“No podemos permitirnos hacer todo” lo incluido en presupuesto de USD 3.5 billones: Congresista demócrata

Por oseph Lord
10 de Septiembre de 2021 2:40 PM Actualizado: 10 de Septiembre de 2021 2:41 PM

En una audiencia de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, la representante Stephanie Murphy (D-Fla.) planteó serias dudas sobre el gasto de la resolución presupuestaria de 3.5 billones de dólares presentada por la Cámara.

El amplio presupuesto fue presentado por los demócratas durante una sesión de emergencia de la Cámara el 24 de agosto. Desde entonces, la prioridad de los demócratas en las distintas comisiones de la Cámara es redactar y revisar el proyecto de ley antes de que vuelvan a votar por él la Cámara. Después, tendrá que pasar por el Senado, donde los senadores demócratas moderados Joe Manchin (D-W) y Kyrsten Sinema (D-Ariz.) han expresado su oposición al elevado precio de la legislación. Por ello, una de las principales preocupaciones de los demócratas mientras se apresuran a redactar la legislación ha sido asegurarse de que el proyecto de ley pueda obtener el apoyo de los moderados en la cámara alta.

“No han obtenido el texto de la legislación”, Murphy

Para aprobar la legislación en el Senado, los demócratas están utilizando el proceso de reconciliación. Este proceso es un procedimiento parlamentario que permite que ciertos proyectos de ley financieros avancen en el Senado por mayoría simple bajo ciertas condiciones.

Murphy dijo que acepta que el proceso es necesario para superar la “obstrucción republicana”. Pero debido a esta maniobra partidista, la congresista insistió en que “es fundamental que [los demócratas] legislen de forma exhaustiva y transparente, aunque, y creo que especialmente, porque los demócratas estamos procediendo por nuestra cuenta”.

La legislación fue inicialmente enviada al Senado desde la Cámara de Representantes con una votación partidista, sin ningún apoyo republicano en el Senado. En la Cámara, un polémico debate de horas terminó con la aprobación del proyecto de ley; con toda la Cámara presente, los demócratas votaron unánimemente a favor de la legislación, mientras que los republicanos se opusieron unánimemente.

Murphy subrayó que los demócratas deberían centrarse en “producir un buen proyecto de ley que pueda convertirse en ley”, en referencia a los constantes debates en el Senado.

Tanto Manchin como Sinema han dudado del precio del proyecto de ley más que de sus programas. En un artículo de opinión para el Wall Street Journal, Manchin pidió una “pausa estratégica” para dar tiempo a los legisladores a examinar la legislación. Esto es necesario, escribió Manchin, para “permitir un informe completo y un análisis de las implicaciones que un proyecto de ley multimillonario tendrá para esta generación y la siguiente”. Un portavoz de Sinema fue aún más enfático al afirmar que la senadora “no apoyará un proyecto de ley de reconciliación presupuestaria que cueste 3.5 billones de dólares”.

Con esto en mente, Murphy pasó a criticar la falta de transparencia sobre el proyecto de ley, alegando que los miembros del Comité de Medios y Arbitrios no han obtenido el texto de la legislación ni los análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) de varios subtítulos de la legislación.

“Hasta la fecha, solo he recibido el texto del subtítulo A al subtítulo E”, dijo. Los miembros del Comité de Medios y Arbitrios, dijo, tampoco han recibido las calificaciones de la CBO de ninguno de ellos, salvo el subtítulo B. “De hecho”, continuó, “ni siquiera sé cuántos subtítulos más habrá”.

A continuación, Murphy enumeró una serie de políticas importantes sobre las que la comisión tenía poca información. “No hemos visto el subtítulo sobre la política de medicamentos con receta, ni el subtítulo que reforzará los incentivos fiscales para promover la energía limpia y combatir el cambio climático, ni”, dijo con urgencia, “hemos visto el subtítulo de ingresos que pagará todo esto”.

Concluyó: “Al comenzar la revisión de varios días de esta legislación histórica, no sé cuánto estamos gastando, cuánto estamos recaudando, cómo estamos gastando parte del dinero, cómo estamos recaudando algo de dinero”.

Los dirigentes demócratas han insistido desde su inicio en que la mayor parte, si no la totalidad, del proyecto de ley se pagaría aumentando los impuestos a los ricos y a las empresas. Aunque algunos comités de la Cámara han revelado cómo gastarían su parte de la financiación, hasta ahora no se ha dado a conocer ninguna información sobre los aspectos concretos que el proyecto de ley utilizaría para recaudar ingresos. Murphy insiste en que tanto ella como otros miembros de la comisión no conocen estos mecanismos.

Murphy califica la legislación de “apresurada” y dice que los legisladores necesitan más tiempo

En parte, Murphy culpó de estos problemas al “plazo apresurado” para terminar la legislación, que según ella fue “impulsado por hacer política en lugar de las políticas”.

El plazo actual para redactar, revisar y aprobar el proyecto de ley es el 27 de septiembre, afianzado por un acuerdo que Pelosi hizo con miembros moderados del caucus demócrata. El acuerdo se produjo después de una división de semanas entre los progresistas y los moderados del partido. Los progresistas, que controlan casi 100 votos de los 212 miembros del partido, se negaron a votar por el proyecto de ley de infraestructura apoyado por los moderados antes de votar y aprobar el presupuesto; los moderados, por el contrario, se negaron a votar por el presupuesto antes de aprobar el proyecto de ley de infraestructura.

Para superar este punto muerto, Pelosi prometió que el proyecto de ley de infraestructura se examinaría antes de finales de mes. Pero esto ha dejado a los legisladores demócratas luchando por redactar, reunir apoyos y aprobar el proyecto de ley. En total, disponían de diez días legislativos y algo más de 20 días fuera de sesión para llevar a cabo esta hazaña.

Murphy se opuso a este breve periodo, insistiendo en que los demócratas “necesitan más tiempo para hacer bien este proceso”. Los legisladores necesitan tener tiempo para ver y leer “todos los subtítulos, no solo algunos”. Antes de aprobar en el presupuesto, es necesario que haya “puntuaciones oficiales [de la CBO] para todos los subtítulos —no solo las no oficiales para algunos de ellos”.

“A pesar de los mejores esfuerzos de esta comisión, me encuentro en una situación imposible”, dijo Murphy, “no puedo evaluar adecuadamente las inversiones en los subtítulos A a E, por muy valiosas que parezcan aisladamente, con la información incompleta que tengo”.

“No puedo evaluarlas si no sé cómo las estamos pagando”, continuó la congresista. Y admitió: “No creo que podamos permitirnos hacerlo todo”.

Murphy argumentó que necesita ver el proyecto de ley en su totalidad antes de votar por cualquier parte del mismo; eso, dijo, “es pedir el mínimo absoluto”.

En vista de estos defectos, Murphy dijo que “a menos que algo cambie, no tengo más remedio que votar ‘no’ a cada subtítulo y a la aprobación final”.

Para concluir sus comentarios, Murphy volvió a insistir en que el carácter apresurado de los procedimientos para aprobar la legislación condenaría el proyecto en el Senado. “Después de todo, solo los proyectos que se convierten en ley mejoran la vida de nuestros electores”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.