No hay rebote del virus del PCCh en medio de las reaperturas de Texas y Florida

27 de Mayo de 2020
Actualizado: 27 de Mayo de 2020

Texas y Florida, los estados más grandes que comenzaron a abrirse luego de los cierres por varias semanas, no han tenido repercusiones en las infecciones por el virus del PCCh, según indican los datos del gobierno.

Debido al período de incubación del virus por hasta dos semanas, los efectos de la reapertura no habrían sido evidentes de inmediato. Sin embargo, estos estados comenzaron a aliviar las restricciones a principios de mayo. Tres semanas después, los estados parecen estar saliendo del camino de la pandemia.

Los expertos han pronosticado que incluso la reapertura gradual provocaría un aumento en la propagación del virus. Si bien hay alguna evidencia de este fenómeno, la tendencia general apunta a una disminución.

El virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, estalló en la ciudad china central de Wuhan alrededor de noviembre de 2019, antes de extenderse por todo el mundo.

Ha habido casi 1.7 millones de casos confirmados en los Estados Unidos y más de 100,000 muertes atribuidas al virus. Casi la mitad de todos los casos se han concentrado en un grupo en los estados del noreste de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Massachusetts, Pensilvania y Rhode Island.

Florida y Texas pertenecen a los estados menos afectados, clasificando 33 y 39 respectivamente en el número de casos per cápita. Aún así, cada uno ha tenido más de 50,000 residentes que dieron positivo, proporcionando un terreno de realización de prueba para los efectos de la reapertura.

Texas

Texas comenzó a reabrir el 1 de mayo con tiendas minoristas, restaurantes, cines y centros comerciales con una capacidad permitida del 25 a 50 por ciento. El 8 de mayo, se permitieron abrir peluquerías, barberías y otros salones de belleza. Para el 22 de mayo, se permitió que los restaurantes se llenaran al 50 por ciento de su capacidad, y una gran cantidad de negocios, incluidos guarderías, clubes juveniles, bares y boleras, también se reabrieron, aunque con una lista de medidas de precaución requeridas.

El promedio de infecciones diarias confirmadas dentro de los siete días en Texas alcanzó un pico de aproximadamente 1300 el 16 de mayo y desde entonces ha disminuido a 950 para el 26 de mayo.

Mientras tanto, el número actualmente hospitalizado por COVID-19 cayó de un máximo de 1888 el 5 de mayo a 1534 para el 26 de mayo en el estado, según datos publicados por el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas.

El número diario de fallecidos también ha disminuido de 38 el 15 de mayo a 24 para el 26 de mayo, según el promedio variable de siete días.

Florida

En Florida, la situación es más complicada.

El estado comenzó a reabrir el 4 de mayo, pero retrasó la medida para los condados más afectados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach al sur. Los primeros en abrir fueron restaurantes y tiendas minoristas, aunque con una capacidad del 25 por ciento para áreas interiores. A partir del 18 de mayo, se permitió que restaurantes, tiendas minoristas y gimnasios funcionaran a la mitad de su capacidad. Las tiendas de peluquería y los salones de belleza también pudieron abrir “mientras se adhieren a los protocolos de seguridad”.

El promedio de infecciones diarias confirmadas dentro de los siete días, alcanzó alrededor de 750 el 17 de mayo en Florida.

Desde entonces, Florida duplicó con creces el número promedio de pruebas realizadas diariamente y, por lo tanto, se esperaba que se detectaran más casos.

Durante varios días, el número de infecciones aumentó, pero luego comenzó a disminuir nuevamente. Para el 25 de mayo, el promedio de siete días de casos nuevos diarios volvió a 750, incluso con el doble de pruebas realizadas.

El porcentaje de pruebas que detectaron un nuevo caso positivo fue de 4.5 por ciento en los 7 días que terminaron el 17 de mayo. En los siete días que terminaron el 25 de mayo, la tasa cayó a aproximadamente 2.4 por ciento.

Los datos del Departamento de Salud de Florida indican que el número de hospitalizaciones diarias por COVID-19 recientemente reportadas disminuyó del promedio de más de 180 por día a principios de abril a menos de 100 por día a principios de mayo y a menos de 50 por día en los siete días que terminaron el 24 de mayo.

La caída en las hospitalizaciones fue particularmente dramática entre el 13 de mayo, cuando se reportaron 130, y el 24 de mayo, en donde solo se reportaron 21. Sin embargo, es probable que los datos de los últimos días estén incompletos.

El número diario de fallecidos se redujo de más de 50 a principios de abril a menos de 21 a principios de mayo, y finalmente a menos de 3 por día antes del 24 de mayo, según el promedio variable de siete días.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Mujer de Wuhan habla del encubrimiento del virus. Ocultan contagios y cifras reales | China en Foco

TE RECOMENDAMOS