Nuevos “Archivos de Twitter” muestran que la empresa ocultó información sobre COVID de médicos y expertos

Por Jack Phillips
26 de Diciembre de 2022 1:55 PM Actualizado: 26 de Diciembre de 2022 1:55 PM

Twitter pareció sucumbir a la presión de los funcionarios federales para moderar el contenido en torno al COVID-19, incluido el bloquear un posteo de un excientífico de Harvard que ofreció comentarios que criticaban las vacunas contra el COVID-19 en 2021, según la última entrega de los “Archivos de Twitter” respaldados por Elon Musk y publicados el lunes por la mañana.

Los correos electrónicos internos publicados por el periodista David Zweig muestran que hubo “innumerables casos” de posteos en Twitter que fueron eliminados o etiquetados como “engañosos” porque diferían de las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE. UU. o de las “opiniones del establishment” en torno al COVID-19 o las vacunas.

En un caso, según correos electrónicos internos, un moderador de Twitter marcó un posteo del exprofesor de la Facultad de Medicina de Harvard Martin Kulldorff porque infringía la política de desinformación sobre el COVID-19 de la empresa de redes sociales y afirmó que estaba posteando “información falsa”. Cuando la empresa tomó medidas contra su posteo, lo etiquetó de “engañoso” y desactivó todos los “me gusta” y respuestas, lo que impidió que se compartiera más ampliamente.

El médico Andrew Bostom, de Rhode Island, también fue objeto de una suspensión permanente por parte de Twitter tras recibir varias “infracciones” por infringir las condiciones de servicio de la red social en relación con el COVID-19. Una captura de pantalla de los archivos de registro internos de la empresa mostraba que solo una de las cinco infracciones era válida, y eso solo ocurrió después de que el abogado de Bostom se pusiera en contacto con Twitter.

“Uno de los tuits de Bostom que todavía infringía la ley citaba datos legítimos pero inconvenientes para la narrativa de la salud pública sobre los riesgos de la gripe frente al Covid en los niños”, escribió Zweig. El hecho de que este tuit no solo fuera marcado por un bot, sino que su infracción fuera confirmada manualmente por un miembro del personal es revelador tanto del sesgo algorítmico como humano en juego. La cuenta de Bostom estuvo suspendida durante meses y finalmente fue restaurada el día de Navidad”.

“El gobierno de Estados Unidos presionó a Twitter y a otras plataformas de redes sociales para promover ciertos contenidos y suprimir otros sobre el COVID-19”, escribió también Zweig, añadiendo que cuando la actual administración asumió el poder el año pasado, “una de sus primeras peticiones de reunión con ejecutivos de Twitter fue sobre el COVID”. El tema central, en concreto, eran las “cuentas antivacunas”, según muestran correos electrónicos internos.

Epoch Times Photo
De izquierda a derecha, Martin Kulldorff, catedrático de Medicina de la Facultad de Medicina de Harvard, Sunetra Gupta, catedrática de Epidemiología Teórica de la Universidad de Oxford, y Jay Bhattacharya, catedrático de Medicina de la Universidad de Stanford, en el Instituto Americano de Investigación Económica, en Massachusetts, el 3 de octubre de 2020. (Cortesía del Instituto Americano de Investigación Económica)

Pero Twitter, según la última parte de archivos, no cooperó plenamente con las demandas de la Administración Biden.

“Una extensa revisión de las comunicaciones internas de la compañía reveló que los empleados debatían a menudo casos de moderación con gran detalle, y con más cuidado del que mostró el gobierno hacia la libertad de expresión”, escribió Zweig.

Un resumen de las reuniones facilitado por la responsable de políticas públicas de Twitter, Lauren Culbertson, mostraba que algunos funcionarios de la Casa Blanca estaban “muy enfadados” porque Twitter no bloqueaba suficientes cuentas y advertían a la empresa de que hiciera más.

“Pero Twitter sí suprimió opiniones —muchas de médicos y expertos científicos— que entraban en conflicto con las posiciones oficiales de la Casa Blanca”, escribió el periodista, aunque no aportó pruebas. “Como resultado, se perdieron hallazgos y preguntas legítimas que habrían ampliado el debate público”.

Posteos de Trump

Muchos de los posteos del presidente Donald Trump en Twitter en la época de la pandemia, mientras tanto, fueron objeto de una serie de debates y disputas internas, según el reporte de Zweig.

En un correo electrónico, el entonces abogado general de Twitter James Baker —que anteriormente estuvo involucrado en la investigación del Huracán Crossfire cuando trabajaba para el FBI— preguntó al ex jefe de seguridad de Twitter, Yoel Roth, por qué el posteo de Trump diciendo “no tengan miedo del COVID” en octubre de 2020 no fue marcado o retirado. Roth respondió diciendo que hacer una “declaración optimista” sobre el virus no era desinformación.

“En resumen”, respondió Roth, “este tuit es una declaración optimista general” que no “incita a la gente a hacer algo dañino, ni recomienda no tomar precauciones o seguir las directrices de la máscara (u otras directrices)”, según el correo electrónico publicado recientemente. Baker fue “expulsado” de Twitter por Musk a principios de este mes después de que se revelara que estaba revisando en secreto los archivos internos de Twitter antes de que Musk los enviara a Zweig y a otros periodistas para su publicación.

Revelaciones anteriores

Desde principios de diciembre, otros periodistas independientes recibieron de Musk comunicaciones internas que tuvieron lugar durante la anterior dirección de Twitter. En ellas se mostraba cómo la compañía colocaba a ciertas personas en listas negras secretas, debates internos sobre cómo tratar la cuenta de Trump antes de que fuera suspendida en enero de 2021 y cómo algunos funcionarios del FBI habían señalado ciertas cuentas a empleados de Twitter a través de canales secundarios.

En un momento dado, en octubre de 2020, el FBI y otras agencias de inteligencia llevaron a cabo un “esfuerzo organizado” dirigido a altos ejecutivos de Twitter para desacreditar la información procedente de la laptop de Hunter Biden antes y después de su publicación.

En respuesta, el FBI dijo a Fox News que los últimos informes muestran que no hubo mala conducta por parte de los funcionarios de la oficina. Y, dijo, “el FBI proporciona información crítica al sector privado en un esfuerzo para permitirles protegerse a sí mismos y a sus clientes”.

“Los hombres y mujeres del FBI trabajan cada día para proteger al público estadounidense”, continuaba el comunicado. “Es lamentable que los teóricos de la conspiración y otros estén alimentando al público estadounidense con desinformación con el único propósito de intentar desacreditar a la agencia”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.