Nuevo nombramiento militar en Xinjiang enfatiza la fragilidad de la seguridad en Asia Central

Por Andrew Thornebrooke
17 de Agosto de 2021
Actualizado: 17 de Agosto de 2021

Análisis de noticias

El nombramiento por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) de un nuevo comandante militar de alto rango para la Región Autónoma Uigur de Xinjiang (XUAR, por sus siglas en inglés) podría provocar nuevos disturbios en la frontera más occidental del país, según expertos.

El PCCh nombró al teniente general Wang Haijiang como nuevo comandante militar de Xinjiang, que limita con las volátiles regiones de Afganistán, Kirguistán, Pakistán y Tayikistán. El nombramiento de Wang se produce en un momento de gran tensión e inestabilidad en el que el PCCh trata de gestionar su relación con el Afganistán liderado por los talibanes.

Dru Gladney, profesor y presidente de Antropología en Pomona College, expresó su preocupación de que el nombramiento de Wang para Xinjiang podría significar problemas para la minoría musulmana en la región dada su anterior experiencia ayudando al funcionario del Partido Chen Quanguo en la represión del Tíbet.

Chen, el actual jefe del Partido en Xinjiang, se desempeñó anteriormente como jefe regional del PCCh en el Tíbet. Fue el arquitecto de numerosas políticas represivas, incluido el infame sistema de gestión de “hogares de doble vínculo” en el Tíbet y los llamados campos de “reeducación” uigur, dijo Gladney

El PCCh ha detenido a más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas en Xinjiang, donde son sometidos a torturas, trabajos forzados y adoctrinamiento político. Chen fue sancionado por Estados Unidos el año pasado por abusos contra los derechos humanos en la región, siendo el miembro de más alto rango del PCCh en ser sancionado hasta ahora.

Una torre de vigilancia en una instalación de alta seguridad cerca de lo que se cree que es un campo de reeducación donde se detiene a minorías étnicas mayoritariamente musulmanas, en las afueras de Hotan, en la región noroccidental china de Xinjiang, el 31 de mayo de 2019. (Greg Baker/AFP/Getty Images)

Una historia de represión

Gladney, que pasó las últimas cuatro décadas investigando a las comunidades minoritarias musulmanas de China, y que viajó extensamente por Xinjiang y Asia Central antes de ser incluido en la lista negra del PCCh como académico a favor de los uigures a principios de la década de 2000, cree que el nombramiento de Wang garantizará la continuación de las duras medidas de Chen en contra de los uigures y un mayor reforzamiento de la frontera occidental de China.

“Chen Quanguo tuvo éxito desde el punto de vista chino [del PCCh] en consolidar realmente el poder y la autoridad”, dijo Gladney. “Había mucha inquietud en el Tíbet hasta que él llegó en 2011. En 2016, cuando llegó a Xinjiang, trajo muchas de estas ideas similares”.

“Traer a Wang Haijiang creo que realmente refleja la preocupación de China por las regiones inquietas alrededor de Xinjiang”, dijo Gladney. “Especialmente en Afganistán ahora, con la retirada de Estados Unidos. Es algo que han rumorado, y China siempre ha estado preocupada por esa frontera”.

Las zonas más occidentales de Xinjiang comparten vastas y desoladas áreas fronterizas con Tayikistán, Kirguistán, Afganistán, Pakistán e India. Aunque el terreno montañoso hace que el PCCh controle con bastante facilidad las principales entradas al país, la difícil topografía hace que siempre haya cierta porosidad y un riesgo de infiltración de insurgentes, en particular de yihadistas que buscan liberar del PCCh a la patria uigur. Además, la presencia de elementos militares rusos en Tayikistán y de elementos radicales talibanes en el noreste de Afganistán añaden una fuente constante de posibles fricciones con los vecinos de China.

Frank Lehberger, investigador principal de la Fundación Usanas, con sede en la India, también dijo a The Epoch Times que la historia de Wang en el Tíbet probablemente influirá en la estrategia del PCCh en Xinjiang, particularmente en lo que respecta a la frontera montañosa con Afganistán.

“En el ámbito militar, Wang aprendió algunas lecciones valiosas en su calidad de subcomandante del Distrito Militar del Tíbet”, dijo Lehberger. “Estuvo estacionado en la disputada frontera china con India y Bután entre 2016 y 2019. Las lecciones que aprendió entonces seguramente se aplicarán ahora en la XUAR en la frontera chino-afgana”.

Lehberger señaló que Wang publicó varios artículos de su estancia en la Región Autónoma del Tíbet sobre el tema del entrenamiento y la lucha en regiones montañosas y los tipos de estructuras de defensa que se deben utilizar en ese combate. Además, dijo que Wang fue elogiado por coordinar con éxito la construcción de carreteras de gran altitud en los asentamientos fronterizos de Doklam, un tramo remoto del Himalaya reclamado tanto por China como por Bután, lo que permitió al PCCh desplegar tropas en la zona durante el invierno por primera vez.

Por establecer efectivamente la presencia permanente del PCCh en la región, Wang fue ascendido a teniente general y nombrado delegado de la 13ª Asamblea Popular Nacional en 2017, la legislatura títere del régimen.

Lehberger también destacó que Wang era una especie de rareza entre la élite del PCCh debido al hecho de que tenía experiencia de combate que se remonta a la guerra de China con Vietnam en 1979.

Epoch Times Photo
Esta foto tomada el 4 de enero de 2021 muestra a soldados del Ejército Popular de Liberación (EPL) chino participando en un entrenamiento militar en las montañas de Pamir en Kashgar, en la región noroccidental china de Xinjiang. (STR/AFP vía Getty Images)

Sin embargo, a pesar de la experiencia militar de Wang, Gladney y Lehberger destacaron que las prolongadas violaciones de los derechos humanos en Xinjiang podrían socavar en última instancia los esfuerzos de seguridad del PCCh, ya que las políticas antimusulmanas y el aumento de un estado de vigilancia casi total en la región siguen alejando a los uigures y a otros grupos minoritarios de la aceptación de la autoridad del Estado y haciéndoles abrazar el radicalismo.

Lehberger se refirió a cómo el PCCh ha fomentado una mayor antipatía entre su población musulmana en los últimos años.

“Durante los últimos años, el régimen chino ha perfeccionado un aparato represivo y un catálogo de medidas hechas a la medida de las minorías étnicas y musulmanas en la XUAR”, dijo Lehberger, “como obligar a los hombres musulmanes a afeitarse la barba y a todos a comer cerdo durante el día en el mes sagrado del Ramadán”.

Para Gladney, el mayor cambio en las prácticas de seguridad de la región, y la forma más grande en la que el PCCh ha alienado a los uigures nativos, tiene que ver con la forma en que el PCCh ha implementado una inmensa gama de tecnologías de vigilancia en los grandes centros poblados de Xinjiang.

“Lo que cambió en Xinjiang creo que fue el aumento de la tecnología”, dijo Gladney. “En particular, las tecnologías de vigilancia digital que Chen Quanguo logró importar, gran parte de estas procedentes de Estados Unidos, de Silicon Valley, y desplegar a un nivel que nadie había imaginado”.

Epoch Times Photo
La mezquita de la aldea Jieleixi No.13 con lemas “Ama al Partido [Comunista Chino], ama a China”, en Yangisar, al sur de Kashgar, en la región occidental china de Xinjiang, el 4 de junio de 2019. (Greg Baker/AFP vía Getty Images)
Gladney explicó que el secretario general del PCCh, Xi Jinping, adoptó un enfoque autoritario para reprimir a las minorías musulmanas en China tras un atentado en 2014 en Xinjiang que coincidió con su visita a la región.

Tras el incidente, el PCCh centralizó drásticamente su autoridad y vigilancia sobre la vida cotidiana de los uigures y otros habitantes de la región.

“El terrorismo hizo que él [ Xi] apoyara una represión radical”, dijo Gladney. “Fue entonces cuando trajo a Chen Quanguo y ahora Chen Quanguo ha traído a Wang Haijiang”.

Gladney cree que es importante, sin embargo, señalar que Xi no es el único responsable del creciente autoritarismo en China, ni de la persecución de los uigures, que numerosos países han calificado ahora de genocidio. Para ello, señaló la popularidad de Wang en los círculos más altos e íntimos del PCCh.

“Todas estas decisiones no se toman solas”, añadió Gladney. “Se toman con el apoyo total del Comité Central del Partido, y recientemente Wang Haijiang ha asistido a las reuniones de la Comisión de Planificación del Partido en Beijing”.

Asia Central es una “olla a presión”

Por ahora, es probable que Wang y Xinjiang estén al frente y en el centro de los esfuerzos del PCCh para expandir su influencia y asegurar el interior de China. Hazañas que serán más peligrosas que antes debido a la caída de Afganistán en manos de los talibanes.

Sam Kessler, asesor geopolítico de North Star Support Group, expuso la fragilidad de la relación del PCCh con los talibanes, y cómo esa fragilidad podría provocar un conflicto en la región.

“La tregua entre el PCCh y los talibanes es muy complicada para Beijing”, dijo Kessler. “Hay indicios de que van a reconocerlos como un actor estatal más legítimo pero, al mismo tiempo, los talibanes siguen teniendo vínculos con muchos grupos yihadistas”.

Kessler explicó que la relación entre el PCCh y los talibanes podría tambalearse o derrumbarse si su actual alineamiento contra Estados Unidos cambiara, y que esa ruptura podría conducir en última instancia a una represión aún mayor de los musulmanes en Xinjiang o a un conflicto endémico en Asia central. El régimen chino había recibido recientemente garantías de los talibanes de que no albergarían a extremistas islámicos que pudieran lanzar ataques en Xinjiang. Si esto fracasara, Beijing probablemente redoblaría sus políticas represivas en la región.

Gladney también expresó que un movimiento reaccionario hacia el extremismo islámico que no existía anteriormente se estaba exacerbando por los continuos abusos de derechos del PCCh contra los uigures. Esto es especialmente cierto entre la diáspora uigur, según Gladney, que busca cada vez más el islamismo radical como medio para liberar a los uigures que consideran atrapados en Xinjiang.

“China quiere hacer a los uigures más ‘sinizados’, como ha dicho Xi Jinping”, dijo Gladney. “Esto probablemente los está alejando más fuertemente del dominio chino y construyendo una gran cantidad de resentimiento e ira, particularmente en la diáspora”.

“La mayor parte de la violencia y el resentimiento no se inspiró en el islamismo radical, ni siquiera en la independencia. Se inspiró sobre todo en el deseo de mayores derechos humanos, mayor libertad de expresión”, añadió Gladney. “Esto lleva a estos uigures, que no estaban motivados originalmente por el Islam radical o la yihad, a los brazos de los que sí lo están”, dijo Gladney.

En definitiva, Gladney, Kessler y Lehberger coincidieron en que la creciente amenaza del extremismo y los acontecimientos que se están desarrollando en Afganistán significan que está aumentando la probabilidad de una violencia desastrosa en la región y, con ello, la importancia del nombramiento de Wang en Xinjiang.

“Creo que es solo cuestión de tiempo”, dijo Gladney. “Especialmente en la diáspora, hay muchos llamados recientes entre los uigures a la violencia, a la independencia. Ha habido un flujo de dinero hacia algunos de los grupos más radicales de Asia central, Turquía y el sur de Asia”.

“Esto es como una situación de olla a presión. Cuanto más [el PCCh] la intensifique, más explosiva será la respuesta”, añadió Gladney.

“Me temo que, ante la inminente caída de Kabul, toda la situación de seguridad está empeorando y para todos los implicados”, dijo Lehberger.

“La situación con Estados Unidos y China, así como con Rusia y Pakistán, parece que desde una perspectiva diplomática va a ser muy difícil hacerse camino sin que se produzca un derramamiento de sangre”, dijo Kessler. “Se corre el riesgo de un conflicto mayor”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS