al Congreso el martes que cambiara nuestras leyes para que Estados Unidos no esté incentivando a las familias a tomar este camino peligroso”, dijo McAleenan.

“Los agentes de la Patrulla Fronteriza salvan a miles de personas cada año que son superadas por los elementos, incluyendo personas que fueron encontradas sufriendo de deshidratación, insolación, hipotermia, ahogamiento en el río, heridas, o dejadas por muertas por estos contrabandistas en algunas de las zonas más remotas de nuestra frontera cuando entran ilegalmente al país. Nuestros agentes tienen entrenamiento médico y de rescate de clase mundial, y están comprometidos a salvar a aquellos que son puestos en peligro por contrabandistas insensibles”.

Siga a Janita en Twitter: @EMG_Janita

***

Mira a continuación

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS