Novia de soldado de la II Guerra Mundial diseñó su vestido de bodas con el paracaídas que lo salvó

Por La Gran Época
19 de Abril de 2019 Actualizado: 20 de Abril de 2019

La búsqueda del vestido perfecto para la boda es la tarea más difícil y emocionante para cada novias. Para muchas mujeres, el vestido es algo con lo que fantasearon desde la infancia: ¿será de seda, tafetá o tul? Las posibilidades son infinitas. Pero para una mujer llamada Ruth Hensinger, la cuestión acerca de qué luciría en el altar no era tan simple como elegir una tela o mirar los vestidos en una tienda de novias. Su vestido de ensueño fue confeccionado con el paracaídas que le salvó la vida a su futuro marido.

A decir verdad, la mayoría de los hombres no se atreverían a interferir en la búsqueda del vestido de novia de su prometida, pero Claude no era un hombre común y corriente. En el ejército, era el mayor Claude Hensigner, cuyo paso por la guerra casi le cuesta la vida cuando saltó de un B-29 en China después de un bombardeo en Japón.

Afortunadamente, el paracaídas que llevaba puesto no solo le salvó la vida, sino que también lo mantuvo caliente y detuvo la hemorragia debido a una lesión que había sufrido. Fue ese mismo paracaídas que no solo cambiaría el curso de su vida, sino que también aparecería de manera muy significativa en su vida romántica.

Después de su terrible experiencia, se aferró al paracaídas de la suerte. Ese año, Claude regresó a los Estados Unidos y comenzó a salir con su amiga de la infancia Ruth.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Jeremy Wong Weddings/ Unsplash)

Después de estar con Ruth durante un año, Claude se le propuso a Ruth no con un anillo, sino con el paracaídas que lo salvó.

“Este es el paracaídas que me salvó la vida”, le expresó a su entonces su futura esposa, según informó Ripley’s Believe It or Not. “Quiero que hagas un vestido de novia con él”.

Claude sabía exactamente lo que quería. Arrojarse de un avión y tener una experiencia cercana a la muerte puede hacerle eso a una persona. Así que, aunque no era el tipo de propuesta que Ruth esperaba, aceptó y se puso a trabajar. Después de todo, no todos los días tienes la oportunidad de llevar un trozo de historia.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Christopher Elwell/Shutterstock)

Luego pidió la ayuda de una costurera, que la ayudó a coser la prenda. El velo y el corpiño fueron cosidos por la costurera, mientras que la propia Ruth diseñó y cosió la falda. El vestido fue inspirado por uno que Scarlett O’Hara usó en la película clásica “Lo que el viento se llevó”.

Ruth y Claude se casaron el 19 de julio de 1947. Ruth usó la misma tela que salvó la vida de su novio hacía tres años antes. Según Ruth, Claude estaba más que contenta con su vestido, además de reunirse con su fiel paracaídas.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Mauricio Graiki/Shutterstock)

“Mi esposo no vio el vestido hasta que caminé por el pasillo”, dijo Ruth. “Estaba contento con él”.

De hecho, el vestido es precioso:

Afortunadamente, este hermoso vestido no se desperdició después de que los Hensingers se casaron. Fue usado por su hija Susan y por varias otras novias en los años que siguieron a su boda. Hoy en día, se puede ver en el Museo Nacional de Historia Americana del Smithsonian. Sorprendentemente, el vestido todavía tiene un rastro de la sangre de Claude del corte que se hizo en 1944.

Este soldado estadounidense llega a casa temprano y sorprende a su querida abuela 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS