No hay “pruebas del beneficio” de enmascarar a los niños, según una revisión de múltiples estudios

En países nórdicos como Suecia y Finlandia, no se registraron muertes de niños a pesar de que no se les exigía llevar mascarillas

Por Naveen Athrappully
06 de Diciembre de 2023 10:21 PM Actualizado: 06 de Diciembre de 2023 10:21 PM

Según una reciente revisión de múltiples estudios, el uso de mascarillas faciales para contrarrestar la COVID-19 no proporciona ningún beneficio protector significativo a los niños, que se enfrentan a posibles problemas de desarrollo derivados del enmascaramiento.

La revisión, publicada en el BMJ Journal el 2 de diciembre, investigó la eficacia del uso de mascarillas en los niños durante la COVID-19. De los 22 estudios analizados, 16 informaron de “ningún efecto del uso de mascarilla sobre la infección o la transmisión”. Mientras que los seis restantes encontraron una asociación protectora entre el uso de mascarillas y la transmisión, estos estudios tenían un “riesgo crítico o grave de sesgo”. En general, “no encontramos ninguna prueba de que sea beneficioso enmascarar a los niños, ya sea para protegerse a sí mismos o a los que les rodean, frente a COVID-19”, afirmó.

Según la revisión, un estudio español de casi 600,000 niños no encontró ninguna diferencia significativa en el número de infecciones entre los niños enmascarados y los no enmascarados. Otro estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. no halló ninguna “asociación significativa” entre la obligatoriedad del uso de mascarillas en los niños y los casos pediátricos de COVID-19.

Las tasas de hospitalización y mortalidad entre los niños sin mascarilla también fueron inferiores. En Suecia, solo 15 niños de casi 2 millones fueron hospitalizados en la primavera de 2020 a pesar de que las escuelas no exigían mascarillas. Ningún niño murió por COVID-19.

En Finlandia, no se registró ninguna muerte infantil a pesar de que ninguno de los niños menores de 10-12 años llevaba mascarilla. Algunas ciudades obligaron a los niños mayores de 12 años a llevar mascarillas, y otras ciudades obligaron a los niños mayores de 10 años a llevar mascarillas.

En las escuelas públicas de Nueva York, con un millón de alumnos matriculados, la tasa de transmisión durante el periodo de la variante Delta se estimó en solo el 0.5 por ciento.

Perjudicar a los niños

Aunque no hubo beneficios significativos en términos de transmisión, hospitalización y tasas de mortalidad entre los usuarios de mascarillas, otros informes revelaron un factor preocupante: los daños a los niños enmascarados.

“Un amplio conjunto de investigaciones ha detectado daños asociados al uso de mascarillas o a los requisitos de uso de mascarillas en niños. Estos daños asociados incluyen impactos negativos en el habla, el lenguaje y el aprendizaje. El uso de mascarillas reduce la identificación de palabras e impide la capacidad de enseñar y evaluar el habla”, señala la revisión. “Existe un vínculo entre la observación de la boca y el procesamiento del lenguaje, y personas de todas las edades siguen fijándose en la boca cuando escuchan un habla no nativa. El periodo sensible para el desarrollo del lenguaje es hasta los 4 años, y el desarrollo del habla conectada continúa más allá de los 10 años”.

Las mascarillas pueden haber tenido un impacto negativo en la salud mental y el bienestar socioemocional de los niños -especialmente entre los más pequeños- al restringir la capacidad de interpretar las emociones con precisión.

Los niños con necesidades educativas especiales y autismo pueden verse “desproporcionadamente afectados” por los mandatos de enmascaramiento, ya que dependen en gran medida de las expresiones faciales para captar las señales sociales.

“La mala interpretación de las expresiones faciales aumenta la ansiedad y la depresión en los individuos. También se observó que en los entornos escolares con mandatos de enmascaramiento aumentaban los niveles de ansiedad en comparación con los que no los tenían”, afirmaba la revisión.

El daño psicológico causado por el enmascaramiento podría provocar una reducción de la capacidad de aprendizaje y días adicionales de enfermedad entre los niños, señaló.

La revisión señaló que, en medicina, cualquier intervención sin beneficios desconocidos pero con riesgos potenciales no puede recomendarse a menos que se demuestre la ausencia de daños.

“Los mandatos de mascarilla infantil no superan un análisis básico de riesgos y beneficios. Recomendar el uso de mascarillas infantiles para prevenir la propagación del COVID-19 no está respaldado por los datos científicos actuales y es incoherente con las normas éticas aceptadas que pretenden proporcionar protección adicional frente al daño a las poblaciones vulnerables”, afirmaba la revisión.

Múltiples estudios han demostrado que las mascarillas provocan daños entre los niños. Un estudio alemán de 2021 analizó la experiencia con mascarillas de 25,930 niños que las utilizaban una media de 4.5 horas al día.

El 68 por ciento de los padres declararon que el uso de mascarillas perjudicaba a sus hijos. Algunos de los perjuicios señalados son dolores de cabeza, malestar, irritabilidad, somnolencia o fatiga, dificultad para concentrarse, problemas de aprendizaje y menor felicidad.

Siempre debemos preguntarnos “¿A qué precio?” al plantearnos cualquier política”, afirma el Dr. Jeffrey I. Barke, médico de atención primaria colegiado con consulta privada en el sur de California.

“El enmascaramiento de los niños causa daños directos, como el aumento de la ansiedad, la depresión, la ideación suicida y los trastornos del aprendizaje. Y, lo que es más importante, impide el vínculo crítico entre alumnos y profesores porque no se pueden ver las expresiones faciales”, afirma.

Insistencia de los CDC

A pesar de los estudios que demuestran daños en los niños, los CDC siguen aconsejando el uso de mascarillas para niños a partir de dos años, en determinadas circunstancias, “para protegerse a sí mismos y a los demás del COVID-19”, según una actualización del 11 de mayo.

.Según los CDC, el enmascaramiento es necesario en condados donde los ingresos por hospitalización por COVID-19 son “altos”. En las zonas donde los ingresos son “medios o altos”, los CDC recomiendan el enmascaramiento si la persona tiene un “alto riesgo de enfermar gravemente.”

“Elija una mascarilla o respirador de alta calidad y cómodo que su hijo pueda llevar correctamente. Una mascarilla o respirador mal ajustado o incómodo podría usarse incorrectamente o quitarse a menudo, y eso reduciría sus beneficios previstos”, dice.

The Epoch Times se puso en contacto con los CDC para pedirles comentarios.

También ha habido acusaciones de maniobras políticas en investigaciones relacionadas con el enmascaramiento infantil. En junio de 2021, un estudio publicado en JAMA Pediatrics afirmaba que los niños que llevaban mascarillas inhalaban niveles de dióxido de carbono “considerados inaceptables por la Oficina Federal de Medio Ambiente alemana por un factor de 6”.

JAMA Pediatrics retiró el artículo citando “numerosas cuestiones científicas”, incluidas preocupaciones sobre la metodología del estudio y si se utilizaron dispositivos adecuados para medir los niveles de dióxido de carbono.

En una declaración a Just the News, Harald Walach, autor del estudio, señaló que el aviso de retractación utilizaba “posibles implicaciones para la salud pública” como “frase clave”. Esto sugería que “la retractación era política, porque a algunas personas no les gustaban nuestros datos”.

En una respuesta escrita a los comentarios sobre el estudio, el Sr. Walach y sus colegas defendieron las conclusiones de su estudio.

“Los hechos no están constituidos por estudios aislados, sino por múltiples réplicas y discursos”, escribieron. “Éste es el primer estudio revisado por pares sobre el contenido de dióxido de carbono bajo las mascarillas faciales en niños en un breve montaje de medición. Las mediciones, sostenemos, son válidas y fueron realizadas por personas con gran experiencia en el contenido.”

“Si alguien duda de nuestros resultados, el camino a seguir no es afirmar que están equivocados sin pruebas, sino producir resultados mejores y diferentes”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.