Nuevo RAV4 TRD Off-Road, para aventuras… pero sin excesos

Por Roger Rivero
14 de Septiembre de 2020
Actualizado: 14 de Septiembre de 2020

Si en algún momento le ha “puesto un ojo” a uno de los utilitarios más exitosos de Toyota, créame que no está solo. El RAV4 es uno de los modelos más exitosos del fabricante, y en número de ventas se sienta apacible en la meta para contemplar a sus competidores, aún rezagados en la carrera. El CR-V de Honda es su más cercano competidor, y le separan más de cincuenta mil unidades de los 448,071 RAV4 que vendió Toyota en el 2019, y eso solo en Estados Unidos.

Toyota no parece satisfecha con el éxito, y para demostrarlo, agrega este año una nueva opción a las seis ya existentes del RAV4. Se trata del 2020 Toyota RAV4 TRD Off-Road, que probamos esta semana. Considerado el más capaz de los RAV4, está pensado para aventuras fuera de la carretera, y aunque su aspecto luce la robustez necesaria, tendríamos que llevarlo a los senderos intrincados para comprobar si como, se dicen en inglés, puede “walk the talk” o convertir las palabras en hechos.

Desde afuera y por dentro

El RAV4 fue completamente rediseñado el pasado año al llegar a su quinta generación, y esta versión RAV4 TRD Off-Road exalta aún más el estilo fornido del SUV, con neumáticos todo terreno, guardabarros moderadamente más anchos, parachoque de mayor tamaño, rieles elevados en el techo, y un trabajo de pintura de dos tonos opcional que le otorgan una elegancia posiblemente no superada por otro rival. Recibí algún que otro elogio de conocidos, incluyendo el de alguien que encontró semejanzas sutiles con el legendario Toyota FJ Cruiser.

En el interior el diseño enfatiza la función sobre la forma. Con el rediseño del año pasado, Toyota hizo un excelente trabajo mejorando los materiales y optimizando el espacio interior. Cuando te adentras por primera vez en el RAV4 y te colocas tras el volante, la percepción es muy agradable, acentuada sobre todo por los asientos, que gozan de excelente soporte y sujeción lateral. Los asientos de mi auto de prueba venían cubiertos con SofTex, un material de piel sintética que no solo se ve y se siente bien, sino que tiene apariencia lujosa.

Los modelos TRD Off-Road traen tapetes de goma sobre todas las alfombras para protegerlos contra el agua o lodo que pueda venir en los zapatos.

El asiento trasero también es cómodo y con buen espacio para las piernas. Los pasajeros agradecerán los paneles suaves del respaldo de los asientos, que se replican de los asientos delanteros. Hay mucho espacio para las piernas, y los que allí viajen -sobre todo si son jóvenes- agradecerán dos puertos USB para carga y rejillas de ventilación traseras. Tras este asiento el espacio es sustancial, rondando los 37.5 pies cúbicos para transportar carga.

En el interior encontramos insignias de TRD de color rojo en lugares prominentes, como las cubiertas de goma antes mencionadas o en los reposacabezas de los asientos. Hay costuras y algunos ribetes de color rojo, que sirven de adorno y también de animación a un interior que, por demás, es algo oscuro.

Equipamiento y seguridad

Toyota Safety Sense 2.0 viene de forma estándar en todos los modelos RAV4 del 2020. Incluye control de crucero adaptativo, advertencia de colisión frontal con detección de peatones y ciclistas, frenado automático de emergencia y advertencia de cambio de carril con asistencia para mantenerse en el carril.

El monitoreo de punto ciego con alerta de tráfico cruzado trasero, control de crucero adaptativo o luces altas automáticas también están incluidos en toda la gama, con la excepción del modelo LE básico.

La conectividad está garantizada, con compatibilidad para Android Auto, Apple CarPlay y Amazon Alexa. Android, que es el sistema que yo utilizo, ha llegado con retraso a Toyota, y he tenido algún que otro contratiempo usándolo en otros modelos que he probado este año. Por fortuna, debo admitir que en el 2020 RAV4 TRD Off-Road he podido utilizar Android Auto en toda su extensión sin el más mínimo conflicto.

El sistema de info-entretenimiento no es atractivo ni vistoso, con gráficos que se ven anticuados, pero funcionalmente responde bien. Está flanqueado por botones para las principales ejecuciones, y los botones de audio y clima vienen forrados en una cubierta de goma de aspecto fuerte y agradables al tacto.

En la carretera

Mecánicamente y en cuanto a la conducción, no hay diferencias con la versión regular del RAV4. El rediseño del pasado año con la plataforma TNGA agregó mayor compostura en la carretera, que, unidos a una dirección más precisa y suspensión mejorada, derivan en un auto de mejor manejo.

El motor de 4 cilindros y 2.5L es más que adecuado para la tarea que se le asigna. Con sus 203 caballos de potencia y un par máximo de 184 libras pies de torque, no mostró evidencias de falta de potencia durante nuestra prueba. La transmisión automática de 8 velocidades también se comportó correctamente, demostrando ser algo más ágil en el modo Sport que cuando se conduce en los modos Eco o Normal. Un atributo que me sorprendió fue la nota del escape del RAV4. El sonido ronco y natural del motor es una suma bienvenida, para los que decidan dejar el volumen del audio en cero por algún rato.

La economía de combustible es encomiable, pero no la mejor de su segmento. El 2020 RAV4 rinde 27 millas por galón en manejo combinado (8.71 litros cada 100km) aunque en mi prueba quedó algo por debajo de este número, quizás por el uso continuado de manejo en modo Sport.

La diferencia de precio entre un RAV4 regular y esta versión TRD Off-Road no es poca. Su precio de base de $35,180 es el más alto de cualquier RAV4.  Nuestro vehículo de prueba exhibía $42,507 dólares en la pegatina -muy bien equipado, eso sí- pero una cifra que hará pensar a más de un comprador.

Por ese precio esperaría que el TRD Off-Road venga repleto de características que ningún otro RAV4 tiene. Sería bueno recordar que un acabado inferior, el RAV4 Adventure, posee la misma altura del suero, -8.6 pulgadas- e iguales ángulos de holgura para entrar o salir de desproporciones grandes del terreno, e incluso los mismos modos de tracción.

Reconozcamos que en el TRD Off-Road adicionan neumáticos más agresivos Falken Wildpeaks, llantas mayores de 18 pulgadas, y una suspensión mejorada con amortiguadores rojos de doble tubo con nuevas válvulas, enfocados especialmente en el off-road. Una ventaja clave que tiene la RAV4 sobre muchos de sus competidores con tracción total es el sistema de tracción en las cuatro ruedas Dynamic Torque Vectoring de Toyota. Este sistema viene de serie en el RAV4 TRD Off-Road 2020 y permite una distribución de potencia de 50/50 de adelante hacia atrás cuando sea necesario.

A pesar de todo esto, antes de adentrarse en caminos desconocidos que sean demasiado irregulares, tenga en cuenta que el RAV4 TRD Off-Road adolece de placa protectora bajo el motor, bloqueador del diferencial trasero o ganchos de remolque por si queda atascado, elementos todos necesarios para una experiencia off road de nivel medio alto.

Para escoger

Como antes señalamos, con la introducción este año del TRD Off-Road son siete las alternativas para hacerse con un RAV4. El más barato es el LE, con precio razonable de $25,850. Le siguen el XLE en los $ 27,145, XLE Premium con precio de entrada de $29,850, RAV4 Adventure por $32,955, Limited en los $34,380 y el que probamos esta semana, un RAV4 TRD Off-Road, con precio inicial de $35,180. No olvidemos que el RAV4 también tiene una versión híbrida.

Varios paquetes adicionales están disponibles para mejorar algunos de estos acabados, como el de conveniencia por $1,265, tecnología por $1,025 o el de clima frío por $1,075.

Competencia no lo falta al RAV4 regular, sin embargo, esta versión TRD Off-Road tiene menos adversarios. Entre ellos destacan el Subaru Forester, Jeep Grand Cherokee o el Jeep Compass.

Concluyendo

Aun cuando el RAV4 TRD Off-Road es un todoterreno capaz, no crea que estamos en presencia de un “mini” Toyota 4Runner. Hay un atractivo real en este crossover que es fácil de manejar, con excelente y amplio interior y buena reputación de confiabilidad. Para los que busquen un SUV que los pueda sacar de un apuro en la nieve o arena, o para andar por terrenos secundarios, recomendaríamos el RAV4 Adventure, por ser capaz para estos menesteres y tener menor precio.

Es cierto que el RAV4 TRD Off Road tiene más capacidad para los senderos que la Adventure, pero no olvidemos que algunas de sus limitaciones no lo convierten en un verdadero “Off Roader” y que en última instancia, es el más caro de los RAV4, si descontamos la versión híbrida Limited.

TE RECOMENDAMOS