“No hay justicia natural”: Tribunal Federal revela razones de la deportación de Djokovic

Por Nina Nguyen y Daniel Y. Teng
20 de Enero de 2022 1:41 PM Actualizado: 20 de Enero de 2022 1:41 PM

El Tribunal Federal de Australia reveló sus razones para desestimar el recurso legal de Novak Djokovic contra la cancelación de su visado, que puso fin a una saga de una semana en la que el número uno del mundo masculino luchó por permanecer en las costas australianas para competir por su 21º Grand Slam.

En una decisión unánime del pleno, el Presidente del Tribunal Supremo, James Allsop, y los jueces Anthony Besanko y David O’Callaghan, subrayaron que su fallo no se refería a si Djokovic suponía un riesgo para la salud, la seguridad o el buen orden de Australia, sino a si el Ministro de Inmigración, Alex Hawke, era legal en su decisión de revocar el visado del serbio.

La sentencia completa se publicó cinco días después de que se dictara la decisión —originalmente el 16 de enero— que hizo fracasar el último intento de Djokovic de permanecer en el país.

El Tribunal Federal apoyó la decisión del ministro de deportar a Djokovic, y ordenó a la estrella del tenis a pagar el costo del proceso legal.

La decisión del ministro de Inmigración se adoptó por la preocupación de que, al ser el serbio un “individuo no vacunado de alto perfil”, pudiera llevar a otros australianos no vacunados a “negarse a recibir la vacuna, a que los antivacunas vieran reforzadas sus opiniones y a que se redujera la aceptación de las dosis de refuerzo”.

La decisión significa que Djokovic tiene prohibido volver a entrar en el país durante tres años, lo que le impide competir en futuros Abiertos de Australia, a menos que se anule la prohibición.

Esta captura de pantalla de AFPTV muestra al serbio Novak Djokovic (Der.) mientras desembarca de su avión en el aeropuerto de Dubái el 17 de enero de 2022, después de perder una batalla legal el 16 de enero en Australia para permanecer y jugar en el torneo de tenis del Abierto de Australia sobre su estado de vacunación contra el coronavirus. (STR/AFPTV/AFP vía Getty Images)

Los abogados de Djokovic presentaron el 16 de enero tres razones por las que debía anularse la decisión del ministro de Inmigración Hawke.

La primera era que el ministro no había aportado pruebas concretas de la postura “antivacunación” del serbio, la segunda era que no había pruebas de que la presencia de Djokovic supusiera un riesgo para la salud pública, y la tercera, que la decisión se había tomado de forma “ilógica, irracional o irrazonable”, ya que cancelar su visado tendría el efecto contrario y fomentaría de hecho el sentimiento antivacunación.

El tribunal rechazó los tres motivos.

“El ministro podía inferir claramente que el Sr. Djokovic había elegido no vacunarse porque se oponía a la vacunación o no deseaba vacunarse”, escribieron los jueces.

“Una estrella icónica del tenis mundial puede influir en personas de todas las edades, jóvenes o mayores, pero quizás especialmente en los jóvenes e impresionables, para que lo emulen”.

“Esto no es una fantasía; no necesita pruebas. Es el reconocimiento del comportamiento humano desde una modesta familiaridad con la experiencia humana”.

“Incluso si el Sr. Djokovic no ganara el Abierto de Australia, la capacidad de su presencia en Australia jugando al tenis para animar a aquellos que le emularían o desearían ser como él es un fundamento racional para la opinión de que podría fomentar el sentimiento antivacunas”, añadieron.

El pleno también señaló que, en virtud del artículo 133C de la Ley de Migración, no había “ningún requisito” para que el ministro Hawke “concediera al Sr. Djokovic justicia natural” o equidad procesal.

“No se trata de que el Sr. Djokovic sea un riesgo para la salud, la seguridad o el buen orden de la comunidad australiana, sino de si el ministro estaba convencido de que su presencia es, o puede ser, o sería, o podría ser un riesgo de este tipo a efectos del [artículo 133C de la Ley de Migración]”.

Hawke “no estaba obligado” a dar razones, pero lo hizo, añadieron los jueces.

“Evidentemente, estaban cuidadosamente redactadas… Había una clara interrelación entre todas las partes de las razones del ministro”, escribieron.

Los seguidores del tenista serbio Novak Djokovic se reúnen en el aeropuerto Nikola Tesla el 17 de enero de 2022 en Belgrado, Serbia. (Srdjan Stevanovic/Getty Images)

Los documentos judiciales revelaron que el ministro de Inmigración reconoció a Djokovic como una “persona de buena reputación” que no intentó contravenir las leyes australianas, y que había apoyo para que permaneciera en el país.

Pero Hawke declaró que no aceptaba que la expulsión de Djokovic “creara la apariencia de una toma de decisiones por motivos políticos o que pusiera en duda los principios y políticas de seguridad fronteriza de Australia”.

Varios expertos jurídicos han criticado la cancelación del visado de Djokovic, y Michael Stanton, presidente de Liberty Victoria, calificó al ministro de utilizar sus poderes “como si fuera Dios”.

Mientras que Greg Barns S.C, portavoz de la Alianza de Abogados Australianos, declaró el 16 de enero que “utilizar el criterio de un posible riesgo para el orden público como razón para rechazar la entrada de una persona en Australia es preocupante en una sociedad supuestamente comprometida con la libertad de expresión y la libertad de pensamiento”.

“Se trata de un listón muy bajo para excluir a una persona de Australia, especialmente en circunstancias en las que el poder de revisión o apelación de la decisión es tan limitado”, añadió.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.