Niños chinos son diagnosticados con diabetes tras recibir vacunas chinas contra COVID-19

Por Eva Fu
14 de Junio de 2022 7:38 PM Actualizado: 14 de Junio de 2022 7:38 PM

A este niño de 5 años que va al jardín de infancia se le llenan los ojos de lágrimas cada vez que ve a otros niños merendar, algo imposible para el niño desde que le diagnosticaron diabetes de tipo 1 a finales de enero. Lo diagnosticaron un mes y medio después de que recibiera su segunda dosis de la vacuna china contra el COVID-19.

Las marcas de pinchazos llenan todos los dedos de las dos manos del niño debido a los constantes pinchazos en los dedos necesarios para controlar su nivel de azúcar en sangre, según su padre. Recibe cuatro dosis de insulina al día, y cada comida se pesa y se mide para obtener carbohidratos.

El niño pertenece a un grupo de entre 600 y 1000 niños chinos diagnosticados de diabetes de tipo 1 entre octubre y mayo pasados, según una carta abierta firmada por los padres. Beijing puso en marcha una campaña nacional a finales de octubre para inocular a los niños de 3 a 11 años, el grupo de edad que abarca la mayoría de los pacientes diabéticos.

El 31 de mayo, víspera del Día Internacional del Niño, sus padres escribieron una carta abierta en la que pedían la atención del público.

“Al principio no lo relacionamos con las vacunas, pero pensando en ello, nuestros hijos no tuvieron ningún cambio en su estilo de vida o en su dieta, el único cambio fue recibir la vacuna, y tuvieron síntomas después de la vacunación”, escribieron en la carta que se publicó por primera vez en un sitio gestionado por Wei Boxing, un activista chino de la salud.

Epoch Times Photo
Un niño mira a una enfermera que prepara una vacuna en un centro de salud en Qingdao, en la provincia oriental china de Shandong, el 4 de noviembre de 2021. (Feature China/Future Publishing vía Getty Images)

La carta tenía más de 300,000 visitas y 800 comentarios hasta el 11 de junio. Muchos de los comentaristas eran padres angustiados que decían estar en la misma situación. Dejaron sus números de teléfono y pidieron que se les añadiera a un grupo en la red social china WeChat en el que había personas que decían que ellos o un miembro de su familia habían experimentado efectos secundarios graves tras recibir las vacunas chinas contra el COVID-19.

La diabetes de tipo 1 se produce cuando el sistema inmunitario se ataca a sí mismo y destruye las células beta del páncreas que producen insulina, que regula los niveles de azúcar en sangre. Sus signos reveladores incluyen sed excesiva, micción frecuente, pérdida de peso involuntaria, irritabilidad, hambre, fatiga y visión borrosa. Suele desarrollarse en niños y adultos jóvenes, especialmente entre los 13 y 14 años, aunque puede aparecer a cualquier edad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Tanto los genes como la exposición a virus y otros factores ambientales podrían causar la enfermedad.

La carta de los padres llegó meses después de que cientos de padres alegaran que las vacunas contra el COVID-19 provocaron que sus hijos contrajeran leucemia. Muchos de los diagnosticados con leucemia tienen entre 3 y 11 años.

En China, alrededor del 86.4% de los niños de entre 3 y 11 años, y todos los de entre 12 y 17, han sido completamente vacunados a mediados de febrero.

Los padres de los niños diabéticos recién diagnosticados dijeron que inicialmente iniciaron un grupo en WeChat para compartir consejos sobre el tratamiento. Crearon dos grupos más después de que los miembros del primero llegaran a ser 500, el tamaño máximo permitido para un grupo de WeChat. Unos 600 de ellos han registrado sus nombres reales en el grupo, según la carta abierta.

Infancia perdida

El niño de 5 años recibió la primera dosis dispuesta por su guardería el 5 de noviembre, seguida de una segunda dosis un mes después. A partir del 15 de enero empezó a experimentar un aumento de la sed y a orinar con frecuencia, según su padre.

La negación de los pequeños placeres que él y sus compañeros daban por sentados fue difícil de asimilar, especialmente el 1 de junio, Día Internacional del Niño, cuando todos los niños del jardín de infantes lo celebraban con un bufet.

“Lloró mucho porque siempre lo llevábamos a casa a comer”, dijo al día siguiente su padre, Wang Bin (alias), de la ciudad portuaria de Ningbo, en la provincia oriental china de Zhejiang, a The Epoch Times. Para consolar a su hijo, la mujer de Wang le compró alitas de pollo y pastel para cenar.

Después, los niveles de glucosa en sangre del niño se dispararon a 306 mg/dL, un nivel peligroso que, según les dijeron, podría haberlo dejado en coma.

La madre, que dejó su trabajo tras el diagnóstico de su hijo, se apresuró a ponerle una inyección de insulina. Después observó con ansiedad los cambios de azúcar en su sangre y apenas cerró los ojos durante toda la noche.

Wang, un repartidor, pensó en comprar un monitor de glucosa para minimizar los calvarios de su hijo, pero el coste —450 yuanes (67 dólares) cada medio mes— era demasiado para la familia, dado que Wang es el único sostén de la familia y tienen préstamos y una hipoteca que pagar.

La mayoría de las familias chinas, como Wang, tienen un solo hijo debido a la política de un solo hijo del régimen, que duró décadas y no fue abolida hasta 2016. Para los padres, sus hijos son “para lo que vivimos y todo lo que tenemos”, escribieron en la carta.

“Cada vez que un nuevo miembro se une [al grupo de WeChat], nuestro corazón da un vuelco”, escribieron los padres. “La diabetes de tipo 1 es una enfermedad de por vida. Nuestros hijos han perdido la alegría de la infancia y la juventud. Se han convertido en un grupo de pacientes”.

“Coincidencia”

Wei, el activista de la salud, dijo en su sitio web que ha recibido información sobre más de 300 casos de diabetes en los que los síntomas aparecieron después de aplicarse las vacunas chinas.

La mayoría de ellos, dijo, están relacionados con Sinopharm y Sinovac, dos de los mayores fabricantes chinos de la vacuna contra el COVID-19. Un puñado de pacientes había recibido una vacuna de Anhui Zhifei Longcom Biopharmaceutical, cuyo uso ha sido aprobado en Colombia, Indonesia y Uzbekistán, además de en China. Las dos primeras son vacunas inactivadas, lo que significa que contienen copias del virus que han muerto, mientras que la última es una vacuna de subunidad proteica, que se fabrica con proteínas virales aisladas.

Entre las muestras que Wei analizó, alrededor de dos tercios pertenecían al grupo de edad de 3 a 12 años.

Las autoridades chinas no confirmaron ni desmintieron si la vacuna pudo provocar ciertos efectos secundarios.

“Todavía estamos en proceso de entender las reacciones irregulares de la vacuna y su diagnóstico. Esto nos obliga a mejorar constantemente”, dijo Wang Huaqing, experto principal que dirige el programa nacional de inmunización del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, en una conferencia de prensa a finales de mayo. Dijo que cualquier persona que sospeche estar sufriendo efectos secundarios relacionados con la vacuna debe informar a las autoridades sanitarias, y un grupo multidisciplinar de expertos investigará los casos antes de dar una opinión.

“Si se siente mal después de la vacunación, especialmente si los síntomas son persistentes y graves, acuda al médico inmediatamente”, dijo.

Una niña recibe la vacuna contra el COVID-19 en un centro de vacunación el 18 de noviembre de 2021 en Wuhan, China.(Getty Images)

Pero a pesar de estas garantías oficiales, las autoridades locales de inmunización han desestimado uniformemente las preocupaciones de los padres, diciéndoles, en informes de evaluación “casi idénticos”, que la diabetes era “coincidente” o “no estaba relacionada” con las vacunas, dijeron en la carta. Las autoridades habían dicho lo mismo a los padres cuyos hijos fueron diagnosticados de leucemia después de la vacunación.

En una respuesta del 30 de mayo a un informe de un caso, en el que un niño empezó a mostrar síntomas de diabetes de tipo 1 tres días después de que se le vacunara contra el COVID-19 en 2021, las autoridades sanitarias de la provincia de Guangdong dijeron que “no excluye la relación causal con la vacunación”, pero dijeron que era “poco probable que el caso fuera una reacción adversa a la inoculación preventiva”. Señalaron que el niño tenía un nivel alto de azúcar en sangre antes de la vacunación.

“Sinceramente, no creemos que los gobiernos locales deban apresurarse a sacar esas conclusiones”, escribieron los padres de los niños diabéticos. “El desarrollo médico es el resultado de estudios clínicos. Dado que nuestros hijos tienen diabetes de tipo 1 después de la inyección de la vacuna, y pertenecen a un determinado grupo, aunque no haya pruebas previas que indiquen que ambas cosas están relacionadas, lo que les ocurrió debería recibir una atención seria”.

Dong Yuhong, que anteriormente trabajó como experta médica en el desarrollo de medicamentos antivirales en la empresa farmacéutica internacional Novartis, también se opuso a la desestimación general de las autoridades.

“Afirmar que ‘las vacunas COVID-19 no tienen nada que ver con la leucemia y la diabetes de tipo 1’ sin un análisis médico minucioso es irresponsable”, declaró Dong, actual director científico de una empresa suiza de biotecnología, a The Epoch Times. El problema de tales pronunciamientos, dijo, es que son “demasiado absolutos”.

China tiene una de las tasas más bajas de diabetes de tipo 1 a nivel mundial: un promedio de 1.01 pacientes por cada 100,000 personas, y alrededor de 1.93 en el grupo de edad de 0 a 14 años, según un estudio de 2018 del BMJ basado en la población.

Dong señaló los estudios clínicos y de casos que advierten de una posible inflamación del corazón a causa de las vacunas contra el COVID-19 de ARNm y de proteína, y los que señalan un riesgo de hepatitis aguda a causa de las vacunas de ARNm. Ambas son afecciones autoinmunes de las que parece ser responsable la proteína de la vacuna, dijo.

Por la misma analogía, “en teoría, la vacuna podría desencadenar una respuesta inmunitaria dirigida a las células beta productoras de insulina”, dijo. “Esto no es imposible”.

Esto podría aplicarse a cualquier tipo de vacuna contra COVID-19, añadió, incluidas las de ARNm, las inactivadas y las basadas en proteínas.

Un estudio publicado en marzo en la revista Lancet sobre 181,280 pacientes con COVID-19 reveló que los infectados por el virus tenían un 40% más de probabilidades de padecer diabetes de tipo 2. Francis Collins, entonces director del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano, escribió en un blog de junio de 2021 que destacaba la “preocupante conexión” entre la diabetes y la infección aguda por COVID-19, y citaba dos estudios financiados por el NIH que confirmaban la infección de las células beta del páncreas en personas que murieron por COVID-19.

Esto debería alertar sobre el riesgo potencial de la vacuna también, dijo Dong.

“Ya sea la vacuna o el virus, ambos contienen la proteína espicular que podría desencadenar la diabetes”, dijo.

“Tanto infectarse como recibir la vacuna podrían provocar ataques autoinmunes e inflamación crónica, y provocar daños en las células de la insulina”.

“La vacuna es la causa”

Aunque China declaró que la vacuna no era obligatoria, los padres estaban sometidos a una presión considerable para que sus hijos se vacunaran. El hijo de Yang Yi (alias), de 12 años, acababa de pasar una apendicectomía cuando el maestro pidió a su clase que se vacunara por segunda vez. Tanto los hijos de Yang como los de Wang se vacunaron con Sinovac.

“El maestro dijo que no podían ir a la escuela si no estaban vacunados, así que todos tenían que vacunarse”, dijo Yang a The Epoch Times. Lo pospuso durante un mes antes de ceder a mediados de diciembre.

Poco después, Yang empezó a ver que el niño comía más y tomaba más líquidos de lo habitual, incluso cuando empezó a perder peso. En marzo le diagnosticaron diabetes de tipo 1.

“Nadie en nuestra historia familiar ha tenido diabetes”, dijo. Yang cree que muchas personas no han hecho público su diagnóstico de diabetes. En su ciudad natal, Hefei, capital de la provincia oriental china de Anhui, conoce al menos 30 casos de este tipo. “Por escrito, [las autoridades] dicen que es una coincidencia. Ni una sola organización se atreve a sugerir que la vacuna puede ser la causa, pero lo saben muy bien en sus corazones”, dijo. “La vacuna es la causa”.

Residents Receive Third Dose Of COVID-19 Vaccines To Avoid Winter Resurgence
Los residentes llevan mascarillas mientras hacen fila para recibir las vacunas COVID-19 en un centro de vacunación en Wuhan, China, el 18 de noviembre de 2021. (Getty Images)

Poco se ha discutido en los medios de comunicación chinos sobre los posibles efectos secundarios de las vacunas fabricadas en el país, incluso cuando las preocupaciones proliferan en las redes sociales. Pero estudios anteriores han relacionado otras vacunas contra el COVID-19 con la diabetes.

En Japón, al menos dos mujeres, de 51 y 73 años respectivamente, desarrollaron diabetes de tipo 1 tras tomar las vacunas de ARNm de Moderna. Los familiares de ninguna de las dos mujeres tenían una enfermedad autoinmune, según los estudios de casos.

Incluso en el caso de las personas con antecedentes familiares de diabetes, es posible que un factor externo, como la vacunación, acelere el desarrollo de la enfermedad, aunque es difícil evaluar el papel que desempeña cada elemento, señaló Dong.

Wu Ming (alias), de la provincia de Fujian, en la costa sureste de China, al igual que otros padres que hablaron con The Epoch Times, cree que los casos de diabetes no son incidentes aislados. Su hijo de 3 años, ahora dependiente de la insulina, empezó a orinar con frecuencia por la noche a partir de marzo, un mes después de su primera dosis de la vacuna contra el COVID-19. Después de otra inyección de la vacuna Sinovac en marzo, seguida de una inyección de la vacuna meningocócica, fue enviado al hospital durante dos semanas por cetoacidosis diabética, una acumulación de ácidos en la sangre conocidos como cetonas que puede ser potencialmente mortal.

“Cuando fuimos a comprar aparatos para medir el azúcar en la sangre, un vendedor nos preguntó sorprendido: ‘¿Se lo van a poner a su hijo? ¿Es por la vacuna?’ Hasta ellos estaban tan atentos [al asunto]”, dijo.

La Comisión Nacional de Salud de China, así como sus sucursales provinciales de Zhejiang, Henan y Fujian, no pudieron ser contactadas por teléfono para solicitar comentarios. The Epoch Times se ha puesto en contacto con Sinovac y Sinopharm en relación con las alegaciones de los padres.

Con información de Gu Xiaohua.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.