Nuevo moción de Danchenko demuestra que el FBI sabía en enero de 2017 que el dossier Steele era inventado

El documento también implica que el abogado especial Mueller mintió bajo juramento
Por Hans Mahncke
06 de Septiembre de 2022 7:19 PM Actualizado: 06 de Septiembre de 2022 7:19 PM

Análisis de noticias

Los abogados de Igor Danchenko, que fue la principal fuente del famoso dossier del exespía británico Christopher Steele sobre Donald Trump en 2016, han presentado una moción para desestimar los cargos presentados contra Danchenko por el abogado especial John Durham. Durham alega que Danchenko mintió al FBI sobre sus fuentes utilizadas en el dossier. Está previsto que Danchenko comparezca ante la corte el mes que viene.

Aunque la presentación de una moción de desestimación es una maniobra legal rutinaria que el juez del juicio rechazará casi con toda seguridad, algunos de los argumentos presentados por los abogados de Danchenko plantean a Durham una serie de nuevos problemas que tendrá que superar si quiere conseguir una condena.

A principios de este año, Durham sufrió una humillante derrota cuando un jurado absolvió rápidamente al abogado de la campaña presidencial de Clinton en 2016, Michael Sussmann, por una acusación similar de mentir al FBI. Estará atento a no perder otro caso, lo que aumentaría considerablemente la presión para que Durham ponga fin a su investigación.

Danchenko está acusado de cinco cargos por mentir al FBI. Uno de estos cargos se refiere a Charles Dolan, un “participante de larga data en la política del partido demócrata”, con vínculos de larga data con Bill y Hillary Clinton. Danchenko habría ocultado al FBI que había hablado con Dolan sobre el material contenido en el dossier de Steele. Los otros cuatro cargos se refieren a las presuntas mentiras de Danchenko sobre Sergei Millian, un empresario estadounidense al que Danchenko nunca conoció. A pesar de que Millian no podía ser una fuente, fue citado por Steele y Danchenko como una presunta fuente de importantes alegaciones del dossier.

Los abogados de Danchenko, al intentar que se desestimen los casos, argumentan ahora que las declaraciones de Danchenko, así como las preguntas del FBI, fueron ambiguas. Pero sus explicaciones no son más que juegos de palabras. Por ejemplo, con respecto a Dolan, argumentan que mientras Danchenko está acusado de mentir sobre “hablar” con Dolan sobre las alegaciones del dossier, esas comunicaciones tuvieron lugar por escrito. Del mismo modo, con respecto a Millian, los abogados de Danchenko argumentan que su cliente dijo al FBI que se había reunido con un “interlocutor anónimo”, no con Millian, aunque el contexto de las declaraciones de Danchenko deja claro que éste intentó presentar a los dos como la misma persona.

Es poco probable que estos juegos de palabras influyan en un jurado. Los hechos sugieren claramente que Danchenko no fue sincero con los investigadores, presumiblemente porque quería minimizar su propia implicación y responsabilidad en el expediente. Sin embargo, también hay una serie de nuevas revelaciones que es mucho más probable que causen problemas al equipo de la fiscalía de Durham.

Epoch Times Photo
Igor Danchenko at the federal courthouse in Alexandria, Va., on Nov. 10, 2021. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Quizás el mayor problema para Durham es que en enero de 2017, Danchenko proporcionó al FBI una sinopsis de un correo electrónico del 18 de agosto de 2016 que escribió a Millian, así como una copia de un correo electrónico del 24 de agosto de 2016 de Danchenko a un periodista. Millian ignoró el acercamiento de Danchenko y los correos electrónicos dejan claro que Millian no pudo haber sido una fuente del dossier, ya que las líneas de tiempo no coinciden. Por ejemplo, Steele había atribuido historias a Millian antes de que Danchenko le enviara un correo electrónico, lo que hace imposible que Millian fuera una fuente.

Esto es crucial, ya que Millian es citado por Steele como la fuente para la afirmación de que había una “conspiración de cooperación bien desarrollada” entre Trump y el Kremlin, que Rusia pasó los correos electrónicos del DNC hackeados a Wikileaks, así como para la infame historia del “video de orina”.

En pocas palabras, para el 25 de enero de 2017, el FBI sabía que las principales acusaciones del dossier eran invenciones. Sin embargo, en lugar de cerrar su investigación y retirar su orden FISA sobre el asesor de la campaña presidencial de Trump en 2016, Carter Page —una orden que se había obtenido en base del expediente— el FBI siguió adelante e incluso intensificó su investigación.

Peor aún, cuando Trump pidió al entonces director del FBI, James Comey, en una cena del 27 de enero de 2017, que investigara el dossier, Comey le desaconsejó hacerlo, alegando que cualquier investigación de este tipo podría ser vista como si Trump fuera investigado personalmente. Ahora sabemos que, en el momento de la cena, el FBI ya había investigado el dossier y había descubierto que era falso.

El exagente de inteligencia británico Christopher Steele en Londres, Reino Unido, el 24 de julio de 2020. (Tolga Akmen/AFP vía Getty Images)

Si Comey hubiera dicho la verdad a Trump el 27 de enero de 2017, el curso de la historia podría haber sido muy diferente. El teniente general Michael Flynn probablemente no habría sido despedido. No habría habido investigación de Mueller. Trump no habría tenido las manos atadas durante los tres primeros años de su administración. Incluso podría haber sido capaz de llegar a un acuerdo con Rusia, que la investigación de Rusia efectivamente le impidió incluso intentar hacerlo.

Pero Comey no se detuvo ahí. En marzo de 2017, Comey dijo al Congreso que la campaña de Trump estaba bajo investigación por posible colusión con Moscú. De nuevo, lo hizo sabiendo que el caso contra Trump se había derrumbado durante la entrevista de Danchenko de enero de 2017.

Como dijo el fiscal general Bill Barr en una entrevista de diciembre de 2019: “¿Cuál era la agenda después de las elecciones? Siguieron presionando después de que su caso se derrumbara. Se trata del presidente de Estados Unidos”.

El hecho de que el FBI continuara e incluso intensificara su investigación a pesar de saber que el dossier era fabricado no ha escapado a la atención de los abogados de Danchenko. Para ser condenado por mentir al FBI, Durham no solo tiene que demostrar que Danchenko mintió, sino también que sus mentiras fueron materiales.

Epoch Times Photo
Un escudo de la Oficina Federal de Investigación en el interior del edificio J. Edgar Hoover del FBI en Washington, DC, el 3 de agosto de 2007. (Mandel Ngan/AFP vía Getty Images)

La definición de materialidad es que la mentira era “capaz de influir” en el FBI. Sin embargo, los hechos parecen demostrar que el FBI no era capaz de ser influenciado, independientemente de lo que Danchenko les dijera.

Además de proporcionar los correos electrónicos mencionados, Danchenko también dijo a los investigadores que otras historias no relacionadas con Millian en el expediente se basaban en chismes, rumores y conversaciones de bar hechas en broma. De nuevo, si Danchenko hubiera sido capaz de influir en el FBI, éste habría cerrado su investigación basándose en la procedencia falsa de las acusaciones contra Trump.

Las cosas se complican aún más para Durham por una nueva revelación con respecto a la investigación del abogado especial Robert Mueller. Según los abogados de Danchenko, que tienen acceso a muchos documentos no vistos por el público, Mueller “finalmente completó” la investigación sobre el dossier Steele “en o alrededor de noviembre de 2017”. No se ofrece más información sobre la investigación de Mueller sobre el dossier, que solo menciona de pasada en su informe de 448 páginas.

La revelación contrasta con el testimonio de Mueller ante el Congreso en julio de 2019, cuando afirmó que el dossier Steele no era de su competencia, ya que era un asunto del FBI.

El ámbito de Durham es muy amplio e incluiría la posibilidad de investigar a funcionarios del FBI por encubrir la verdad sobre el dossier, investigar a Comey por mentir al Congreso y a Trump, e investigar a Mueller por mentir al Congreso. Sin embargo, hasta la fecha, Durham no ha tomado ninguna medida contra ningún funcionario del gobierno que no sea el abogado del FBI Kevin Clinesmith. Clinesmith fabricó pruebas para asegurar una orden judicial sobre Carter Page, pero se le dejó ir con un tirón de orejas y ahora está ejerciendo la abogacía de nuevo.

Epoch Times Photo
El abogado especial Robert Mueller camina después de asistir a la iglesia el 24 de marzo de 2019 en Washington. (Tasos Katopodis/Getty Images)

No se sabe por qué Durham se ha mostrado reacio a perseguir a los funcionarios del gobierno. La mayoría de los plazos para presentar cargos —por ejemplo, contra Comey por mentir— expiraron este año, cuando prescribió el plazo de cinco años.

Sabemos que la estrategia de Durham en el caso Sussmann fue pintar a “nuestro FBI” como una víctima que fue engañada por Sussmann. El jurado no se creyó esta explicación. De hecho, los agentes del FBI testificaron durante el juicio de Sussmann que habían determinado rápidamente que la información proporcionada por Sussmann que empañaba a Trump era falsa. Sin embargo, el liderazgo del FBI decidió perseguir a Trump de todos modos.

La imagen que se desprende de la nueva presentación de Danchenko es que su estrategia de juicio será un reflejo de la de Sussmann. A menos que Durham cambie de rumbo, es probable que, al igual que Sussmann, Danchenko sea absuelto. Para cambiar las cosas, Durham tendrá que cambiar de rumbo y admitir que el FBI ignoró la información de Danchenko y siguió adelante en su búsqueda de Trump.

Durham tendrá que explicar al jurado que dos errores no hacen un acierto. El hecho de que la dirección del FBI quisiera atrapar a Trump no significa que Danchenko tuviera licencia para mentir a los investigadores sobre su propia participación en la trama de Steele.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.