Inflamación del corazón es más frecuente entre vacunados que entre los no vacunados: Estudio

Por Zachary Stieber
22 de Abril de 2022 1:33 PM Actualizado: 22 de Abril de 2022 2:33 PM

La inflamación del corazón que requiere atención hospitalaria fue más frecuente entre las personas que recibieron las vacunas contra el COVID-19 que entre las que no lo hicieron, según un nuevo estudio realizado sobre decenas de millones de europeos.

Las tasas de miocarditis o pericarditis, dos tipos de inflamación del corazón, son superiores a las de un grupo no vacunado, y se sitúan en 38 por cada 100,000 después de recibir una segunda dosis de una vacuna elaborada con tecnología de ARN mensajero (ARNm) en varones de 16 a 24 años —el grupo que, según los estudios, corre más riesgo de padecer esta afección después de la vacunación— según descubrieron investigadores de organismos sanitarios de Finlandia, Dinamarca, Suecia y Noruega.

“Estos casos adicionales entre los hombres de 16 a 24 años corresponden a un riesgo 5 veces mayor después de Comirnaty y 15 veces mayor después de Spikevax en comparación con los no vacunados”, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico el Dr. Rickard Ljung, profesor y médico de la Agencia Sueca de Productos Médicos y uno de los principales investigadores del estudio.

Comirnaty es el nombre comercial de la vacuna de Pfizer, mientras que Spikevax es el nombre comercial de la vacuna de Moderna.

Las tasas también fueron más elevadas entre el grupo de edad de quienes recibieron cualquier dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna, ambas con tecnología de ARNm. Y las tasas fueron elevadas entre los varones vacunados de todas las edades después de la primera o la segunda dosis, excepto en el caso de la primera dosis de la vacuna de Moderna para los mayores de 40 años, y las mujeres de 12 a 15 años.

Los investigadores extrajeron los datos de los registros sanitarios nacionales, analizando a 23.1 millones de personas de 12 años o más. Se analizaron los datos desde el 27 de diciembre de 2020 hasta la incidencia de miocarditis o pericarditis, o el final del periodo de estudio, que fue el 5 de octubre de 2021.

“Los riesgos de miocarditis y pericarditis fueron más altos en los primeros 7 días de ser vacunados, aumentaron para todas las combinaciones de vacunas de ARNm y fueron más pronunciados después de la segunda dosis”, escribieron los investigadores en el estudio, que fue publicado por el Journal of the American Medical Association tras la revisión por expertos.

Moderna y Pfizer no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Algunos estudios anteriores han indicado que el riesgo de inflamación del corazón es mayor a causa de las vacunas de estas empresas, o de ciertas dosis de las vacunas, que por el propio COVID-19.

Otros han llegado a la conclusión contraria, incluido un estudio reciente no revisado por expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., aunque ese es uno de los trabajos que ha estimado una tasa más alta de inflamación del corazón después de la vacunación.

Las autoridades de Estados Unidos y de muchos países europeos siguen recomendando la vacunación a prácticamente todas las personas que puedan optar a ella, independientemente de la edad, el estado de salud o la infección previa.

Sin embargo, los países nórdicos suspendieron el uso de la vacuna de Moderna en 2021 para jóvenes y adultos jóvenes debido a la preocupación por la inflamación del corazón después de la vacunación.

Ljung dijo que no podía responder si los resultados significan que algunas personas deberían considerar solo una dosis, o ninguna, de la vacuna contra el COVID-19 porque la Agencia Sueca de Productos Médicos no da ese tipo de recomendaciones.

En un comunicado de prensa en el que se promovía el estudio, los investigadores afirmaban que la aparición de la inflamación del corazón es “muy rara” y aseguraban que “los beneficios de estas vacunas para reducir el riesgo de COVID-19 grave y de muerte superan los riesgos de los efectos secundarios”.

El Dr. Peter McCullough, asesor médico jefe de Truth for Health Foundation y cardiólogo que atiende a pacientes con inflamación del corazón posvacunación, no estuvo de acuerdo.

“En cardiología nos pasamos toda la carrera intentando salvar cada trozo de músculo cardíaco. Ponemos stents, hacemos cateterismos cardíacos, hacemos pruebas de esfuerzo, hacemos angiografías por tomografía computarizada (ATC).  Todo el trabajo de la cardiología consiste en preservar el músculo cardíaco”, dijo McCullough a The Epoch Times. “Bajo ninguna circunstancia aceptaríamos una vacuna que haga que aunque sea una persona se quede con daños en el corazón. Ni una sola. Y esta idea de que ‘oh, vamos a pedir a un gran número de personas que sufran daños en el corazón por algún otro beneficio teórico para una infección viral’, que para la mayoría es menor que un resfriado común, es insostenible. Los beneficios de las vacunas no superan en absoluto los riesgos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.