Nueva investigación: anticuerpos contra infección por COVID podrían durar años

Los investigadores obtienen más información sobre la inmunidad adquirida contra el COVID-19 y los efectos de la vacunación masiva

Por Joseph Mercola
04 de Noviembre de 2021 7:55 PM Actualizado: 04 de Noviembre de 2021 9:05 PM

Una nueva investigación están revelando cosas sorprendentes sobre el virus que causa el COVID-19 y la forma en que los seres humanos reaccionan ante él, incluido un estudio que descubre que los anticuerpos que desarrollamos tras la infección pueden durar mucho más de lo que los últimos informes nos hacían creer.

En un estudio reciente publicado en Circulation Research, los investigadores descubrieron que la cubierta de la proteína de la espiga del virus SARS-CoV-2 puede dañar las células endoteliales, independientemente del efecto que tenga el virus en las células, y puede ser responsable de muchos de los síntomas vasculares y de larga duración.

En otras palabras, algunos de los síntomas que experimentan las personas a causa del COVID-19 son el resultado de la forma de la cubierta espinosa del coronavirus y no de las acciones específicas que el virus produce en las células que invade.

Los investigadores llegaron a esta conclusión creando una célula rodeada por la proteína de espiga (S) sin virus y luego probándola después en hámsters sirios.

Administraron la proteína de la espiga a los pulmones de los hámsters y descubrieron que era suficiente para causar daños e inflamación. El experimento se reprodujo en el laboratorio utilizando cultivos celulares.

La ACE2 es una proteína presente en la superficie de muchos tipos de células que desempeña varias funciones en el organismo y tiene la desafortunada cualidad de unirse al SARS-CoV-2 y permitir su entrada en la célula. Los datos mostraron que cuando la proteína S se unía al receptor ACE2, interrumpía la señalización a las mitocondrias, causaba daños y fragmentación.

El coautor principal del estudio, Uri Manor, explicó que el receptor de la proteína S era suficiente para dañar las células vasculares “en virtud de su capacidad para unirse a este receptor ACE2”. Algunos de los síntomas a largo plazo de la COVID-19 pueden estar relacionados con dicho daño vascular.

En otras palabras, incluso sin entrar en la célula, la cubierta de espiga causó problemas, posiblemente al impedir que el receptor ACE2 hiciera el trabajo que se suponía debía hacer.

Aunque ese estudio reveló algunas malas noticias, otro reveló algunas buenas. Un estudio más reciente publicado en Nature descubrió que los pacientes que se recuperaron de COVID desarrollaron una respuesta inmunitaria que podía protegerlos durante años.

La evidencia sugiere que los anticuerpos contra el COVID pueden durar años

En el estudio, los investigadores partieron de la base que los anticuerpos protectores son generados por células plasmáticas de la médula ósea de larga duración. Señalaron que la investigación realizada en 2020 informó que las personas infectadas por el SARS-CoV-2 mostraban un rápido descenso de los anticuerpos séricos en los primeros meses tras la infección.

La pregunta que los investigadores trataron de responder es si esta reducción de anticuerpos indicaba que las células plasmáticas de la médula ósea que generaban inmunidad contra el virus también podían haber sido de corta duración. Los investigadores contrataron a un grupo de 77 participantes que tenían una infección leve por COVID-19.

El grupo donó muestras de sangre en intervalos de tres meses, comenzando un mes después de haberse recuperado de su infección inicial. Dieciocho de los participantes también donaron médula ósea aproximadamente siete u ocho meses después de la infección, y cinco volvieron cuatro meses después para una segunda extracción de médula ósea.

Tal y como esperaban los investigadores, los niveles de anticuerpos en la sangre descendieron rápidamente durante el primer mes. Sin embargo, algunos de los participantes tenían anticuerpos detectables incluso después de 11 meses.

Las pruebas también mostraron que el 78% de las muestras de médula ósea tenían células productoras de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 . Los investigadores también analizaron la médula ósea de 11 personas que nunca habían tenido COVID-19. En sus muestras de médula ósea no había células productoras de anticuerpos.

El equipo concluyó que estas células plasmáticas de la médula ósea permanecían inactivas, o dormidas, pero no desaparecían, lo que indica que forman parte de una inmunidad de larga duración.

“En general, demostramos que la infección por SARS-CoV-2 induce una respuesta inmunitaria sólida, específica de antígeno y de larga duración en los seres humanos”, concluyeron los investigadores.

El autor principal del estudio, Ali Ellebedy, profesor asociado de patología e inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis, señaló un error al suponer que la inmunidad natural contra el COVID-19 había disminuido al medir los anticuerpos en la sangre.

“El otoño pasado se informó de que los anticuerpos disminuían rápidamente tras la infección con el virus que causa el COVID-19, y los medios de comunicación interpretaron que eso significaba que la inmunidad no era duradera. Pero esa es una interpretación errónea de los datos. Es normal que los niveles de anticuerpos disminuyan después de una infección aguda, pero no bajan a cero, sino que se estabilizan”, dijo en un comunicado publicado por la universidad.

“Aquí, encontramos células productoras de anticuerpos en personas 11 meses después de los primeros síntomas. Estas células vivirán y producirán anticuerpos durante el resto de la vida de las personas. Eso es una fuerte evidencia de una inmunidad duradera”.

“Estas células no se dividen. Están quiescentes [inactivas], simplemente permanecen en la médula ósea y segregan anticuerpos. Lo han estado haciendo desde que se resolvió la infección, y seguirán haciéndolo indefinidamente”.

Inmunidad humoral y celular: ¿Cuál es la diferencia?

Existen dos áreas principales del sistema inmunitario. La primera es la respuesta inmunitaria innata que tiene respuestas físicas y celulares ante los patógenos. El objetivo es una reacción inmediata para ayudar a prevenir la propagación de cuerpos extraños por el cuerpo.

La inmunidad innata es inespecífica y utiliza células asesinas naturales, macrófagos, células masivas y basófilos a nivel celular, así como la piel, el reflejo de la tos y las membranas a nivel físico.

La inmunidad a largo plazo está vinculada al sistema inmunitario adaptativo. Éste es específico para el patógeno que invade el cuerpo. La inmunidad adaptativa también se denomina inmunidad adquirida, y se desarrolla cuando el cuerpo se expone a antígenos proteicos. El sistema inmunitario crea entonces mecanismos de defensa específicos contra esos antígenos.

Dentro de la respuesta inmunitaria adaptativa se encuentran la inmunidad humoral y la celular. Los anticuerpos forman parte de la inmunidad humoral. El sistema humoral es el primero en entrar en escena para hacer frente a los patógenos extraños que se encuentran en circulación o fuera de las células infectadas. La inmunidad celular está mediada por los linfocitos T y se ocupa de los patógenos que están dentro de las células infectadas.

Los medios de comunicación informaron de que la inmunidad natural contra el SARS-CoV-2 disminuía después de que la persona se recuperara de la infección porque los niveles de inmunidad humoral medidos en el torrente sanguíneo disminuyen a medida que la persona se recupera. Sin embargo, este descenso es una respuesta natural a cualquier infección y es de esperar.

Los datos recientes de la investigación sobre las células inmunitarias de la médula ósea demuestran que, si bien los anticuerpos humorales circulantes disminuyen después de una infección activa, un alto porcentaje de las personas que habían sido infectadas con una enfermedad leve siguen produciendo niveles bajos de células inmunitarias que reconocerían el virus si la persona se infectara de nuevo y establecerían una defensa significativa contra él.

Antes del COVID-19, se reconocía que una infección natural casi siempre produce una mejor respuesta inmunitaria en el organismo que una vacuna. El argumento a favor de las vacunas era que reducían el riesgo de enfermedades que pueden producir discapacidades a largo plazo o la muerte, como los defectos de nacimiento de la rubéola o el cáncer de hígado de la hepatitis B.

Pero no se puede decir lo mismo del SARS-CoV-2. Las vacunas contra el COVID-19 pueden no ser un riesgo de salud necesario para muchos, especialmente si se tiene en cuenta lo siguiente. Los médicos en ejercicio, como el Dr. Vladimir Zelenko, han demostrado que el tratamiento temprano reduce las tasas de mortalidad y los síntomas a largo plazo; las revisiones científicas sólidas y los múltiples ensayos clínicos han sugerido que el uso de la ivermectina podría haber reducido las muertes por COVID-19 hasta en un 75 %, los datos recientes demuestran que se produce una inmunidad natural después de una infección por COVID-19, y que la inmunidad natural produce una mejor respuesta que las vacunas.

Médico advierte que si ha tenido COVID, no se vacune

Una encuesta internacional realizada a 2002 personas descubrió que quienes se habían recuperado de una enfermedad por COVID-19 y recibieron su primera dosis de la vacuna experimentaron “una incidencia y una gravedad significativamente mayores de los efectos secundarios”.

Estos efectos secundarios incluían fiebre, disnea y efectos graves que llevaron a la hospitalización.

El Dr. Hooman Noorchashm, cirujano cardíaco jubilado y firme defensor de los programas de vacunación, ha expresado su preocupación por la naturaleza sin precedentes del programa de vacunación contra el COVID, incluido el hecho de que las autoridades de salud pública recomienden a las personas que se han recuperado del COVID que se vacunen. Cree que deberían hacerse preguntas sobre las vacunas y sus posibles efectos secundarios.

Noorchashm ha escrito múltiples cartas en las que advierte que las personas deberían someterse primero a un examen para detectar la presencia de proteínas virales antes de la vacunación. En una de ellas, advertía que, sin el análisis, “esta vacunación indiscriminada es un peligro claro y presente para un subconjunto de los ya infectados”.

Las muertes por la vacuna anti-COVID superan a todas las demás vacunas en 15 años

Durante una reciente audiencia del Comité de Salud y Servicios Humanos del Estado de Texas, el Dr. Peter McCullough, vicedirector de medicina interna del Centro Médico de la Universidad de Baylor, declaró que, según los datos disponibles, el tratamiento temprano podría haber evitado hasta el 85% de las muertes por COVID-19.

Sin embargo, a pesar de ser económicos y de fácil acceso, muchos de estos tratamientos tempranos han sido censurados y suprimidos, ya que los funcionarios de salud pública han animado a la gente a esperar a una campaña global de vacunación masiva.

El resultado de esperar una vacuna de terapia genética ha sido devastador. A los cinco meses de la campaña, el Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) muestra que más de 4200 personas en Estados Unidos han muerto tras recibir la inyección. Cualquier otra vacuna ya habría sido retirada del mercado.

Por ejemplo, en 1976 se vacunó a 45 millones de personas contra la gripe porcina. Después de que se registraran más de 500 casos de Guillain-Barré con más de 25 muertes, el programa se canceló.

En la actualidad, las autoridades sanitarias han decidido que las más de 4200 muertes provocadas por la vacuna anti COVID-19  son fortuitas o intrascendentes. Si se tienen en cuenta las cifras, el número de muertes es un 7000% mayor a causa de la vacuna anti COVID-19 que durante la campaña de vacunación contra la gripe porcina, que se canceló porque se consideró que la vacuna era demasiado arriesgada.

Es probable que estas cifras estén seriamente subestimadas, ya que el VAERS parece tener un retraso de unos tres meses.

Incluso si los datos estuvieran actualizados, solo se notifican entre el 1% y el 10% de los efectos adversos tras la vacunación, según los estudios que han examinado los índices de notificación. Esto significa que, aunque el VAERS registra 4406 muertes hasta el 21 de mayo, esta cifra puede estar significativamente subestimada.

La tasa de mortalidad podría aumentar este otoño e invierno

Aunque las muertes causadas por las vacunas anti COVID-19 ya han alcanzado un nivel histórico, me temo que puede aumentar aún más durante los meses de otoño e invierno. Uno de los mayores peligros de estas vacunas es la potenciación dependiente de anticuerpos (ADE) o la potenciación inmunológica paradójica (IPE).

He detallado este problema en varios artículos, incluyendo “Cómo la vacuna anti COVID-19 puede destruir su sistema inmunológico” y “¿Serán las personas vacunadas más vulnerables a las variantes?“. En resumen, ADE significa que la vacuna realmente mejora la capacidad del virus para entrar e infectar sus células, en lugar de mejorar su inmunidad contra la infección. Esto da lugar a una enfermedad más grave.

En los meses de otoño e invierno es cuando se producen la mayoría de las infecciones por coronavirus, ya sean del SARS-CoV-2 o de otros coronavirus responsables del resfriado común. Si el ADE resulta ser un problema común, entonces las personas vacunadas pueden tener un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave por el COVID-19 y una reacción inmunitaria potencialmente letal debido al estímulo patógeno.

Si usted o un ser querido ya ha recibido una vacuna contra el COVID-19 y está experimentando efectos secundarios, asegúrese de informar de ello, preferiblemente a los tres lugares mencionados:

Si vive en los Estados Unidos, presente un informe en VAERS.

Informar de la lesión en VaxxTracker.com, que es un rastreador de eventos adversos no gubernamental (puede hacerlo de forma anónima si lo desea).

Informar de la lesión en el sitio web de Children’s Health Defense.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com. Médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna proporcionando a la gente un recurso valioso para ayudarles a tomar el control de su salud. Este artículo fue publicado originalmente en Mercola.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.