“No es una crisis fronteriza, es una lucha entre el bien y el mal”: Sheriff de Texas

Por Charlotte Cuthbertson
05 de Agosto de 2021 10:00 PM Actualizado: 05 de Agosto de 2021 10:00 PM

Doscientas millas al norte de la frontera, el alguacil Roy Boyd del condado de Goliad, Texas, ha colocado carteles de advertencia en español en la línea de su condado.

“¡Advertencia! Traficantes de humanos y drogas: Den la vuelta, no entres al Condado de Goliad”, dice el letrero. “Vayan [por ahí]. Si no los vamos a cazar y poner en la cárcel del condado de Goliad”.

Boyd dice que funcionan. Cuando se colocan los carteles, la actividad del cartel disminuye, y cuando el Departamento de Transporte de Texas quita los carteles, la actividad del cartel se reanuda.

“Cuando los letreros están en su lugar, notamos que no tenemos actividad nueva en los trece lugares escondidos que estamos monitoreando en el condado de Goliad”, escribió Boyd en Facebook. El condado de Goliad emitió un estado local de desastre el 21 de abril debido al impacto de la oleada fronteriza.

Boyd dijo que el condado, con una población de 7600 habitantes, es utilizado por los cárteles como área de espera para los extranjeros ilegales que llegan a Houston.

“Los dejarán en un sitio de retención temporal y luego alguien de Houston viene y los recoge y luego los lleva a Houston, donde se distribuyen por todo Estados Unidos”, dijo a The Epoch Times.

El cuerpo de una mujer hondureña fue encontrado tirado en la maleza de una propiedad privada en el condado luego de haber sido sacada de contrabando desde la frontera en marzo, dijo Boyd. En otro caso, se estaba utilizando un viejo cobertizo en un rancho para desmantelar vehículos robados en preparación para el contrabando de personas.

El alguacil dijo que la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) está investigando actualmente un centro de tráfico de personas a gran escala en el condado de Goliad.

“Tiene el potencial, por lo que me dijo la HSI, de ser la investigación de tráfico de personas más grande en esta región en la historia”, dijo Boyd.

“La mayoría de estas personas están siendo sometidas a servidumbre por contrato. Son esclavos aquí mismo en nuestro propio país. Y todos sabemos que está sucediendo, y lo sabemos desde hace bastante tiempo”.

El tráfico de personas con destino a Estados Unidos y las actividades delictivas relacionadas proporcionan a los cárteles ingresos estimados de USD 2000 millones a USD 6000 millones por año, según John Condon, subdirector interino de operaciones internacionales de HSI, durante una audiencia en el Congreso el 28 de julio.

El alguacil de Goliad Roy Boyd (der.) habla con el candidato a gobernador de Texas, el coronel Allen West en Brackettville, Texas, el 22 de julio de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Aunque el estado y algunos condados están haciendo todo lo posible para mitigar la crisis fronteriza, Boyd dijo que debe detenerse en la frontera.

“Lo que va a detenerlo es tomar una línea dura con México”, dijo. “Tenemos que hacer que el dolor de una pérdida económica legítima sea peor que el beneficio de su asociación con el cartel. La única forma de hacerlo: cierren los puertos, cierren el grifo”.

Boyd dijo que una extranjera ilegal arrestada en su condado recientemente estaba en su quinto intento de ingresar a Estados Unidos sin ser detectada.

“La primera vez, tuvieron una falla en la balsa, ella no pudo entrar. Luego, las siguientes tres veces, fue atrapada en el Valle [del Río Grande] y fue deportada–entregada al gobierno mexicano, quien la puso en un autobús, la llevó a Monterrey y la entregó al cartel, porque ahora el cartel le cobra que regrese a Reynosa para cruzar la frontera”, dijo Boyd.

“Y así, cada vez que le paga al cartel, el gobierno recibe un recorte. Así que el gobierno mexicano se complace en devolver a los extranjeros ilegales, centroamericanos, al cartel”.

El Valle del Río Grande al sur de Texas es el sector más activo a lo largo de la frontera de 2000 millas con México. Este año, los agentes de la Patrulla Fronteriza han sido constantemente retirados de la frontera para procesar una cantidad sin precedentes de extranjeros ilegales que se entregan por sí mismos después de cruzar.

Hace dos semanas, agentes fronterizos en el Valle del Río Grande detuvieron a 20,000 inmigrantes ilegales en una semana. Es imposible estimar la cantidad de personas que evaden la Patrulla Fronteriza y desaparecen sin ser detectadas.

Boyd dijo que ha estado lidiando con problemas fronterizos desde 2005, pero “nunca había visto nada como esto”.

“Las cosas prácticamente empezaron a secarse en la frontera durante la última administración. Las cosas estaban prácticamente bajo control”, dijo en una reunión pública en abril.

“Bueno, eso llegó a un final realmente rápido, y [ahora] es el Salvaje Oeste con esteroides”.

Boyd dijo que no ve el problema actual como una crisis fronteriza, sino más bien como “una lucha entre el bien y el mal”.

“El mal es el comunismo, el mal son los cárteles, el mal son las drogas que ponen en nuestras calles”, dijo.

“El problema es que la gente buena no quiere reconocer que el mal existe, porque les incomoda. Y la única forma de comprender la totalidad de este conflicto en el que estamos es darse cuenta de que existe el mal. Y el bien debe surgir, o el mal se apoderará de él.

“Quiero que mis hijos crezcan libres. No quiero que crezcan en una falsa República que es realmente un estado socialista-comunista. Pero ahí es donde nos dirigimos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.