Nuestra Revolución: el caballo de Troya marxista dentro del Partido Demócrata

Por Trevor Loudon
26 de Enero de 2019 Actualizado: 26 de Enero de 2019

Comentario

En el ciclo electoral de 2018, una organización liderada por marxistas que afirma tener más de 100.000 miembros en 50 estados ayudó a la elección de un senador de EE. UU., 10 miembros del Congreso, alrededor de 70 funcionarios estatales, de condado y municipales, y contribuyó a la victoria de más de 20 referendos izquierdistas tanto en estados como en condados.

Nuestra Revolución, el medio organizado en 2016 para continuar con el movimiento de Bernie Sanders, respaldó varios cientos de candidatos y referendos. La mayoría no alcanzó la victoria, pero seis nuevos miembros izquierdistas del Congreso, entre ellos Alexandria Ocasio-Cortez (Nueva York) y Rashida Tlaib (Michigan), y un montón de representantes de estados, comisionados de condado y miembros de comités escolares alentaron a la izquierda de EE. UU. que hace tiempo se había desilusionado de la política electoral.

Otros beneficiarios de Nuestra Revolución son el Senador Bernie Sanders y los Representantes Tulsi Gabbard (Hawaii), Jamie Raskin (Maryland), Pramila Jayapal (Washington), y Raul Grijalva (Arizona).

El objetivo de Nuestra Revolución es ni más ni menos que la transformación revolucionaria de Estados Unidos.

“Nuestra Revolución recuperará la democracia para la gente trabajadora de nuestro país aprovechando la energía transformadora de la ‘revolución política’. A través de brindar apoyo a una nueva generación de líderes progresistas, empoderar a millones para que luchen por el cambio progresista y elevar la conciencia política, Nuestra Revolución transformará la política americana para hacer que nuestros sistemas políticos y económicos respondan una vez más a las necesidades de las familias trabajadoras”, afirma el sitio web de Nuestra Revolución.

El objetivo de Nuestra Revolución es el socialismo, y ya hizo un progreso considerable en esa dirección.

Un grupo de frente

Nuestra Revolución es un frente de las tres organizaciones marxistas más influyentes de EE. UU.: los Socialistas Democráticos de América (SDA), el Partido Comunista de EE. UU. (PC de EE. UU.) y la Organización Socialista Camino de la Libertad (OSCL). La mayoría de los candidatos respaldados por Nuestra Revolución están afiliados con una o más de estas organizaciones.

Emily Cone-Miller, miembro de los SDA de Virginia y afiliada a Nuestra Revolución dijo explícitamente en un comentario de Facebook que “por ahora la estrategia de los SDA es robar la línea de votación del establecimiento demócrata”.

En otras palabras: Tomar el Partido Demócrata hasta que sea viable tener un partido abiertamente socialista. Nuestra revolución es el medio principal para esta estrategia.

Con 55.000 miembros en este momento, la organización marxista más grande de EE. UU. -los Socialistas Democráticos de América (SDA)- provee el grueso del liderazgo de Nuestra Revolución.

David Duhalde es director político de Nuestra Revolución y ex director adjunto de los SDA. En una entrevista de noviembre de 2017 con Truthout, Duhalde explicó:

“Fue una agradable sorpresa para mí lo bien que lo han estado haciendo y trabajando juntas las diferentes formaciones post-Bernie para mantener en marcha esta revolución política. Quiero dar un gran ejemplo: Nuestra Revolución, [que] respaldó local o nacionalmente a todos los candidatos que nosotros también respaldamos nacionalmente. Sin mencionar las muchas contiendas locales.

“Tenemos una relación de trabajo muy buena con Nuestra Revolución. A menudo compartimos información y hablamos de candidatos. Nosotros además tenemos este programa de afiliación con el que las sucursales de los SDA pueden ser también sucursales de Nuestra Revolución. Eso es para evitar conflictos innecesarios y la duplicación de esfuerzos. Así que nuestra sucursal en Knoxville, que ayudó a elegir a dos miembros de los SDA, es también la sucursal de Nuestra Revolución. Ese es realmente un gran ejemplo de que continuamos con esta colaboración”.

En Delaware, la filial de Nuestra Revolución también es de los Socialistas Democráticos de Delaware. En Lexington, Kentucky, la sucursal local de los SDA es efectivamente la sucursal local de Nuestra Revolución. Una situación similar existe en Nueva Orleáns.

Muchas de las sucursales o filiales de Nuestra Revolución son lideradas por miembros de los SDA, que usualmente también trabajan dentro del Partido Demócrata. Por ejemplo:

  • En Connecticut, el camarada de los SDA Dan Durso es director de Nuestra Revolución.
  • Paul Glaze es miembro de los SDA del Área Metropolitana de Atlanta mientras sirve en el comité ejecutivo de Nuestra Revolución en Georgia.
  • En Kansas, la miembro de los SDA Rhonda Cox fue directora de campo del candidato al Congreso James Thompson, y está en el liderazgo local de Nuestra Revolución.
  • En Nebraska, el líder de los SDA, Tom Tilden, también lidera Nuestra Revolución en Omaha, mentras sirve como segundo presidente adjunto del Partido Demócrata de Nebraska.
  • En el Condado Lane de Oregon, Nuestra Revolución es liderado por Matthew Osborn-Grosso de los Jóvenes Socialistas Democráticos de la Universidad de Oregon.
  • El Coordinador del Estado de Texas de Nuestra Revolución, Chris Kutalik Cauthern, también es miembro de los SDA y activista del Partido Demócrata en el Condado Bexar (San Antonio).

No habría Nuestra Revolución sin los Socialistas Democráticos de América (SDA).

Nuestra Revolución también se utiliza como herramienta para reclutar más miembros de los SDA.

En septiembre de 2016, Daniel Werst de la organización revolucionaria Trabajador Socialista, inspirada en Trotsky, escribió sobre una reunión de lanzamiento de Nuestra Revolución en Nueva Orleáns:

“El 24 de agosto, personal, voluntarios y partidarios de la campaña de Sanders para la candidatura demócrata organizaron reuniones locales a lo largo de EE. UU., invitando contactos y amigos de amigos de sus listas de correos, así como redes de activistas para que se unan a esta nueva organización política. En cada reunión se sintonizaba para ver una transmisión en vivo de Bernie Sanders dando un discurso a un pequeño público de seguidores en Vermont sobre sus objetivos de influenciar la política luego de perder contra Hillary Clinton y respaldar [su candidatura] a presidente…

“Antes del discurso de Sanders, tuvimos tiempo para presentarnos, y [el miembro de los SDA y contacto de Nueva Orleáns de Nuestra Revolución] Aaron [Baczkowski], que estaba dirigiendo la reunión, hizo una encuesta informal: ‘¿Quién se considera socialista?’ La mayoría allí levantamos las manos, inclusive el vocero, que explicó que era miembro de los Socialistas Democráticos de América (SDA) -y luego que estaba invitando gente a unirse a esa organización así como también a Nuestra Revolución”.

El Partido Comunista de EE. UU. (PC de EE. UU.), mucho más pequeño que los SDA- de aproximadamente 5.000 miembros- también participa en Nuestra Revolución.

En un artículo del 24 de enero de 2018 publicado en el sitio web del PC de EE. UU. que se titula: “Encuesta dice que los miembros del PC de EE. UU. quieren ser escuchados”, el Presidente del Partido, John Bachtell, escribió:

“La mayoría de los miembros están involucrados en sus comunidades y en una serie de organizaciones sindicales, de justicia social, ambientales o de paz…

“Los miembros estuvieron involucrados en la campaña de Bernie Sanders y continúan su activismo en Nuestra Revolución, Swing Left, Indivisible, Partido de Familias Trabajadoras, grupos estatales como la Mayoría de Nueva Virginia, y grupos y campañas electorales de 2018 del Partido Demócrata a nivel local”.

Adicionalmente, el presidente del Partido Comunista de Houston, Bernard Sampson, también sirve como presidente del precinto del Partido Demócrata y en el liderazgo de la sucursal en la Costa del Golfo de Texas de Nuestra Revolución. En Arizona, el miembro del Comité Escolar Tempe y seguidor del PC de EE. UU., Patrick Morales, también está activo en Nuestra Revolución a nivel local y en el Partido Demócrata.

La influyente pero altamente sigilosa Organización Socialista Camino de la Libertad (OSCL), tiene un estimativo de 2.000 a 3.000 miembros. La OSCL controla la filial Memphis Para Todos de Nuestra Revolución en Memphis, Tennessee. Trabajan en conjunto con la sucursal en Memphis de los SDA y Memphis Para Todos presentó varios candidatos en la boleta demócrata en el último ciclo electoral. Entre sus éxitos están el Alcalde del Condado de Shelby, Lee Harris, y la Comisionada del Condado de Shelby, Tami Sawyer

La OSCL también es cercana a la filial de Nuestra Revolución en Lancaster, Pensilvania, llamada Lancaster Se Levanta, que perdió por poco la elección del izquierdista Jess King, candidato a miembro del Congreso en 2018.

Lancaster Se Levanta también trabaja de cerca con la filial de Nuestra Revolución en Filadelfia, llamada Recobrar Philadelphia, que parece ser un proyecto conjunto entre los SDA y la OSCL.

Fundada en 2016, Recobrar Filadelfia creció hasta convertirse en una “organización con muchas organizaciones orientadas por problemáticas, campañas electorales y fuerzas de tarea que son nutridas por el compromiso de más de 300 miembros pagaderos y cientos de voluntarios”, según afirma su sitio web.

Recobrar Filadelfia maneja una “Fuerza de Tarea de Transformación del Partido Demócrata”. Sostienen haber infiltrado cientos de personas en el Partido Demócrata: “Reclutamos y apoyamos más de 200 personas en comités de ciudades para transformar la máquina política estropeada en un sistema activo que involucre votantes y apoye el movimiento de candidatos”.

El grupo también respaldó cuatro representantes estatales en 2018, y todos ellos fueron electos o reelectos, entre ellos la miembro de los SDA, Elizabeth Fiedler, y el afiliado de la OSCL, Chris Rabb.

Recobrar Filadelfia también está muy cerca de la Concejal de la Ciudad de Filadelfia Helen Gym, afiliada de antaño de la OSCL. Gym ayudó a devolver a Filadelfia el estatus de “ciudad santuario” y recientemente sacó una ordenanza municipal que establece el salario mínimo en U$S 15 la hora, ambas políticas marxistas en línea con SDA/PC de EE. UU./OSCL.

El Fiscal de Distrito ultraradical de Filadelfia, Larry Krasner, también debe su posición a Recobrar Filadelfia.

Según la revista Jacobina de los SDA: “Krasner, que se autodescribía como un abogado de defensa ‘completamente inelegible’ con una historial de haber demandado al departamento de policía de la ciudad y representado gratuitamente a activistas de Black Lives Matter y Occupy, se convirtió en el fiscal más alto de la ciudad. Con una campaña encabezada por los exvoluntarios de Berni Sanders y promesas de terminar con la fianza en efectivo, la pena de muerte y la encarcelación masiva, ganó en una proporción de tres a uno, en gran medida gracias a los votos de las comunidades de color de la ciudad. ‘Así es cómo se ve un movimiento’, dijo a una multitud de seguidores”.

Ese movimiento fue encabezado por los SDA, la OSCL, y Recobrar Filadelfia. Según Krasner, Recobrar Filadelfia jugó un “rol clave” en su victoria de 2017.

El nombre Nuestra Revolución no es un chiste. La organización penetró el Partido Demócrata en cada uno de los 50 estados. Está tomando Comités Demócratas locales y estatales, y está presentando candidatos en todos los niveles, mientras purga a los “moderados” en el camino. Las tácticas de Nuestra Revolución representan un clásico ejemplo de revolución a través de la infiltración.

Si continúan las tendencias actuales, Nuestra Revolución pronto dominará el Partido Demócrata en algunos estados y se convertirá en una influencia significativa en la mayoría de los demás.

Nuestra Revolución es una herramienta de interconexión para la alianza Socialistas Democráticos de América/Partido Comunista de EE. UU./Organización Socialista Camino de la Libertad. Constituye un medio para un fin, ya sea para convertir al Partido Demócrata en una organización completamente socialista, o para formar el núcleo de un tercer partido marxista.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y orador de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, estuvo investigando los movimientos de izquierda radical, marxistas y terroristas y su influencia encubierta en la política dominante.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS