Nueva unidad contra crimen ayuda, pero alcalde de NYC no debe dar marcha atrás ante la presión: Expertos

Por Cara Ding
10 de Febrero de 2022 7:51 PM Actualizado: 10 de Febrero de 2022 7:51 PM

La nueva unidad contra el crimen del alcalde de Nueva York, Eric Adams, que se estrenará en una semana más o menos, tiene la tarea de combatir los delitos relacionados con armas de fuego mientras ya que los asesinatos y tiroteos aumentan en la ciudad.

Los expertos policiales advierten que, dado que la unidad tratará con sospechosos armados la mayor parte del tiempo, sus miembros tienen una mayor probabilidad de estar involucrados en tiroteos.

Dicen que si eso ocurre y aumentan las presiones políticas para reducir o desmantelar la unidad, Adams debe respaldar la misión de  la unidad de la lucha contra el crimen y no dar marcha atrás.

“Conforme los delitos violentos se disparan, hay que liberar a la policía, dejar que la policía haga su trabajo y hacerles saber que si ocurre algo—inevitablemente, va a haber algo controvertido que va a suceder—los políticos los respaldan”, dijo John Eterno, profesor de justicia penal en Molloy College, a The Epoch Times.

Se necesita valor político

Eterno dijo que, dado que se supone que los agentes de la unidad anticrimen persiguen agresivamente a los sospechosos en posesión de armas ilegales, es más probable que reciban quejas o se vean involucrados en tiroteos.

“Como líder, puede hacer que algunas personas se enojen con usted y eso está bien si está tomando el principio más elevado—esta por verse si Adams tiene el valor político para hacerlo”, dijo.

Foto de la época
El presidente Joe Biden (Der.), con el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland (Izq.), y el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, participan en una reunión de la Asociación de Estrategias contra la Violencia Armada en la sede del Departamento de Policía de Nueva York, el 3 de febrero de 2022. (BRENDAN SMIALOWSKI/AFP a través de Getty Images)

Eterno critica las estrategias policiales de los exalcaldes Michael Bloomberg y Bill de Blasio.

Bloomberg estaba tan enfocado en el control del crimen que sus políticas violaron los derechos de los neoyorquinos, dijo. De Blasio se centró tanto en proteger los derechos que sus políticas condujeron a un aumento de la delincuencia.

De Blasio disolvió la unidad anticrimen del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD, por sus siglas en inglés), que tenía décadas de antigüedad, en agosto de 2020, cuando aumentó la demanda de la reforma policial tras la muerte de George Floyd.

La unidad había sido acusada durante mucho tiempo de ser responsable de un número desproporcionadamente alto de tiroteos. Desde que se disolvió la unidad, los delitos violentos han aumentado.

Foto de la época
Un manifestante sostiene un cartel de “desfinanciar a la policía” en una protesta de Black Lives Matter en Manhattan, Nueva York, el 13 de julio de 2020. (Chung I Ho/The Epoch Times)

El año pasado, Adams hizo campaña sobre la adopción de un punto intermedio en materia policial, un tema central en la candidatura por la alcaldía.

Siendo excapitán negro en la policía de Nueva York, que lleva años denunciando la mala conducta policial en las comunidades minoritarias, Adams se comprometió a erradicar la delincuencia al tiempo que protegía los derechos individuales.

Los oficiales de la nueva unidad contra el crimen usarán cámaras corporales, recibirán capacitación adicional sobre tácticas policiales y resolución de conflictos, y tendrán más supervisión.

“Él está tratando de hacer este acto de equilibrio y es muy, muy difícil. Esa es la parte difícil: no puedes ir de un extremo a otro. Tienes que ser agresivo, pero no demasiado”, dijo Eterno.

Es un trabajo difícil retirar las armas ilegales de la calle y el trabajo se hace aún más difícil cuando los agentes no tienen el apoyo político que les respalde, según Joe Giacalone, antiguo detective de homicidios de la policía de Nueva York que ahora es profesor en el John Jay College of Criminal Justice.

Si los oficiales de policía sienten que no tienen el respaldo político, serán menos proactivos en el trabajo, o es posible que ni siquiera quieran ofrecerse como voluntarios para trabajar, dijo Giacalone.

Demasiadas armas

“Cuando se trata de personas que portan armas de fuego ilegales, la posibilidad de tener un encuentro violento aumenta considerablemente”.

“Si hay un tiroteo, o hay un encuentro violento, ¿Cómo lo va a manejar el alcalde? Esa se convierte en la pregunta número uno”, dijo Giacalone.

“Muchas personas solo esperan un incidente para decir: ‘Vale, ya está. Vamos a detenerlo de nuevo'”.

La antigua unidad contra el crimen era conocida por retirar las armas ilegales de la calle.

Alfred Titus, antiguo detective de homicidios del Departamento de Policía de Nueva York, recordó que los sospechosos le decían durante los interrogatorios que ya no llevaban armas en la calle porque era muy probable que los atraparan.

“Entonces, cuando ese individuo tuviera un conflicto con alguien en la calle, no llevaba un arma y no se produciría un tiroteo o un asesinato”, dijo Titus.

“Hoy en día muchas más personas tienen armas. Cuando tienen una discusión con alguien, sacan un arma y disparan”.

Titus, quien trabaja como profesor adjunto en John Jay College, dijo que el plan de Adams consistía en recuperar estrategias policiales controvertidas, como la unidad contra el crimen, supervisarlas muy de cerca y eliminar a los oficiales que no pudieran seguir las políticas del departamento o la ley.

Uno de los cambios clave que Adams introdujo a la nueva unidad contra el crimen es que los oficiales ya no estarán vestidos de civil; en cambio, se vestirán de tal manera que las personas puedan identificarlos como oficiales de policía.

Eterno cree que eso les quita una herramienta importante a los oficiales. Antes de su disolución, los oficiales de la unidad contra el crimen iban vestidos de civil, se mezclaban con la gente del vecindario y atrapaban a los delincuentes en acción.

“Cuando un policía en uniforme está parado en la esquina, las personas con un arma ilegal no van a sacar su arma y mostrársela a su amigo, ‘Mira, tengo un arma'”, dijo Eterno.

Keith Ross, antiguo oficial de policía de Nueva York y profesor adjunto en John Jay College, cree que una de las razones por las que la ropa de civil se ha convertido en una táctica controvertida es que se utilizó de forma equivocada durante el mandato de Bloomberg.

Bajo el mandato de Bloomberg, la policía de Nueva York comenzó a medir el rendimiento de los oficiales casi exclusivamente a través de la cantidad de controles y registros, citaciones judiciales, infracciones y arrestos, según Ross.

Dado que la unidad contra el crimen y otros oficiales de la unidad vestidos de civil no acudían a las llamadas al 911 y se concentraron en detectar delitos y realizar arrestos, la presión de desempeño sobre ellos fue especialmente alta, dijo Ross.

“Digamos que en noviembre hicimos cinco controles y retiramos cuatro armas de la calle. En diciembre hicimos cuatro controles y retiramos dos armas de la calle. En enero hicimos tres controles y una pistola. Este mes hemos hecho dos controles y sacamos cero armas de la calle”.

“Ahora, una forma de pensar sobre esto es que hemos estado haciendo nuestro trabajo tan bien que hay menos armas en la calle”.

“Pero otra forma de ver esto es—lo cual podría argumentarse estadísticamente—es que usted y yo estamos trabajando menos, que era la cultura policial en un momento”, dijo Ross.

Para aumentar su número, algunos agentes vestidos de civil comenzaron a detener a personas de las que no tenían una sospecha razonable, lo que generó más denuncias de los civiles. Algunos agentes se salieron de su ámbito para perseguir delitos menores, dijo Ross.

“Tal vez una unidad lleve a cabo cuatro arrestos por delitos graves y otra unidad lleve a cabo cuatro delitos menores no violentos, pero en el papel ambos hicieron cuatro arrestos”, dijo Ross.

Controversia

Tal era la cultura policial que en parte condujo a enfrentamientos policiales que atrajeron la atención nacional, incluida la muerte de Eric Garner, dijo Ross. Los activistas citaron con frecuencia el incidente de Garner para presionar por el fin de la unidad contra el crimen.

En julio de 2014, el oficial de la unidad contra el crimen Daniel Pantaleo y varios otros oficiales se acercaron a Garner bajo sospecha de vender cigarrillos sueltos de cajetillas sin sellos de impuestos. En un intento de arrestar a Garner, Pantaleo lo estranguló. Garner murió.

Foto de la época
En una foto de archivo, los manifestantes marchan mientras cantan y sostienen pancartas durante una protesta contra la decisión de un gran jurado de Staten Island de no acusar a un oficial de policía que usó una llave de estrangulamiento que condujo a la muerte de Eric Garner en julio, el 4 de diciembre de 2014, en Boston, Massachusetts. (Scott Eisen/Getty Images)

“¿Por qué se desplegaron allí unidades vestidos de civiles en busca de cigarrillos libres de impuestos?”, dijo Ross. “Esa fue la razón por la que comenzó todo ese incidente. No estoy haciendo un juicio de valor, solo estableciendo un patrón de hechos”.

Ross está de acuerdo en que prescindir de los oficiales vestidos de civiles dificulta el trabajo de los agentes anticrimen. Sin embargo, él tiene fe en que los oficiales encontrarían formas de hacer su trabajo incluso con obstáculos en el camino, tal como lo hicieron él y su compañero cuando eran oficiales vestidos de civil a inicios de la década de los 2000.

En aquella época se les fue asignada una urbanización de Queens para perseguir crímenes como el narcotráfico y la prostitución. Luego de varios arrestos, los delincuentes de esa zona podían reconocer fácilmente su automóvil aunque no estuviera marcado y algunos también reconocían sus caras.

Así que Ross y su compañero estacionaban sus autos a unas pocas cuadras más de distancia, ingresaban a un departamento desocupado a través de un arrendador que cooperaba y continuaban vigilando desde allí. Cambiaban de ubicación de vez en cuando y nunca usaban el mismo apartamento durante demasiado tiempo.

“Eso es lo que se le da bien a la policía—adaptarse y superarse”, dijo Ross.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.