Nuevo programa ayuda a los pediatras a recetar amabilidad

Programa innovador muestra que los pediatras pueden contribuir a un desarrollo infantil saludable fomentando la amabilidad

Por JILL SUTTIE
17 de Abril de 2021 8:16 PM Actualizado: 17 de Abril de 2021 8:16 PM

Cuando los padres llevan a sus hijos al pediatra para que les haga una revisión de bienestar, esperan recibir informes sobre el desarrollo saludable de sus hijos: si están creciendo adecuadamente, si comen y duermen bien o si necesitan vacunas.

Probablemente no esperan obtener una receta de bondad.

Pero en Senders Pediatrics, una clínica privada de Cleveland y una de las 16 entidades beneficiarias de la Iniciativa de Greater Good Science Cente, esto es exactamente lo que reciben los padres. La coordinadora de educación para padres de la clínica, Joan Morgenstern, desarrolló un programa para crear eventos, lecciones y herramientas que promueven la amabilidad. Con base en la evidencia de que la práctica de bondad y objetivos beneficia a los niños, el programa ayuda a los niños a cuidar a los demás y a enriquecerse a sí mismos.

Aunque el programa está en su fase inicial, es un modelo popular entre los padres y los niños, y ha ayudado al personal de Senders Pediatrics, especialmente durante este difícil momento del COVID. Shelly Senders, pediatra fundadora de la clínica, espera que su enfoque en la bondad y el desarrollo del “niño completo” sea un modelo que se pueda replicar más ampliamente.

“Mi objetivo de todo esto es lograr que la Academia Americana de Pediatría respalde el concepto de enseñar la bondad en todas las consultas de pediatría”, dice.

Cómo y por qué motivar a los niños a ayudar a los demás

Hay muchas razones para motivar a los niños a ser amables. Por un lado, ayuda a establecer relaciones positivas, que son importantes para el desarrollo y el éxito en la vida. En términos más generales, la amabilidad es una virtud moral que puede conducir a sociedades más confiadas y cooperativas. Y adoptar la amabilidad como un valor desde una edad temprana puede tener efectos positivos más adelante en la vida.

Cuando los niños son amables, son más felices y tienen menos probabilidad de presentar problemas sociales o de comportamiento. Los niños que hacen cosas buenas por los demás pueden tener un mayor sentido de la acción y del propósito, es decir, ven que sus acciones pueden tener un impacto positivo en el mundo y se sienten más capaces de mejorar las cosas.

Teniendo en cuenta los beneficios para la salud mental, es razonable que los niños que practican la bondad también sean físicamente más sanos. Al menos un estudio descubrió que los adolescentes asignados aleatoriamente a algún voluntariado tenían una función cardiovascular significativamente mejor que los que estaban esperando a ser voluntarios.

Para impulsar el programa de amabilidad de Senders Pediatrics, Morgenstern organizó en 2019 un Día de la Amabilidad en la Comunidad que reunió a cientos de familias en un centro comunitario local. El investigador Stephen Post presentó datos que demuestran que la amabilidad mejora la salud física y mental, y se instalaron puestos donde los niños podían mostrar su trabajo caritativo en la comunidad e inspirar a otros niños a involucrarse y encontrar un objetivo haciendo el bien.

“Nos enfocamos realmente en nuestra comunidad de Cleveland que ya había tomado la iniciativa de involucrarse en el activismo comunitario, el servicio social y el servicio a los demás”, dijo. “El hecho de que los niños fueran los líderes fue probablemente una de las partes más impactantes del programa”.

Según Maurice Elias, investigador de la Universidad de Rutgers que ha sido asesor de Morgenstern y de su programa, el acto fue un éxito a múltiples niveles. Dio a los padres una razón para querer inculcar la bondad a los niños, reivindicó la importancia de las habilidades socio-emocionales y permitió a los niños tomar las riendas.

“Cuando los niños participan en este tipo de actos públicos, aumentan sus habilidades, su autoestima y su confianza; les da un incentivo para aprender a comunicarse mejor”, dice.

Formas en las que Senders Pediatrics fomenta la bondad

Morgenstern proviene de un entorno educativo en el que las virtudes de fomentar el crecimiento social y emocional de los niños se conocen desde hace años. Pero ver esta idea promovida en una clínica pediátrica fue novedoso para ella.

“Pensé: ‘¿No sería extraordinario que los médicos lanzaran este mensaje sobre el aprendizaje social y emocional? Como los médicos transmiten una sensación de autoridad (al menos para algunas personas), eso significa que la gente prestará más atención al mensaje”, dice.

Su idea general fue crear oportunidades para que los niños adquirieran un hábito de amabilidad que pudiera integrarse en sus vidas, a la vez que se destacaba la importancia de la salud. Después del Día de la Bondad, ella elaboró hojas de trabajo, tarjetas de actividades, kits, boletines mensuales y mucho más, todo con el fin de promover estos importantes valores sin estresar al atareado personal pediátrico.

Senders estuvo particularmente entusiasmado con las tarjetas de bondad de Morgenstern, que contenían ideas para practicar la bondad a casi cualquier edad y que se podían repartir en los controles de salud.
“Se puede empezar a los tres, cuatro o cinco años de edad e integrar la amabilidad en la visita periódica de control del niño”, dice.

Desgraciadamente, con la llegada del COVID algunas de las ideas de Morgenstern tuvieron que ser desechadas, incluido el segundo Día de la Amabilidad anual. Pero fue creativa y envió materiales para la elaboración de tarjetas en torno al día de San Valentín, animando a los niños a enviar tarjetas de felicitación a personas de la comunidad a quienes les vendría bien un estímulo, como los equipos de primeros auxilios o los ancianos de las residencias. En diciembre, pidió a los niños que hicieran una buena acción por otra persona, proporcionándoles un “kit de bondad” con más ideas sobre cómo ser amable.

Según Elias, este tipo de actividades tienen éxito porque amplían la idea de los niños sobre la importancia de la bondad en el mundo y revelan las recompensas intrínsecas de ser amable.

“Los niños empiezan a entender que muchas personas necesitan amabilidad”, dice. “Cuando empiezan a pensar en esas personas, y hacen algo amable y reciben una respuesta, eso es increíblemente fortalecedor”.

Por qué Senders puede tener algo de razón

Aunque no se sabe hasta qué punto el programa de Senders puede cambiar la cultura de toda una comunidad, ha sido bien recibido por los padres cuyos hijos han participado.

Después de asistir al Día de la Bondad, Garett, un paciente de 7 años de la Pediatría de Senders, se animó a solicitar una beca “B.E.E. Kind” que la clínica diseñó y con la que se pagó la creación de un “Rincón de la Bondad” en su escuela. Él y su madre, Shelly Hyland, compraron libros sobre bondad, pusieron notas Post-it en la biblioteca del colegio donde los niños podían dejarse mensajes de bondad unos a otros, y crearon un carrito de refrigerios para aquellos que no podían costearse la comida escolar.

“Pude enseñarle a mi hijo a escribir propuestas para conseguir el dinero y los materiales necesarios para apoyar ideas y causas que le apasionan”, dice Hyland. “Aprendió que podía hacer la diferencia con una simple idea, ¡aunque solo tuviera 7 años!”.

¿Ha hecho la diferencia en la vida de su hijo? Hyland cree que sí.

“Creo que enfocarse en la bondad le ha permitido a mi hijo leer las emociones de los demás y tener empatía”, dice. “Su idea y ejecución del Rincón de la Bondad atrajo el apoyo de la escuela y de la comunidad, y todo esto tuvo un impacto positivo en los demás”.

Otra madre, Chrishawndra Matthews, descubrió que el interés de su hijo Derrick por la alfabetización de los niños de su comunidad se benefició de su participación en el Día de la Bondad, donde instaló un puesto. No solo se premió su trabajo, sino también pudo transmitir su mensaje a los demás.

“Habló de la importancia de la lectura y de compartió con los niños sobre cómo se pueden convertir en lectores más fuertes”, dice Matthews.

“Me encantó que, en el Día de la Bondad, no se tratara solo de gente de los barrios periféricos; se invitó a otras comunidades y hubo diversidad”, dice Matthews, fundador de Literacy in the Hood, una organización que proporciona libros a las comunidades desfavorecidas.

Matthews estaba especialmente contenta de que Senders Pediatrics atrajera a participantes del barrio de bajos ingresos donde ella y su hijo viven, reconociendo que son los expertos en cómo ayudar mejor a su comunidad. Y añadió que es importante que las iniciativas de bondad empoderen a las personas que pueden sentirse privadas de derechos.

Estas historias individuales no solo son alentadoras, sino que reflejan cómo la bondad puede ser contagiosa y buena para todos”. Senders espera que el programa sea examinado por los investigadores para validar lo que están viendo a través de la experiencia.

Matthew Lee, un investigador de Harvard que es coautor de un estudio sobre los beneficios para la salud física de ser voluntario (en adultos) y dirige la investigación en el Programa de Prosperidad Humana, está interesado en hacer precisamente eso. Aprecia el enfoque de Senders Pediatrics sobre el bienestar integral del niño.

“Cuando un niño va a ver al médico, no debería tratarse solo de tomar sus signos vitales en un sentido estrecho y biofísico”, dice. “Los médicos deberían hablar de cómo la amabilidad se relaciona con la salud general, que incluye el bienestar físico, claro, pero también su bienestar mental y su pleno desarrollo”.

Senders cree que la iniciativa de amabilidad no solo ayuda a los niños a desarrollar su carácter moral, sino que también les hace perder el miedo a ir al médico, facilitando el trabajo del personal. Antes de la llegada de COVID, la clínica tenía un gimnasio en la sala de espera para que los niños jugaran, lo que creaba un ambiente alegre y acogedor para los niños. Ahora tienen un programa de amabilidad, que hace prácticamente lo mismo.

“Empezó como algo pequeño, pero se ha convertido en una parte integral de nuestro funcionamiento en la consulta”, dice Senders. “Realmente ha cambiado nuestra forma de practicar la medicina”.

Jill Suttie, doctora en psicología, es la antigua editora de reseñas de libros de Greater Good y ahora es escritora y editora colaboradora de la revista. Obtuvo su doctorado en psicología por la Universidad de San Francisco en 1998 y fue psicóloga en la práctica privada antes de llegar a Greater Good.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.