No solo la UNRWA, cerremos la ONU también

Por Roger L. Simon
12 de Febrero de 2024 8:28 PM Actualizado: 12 de Febrero de 2024 8:28 PM

Opinión 

Como si la participación de empleados de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA) en el festival de violaciones y decapitaciones de Hamás en el sur de Israel el 7 de octubre no fuera suficiente, tenemos esto del Times of Israel del 10 de febrero:

“CIUDAD DE GAZA, Franja de Gaza-Bajo la sede en la Franja de Gaza de la controvertida agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos, conocida comúnmente como UNRWA, el grupo terrorista Hamás escondió uno de sus activos más significativos, según ha revelado el ejército israelí.

“El centro de datos subterráneo – completo con una sala eléctrica, bancos de energía de baterías industriales y viviendas para los terroristas de Hamás que operan los servidores informáticos – fue construido precisamente bajo el lugar donde Israel “no consideraría mirar inicialmente, y mucho menos apuntar en un ataque aéreo.

“La revelación de la granja de servidores se produce en medio de otras acusaciones de connivencia de la UNRWA con el grupo terrorista que gobierna Gaza y el enredo del organismo de la ONU que proporciona bienestar y servicios humanitarios a los refugiados palestinos de las guerras de 1948 y 1967 y sus descendientes”.

Merece la pena echar un vistazo a las fotografías de este centro de datos de Hamás mostradas por el Times of Israel. No se trata de una operación tercermundista y está tan actualizado como se podría encontrar en muchas universidades.

La UNRWA se apresura a desmentirlo a través de su comisionado general (¿qué le parecería ese trabajo hoy en día?) Phillippe Lazzarini en X. Entre sus chismes se supone que debemos creer:

“La UNRWA no sabía lo que hay debajo de su sede en Gaza”.

Traducción: “Solo contratamos a sordos”.

Y luego está este aullido:

“La UNRWA es una organización humanitaria y de desarrollo que no tiene los conocimientos militares y de seguridad ni la capacidad para llevar a cabo inspecciones militares de lo que hay o podría haber bajo sus instalaciones”.

Traducción: ” Solo contratamos a parapléjicos que no pueden bajar las escaleras”.

Mientras tanto, la organización UN Watch informa lo siguiente:

“WASHINGTON, 29 de enero de 2024-Un nuevo informe de UN Watch expone un grupo de chat de Telegram de profesores de la UNRWA, de 3000 miembros, en Gaza que vitorearon y celebraron la masacre del 7 de octubre de Hamás, mientras que al mismo tiempo preguntaban cuándo se les pagaría sus salarios de la UNRWA.

“Titulado ‘Terrorgrama de la UNRWA’, el nuevo informe se centra en 30 profesores de la UNRWA que, entre otras cosas, pidieron la ejecución de israelíes, compartieron instrucciones sobre cómo ayudar a los esfuerzos de Hamás y proclamaron que les gustaría emular las enseñanzas que recibieron los terroristas del 7 de octubre con sus propios hijos”.

Pero basta ya. Cualquiera que preste atención sabe que la UNRWA ha estado confabulada con organizaciones terroristas literalmente durante décadas, solo que ahora les han pillado con los pantalones abajo, tan abajo que están a punto de caerse de bruces.

Esperemos que esta vez no se levanten.

Pero solo son la punta de una lanza envenenada. Además de estar obsesionada con Israel (y su destrucción) hasta el punto de la monomanía, las Naciones Unidas han traicionado completamente sus orígenes idealistas y se han convertido posiblemente en el mayor centro de estafa global del mundo.

Como buena ilustración, no necesitamos remontarnos más allá de la estafa masiva que algunos lectores pueden recordar conocida como el “Programa Petróleo por Alimentos” de la ONU (1995) que pretendía permitir a Irak vender petróleo en el mercado libre pero solo para las verdaderas necesidades humanitarias de los ciudadanos iraquíes.

No fue exactamente así como resultó. Fue la estafa de las estafas —hasta la fecha, la ONU no ha abierto los libros— con millones, a veces miles de millones, enviados a diversas entidades.

Pero dejemos que la difunta gran periodista Claudia Rosett, que desveló al mundo gran parte de la historia, cuente solo una parte de ella:

“Pero en la ONU, que dirigió este programa, ni un solo empleado ha sido procesado, ni siquiera despedido, por la forma en que se gestionó Petróleo por Alimentos; de hecho, algunos han sido ascendidos. Y luego está el jubilado de la ONU, Benon Sevan, que fue elegido por Kofi Annan para dirigir el programa durante más de seis años, desde octubre de 1997 hasta que terminó después de Saddam en noviembre de 2003. El pasado mes de enero, Sevan fue acusado en Estados Unidos de soborno y conspiración para cometer fraude electrónico relacionados con el programa Petróleo por Alimentos, tras las conclusiones de la propia investigación de la ONU de agosto de 2005, según las cuales se había beneficiado ilícitamente del programa. Pero para entonces Sevan ya se había escabullido de Nueva York, a principios de 2005, mientras la Secretaría de Annan aseguraba a la prensa que estaba disponible para cooperar con los investigadores. Sevan sigue prófugo de la justicia estadounidense en su Chipre natal, protestando por su inocencia, con una pensión completa de la ONU”.

“Kofi Annan, a quien, como Secretario General, el Consejo de Seguridad de la ONU asignó la principal responsabilidad administrativa más ese presupuesto de USD 1400 millones para gestionar Petróleo por Alimentos, a principios de 2006 había convertido las transgresiones de la ONU en el marco de este programa en la frase ‘si hubiera un escándalo’. Al parecer, ahora vive bien en Ginebra, tiene una oficina justo al final de la calle del complejo palaciego de la ONU que hay allí, hace poco le nombraron caballero honorario en Gran Bretaña y parece que colecciona y reparte muchos premios”.

La ONU de hoy no es muy diferente. No hace tanto que su agencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS), funcionaba como un feudo de la China comunista durante el COVID-19. Los resultados han sido horribles a nivel mundial, ya que se han ganado USD miles de millones mientras quién sabe cuántos han sufrido. Muchas de las mismas personas siguen al mando.

Como la mayoría de los lectores saben, el gobierno de Estados Unidos, en realidad sus contribuyentes, es el mayor contribuyente a las Naciones Unidas: USD 12,500 millones en 2021. ¿Qué obtenemos nosotros, o cualquier otro contribuyente, por ello? (Bueno, quizá Irán consiga sentarse de vez en cuando en su Consejo de Derechos Humanos y el presidente ruso Vladimir Putin sacó a colación la ONU, como si fuera relevante para algo, en su entrevista con Tucker Carlson).

Hace años, en los inicios de PJTV, quizá en 2009, hicimos un vídeo cómico ya desaparecido llamado “La ONU de Trump” que abogaba por que el maestro hotelero Donald Trump se hiciera cargo de la ONU, pintara de dorado el edificio de la Secretaría (lo hicimos-en el vídeo) y lo declarara hotel de lujo para dictadores como (entonces) Yasir Arafat y el señor Putin para inducirles a retirarse.

Sigo pensando que no es mala idea. El presidente Trump, sin embargo, tiene mejores cosas que hacer.

Las opiniones expresadas en este artículo son opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.