Occidente refuerza inversión en infraestructura mundial en intento de contrarrestar BRI de China

Por Rachel Brooks
05 de Agosto de 2021
Actualizado: 05 de Agosto de 2021

Análisis de noticias

Las naciones occidentales están aumentando la cooperación mundial en materia de infraestructura en un intento de contrarrestar el enorme proyecto de la “Nueva Ruta de la Seda” de Beijing, también conocido como la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Mientras las democracias aliadas reevalúan su compromiso con los planes de inversión en infraestructura, los expertos advierten de que sus presupuestos son insignificantes en comparación con el gasto en infraestructuras a nivel mundial de Beijing.

El líder chino Xi Jinping ha gastado espléndidamente en infraestructuras internacionales durante su tiempo en el poder. Esto forma parte de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés), una política promulgada por Xi para transformar la economía china en una superpotencia mundial. El objetivo es conectar Asia, Oriente Medio, Europa y África mediante una red de carreteras, ferrocarriles y puertos.

La inversión de Xi en la BRI no tiene igual al compararla con los esfuerzos de gasto de otras naciones.

“Para Xi, la financiación de la BRI casi no ha conocido límites, ya que la lógica es inversa: cuantos más proyectos se financien, mayor será la magnitud de la BRI, más ventajosa para Xi, el PCCh y China”, declaró a The Epoch Times Benjamin Barton, experto en relaciones internacionales del departamento de política de la Universidad de Nottingham, Malasia.

Beijing ha superado a las alternativas occidentales en el sector de las infraestructuras, y es ahora el competidor dominante en un mercado de baja competencia, dijo Barton. Su estrategia de inversión a largo plazo, dijo, consiste en establecer una fuerte posición en el tercer mundo.

Los proyectos de desarrollo renovados recientemente por la UE demuestran que aún le queda camino por recorrer antes de igualar los esfuerzos de Beijing, señaló Barton.

A principios de este año, la UE se comprometió a relanzar el programa Connecting Europe Facility (CEF), que pretende conectar las redes europeas de transporte, telecomunicaciones y energía.

“La promesa de 30,000 millones de euros a lo largo de seis años es impresionante, pero palidece en comparación con algunos proyectos individuales de la BRI”, dijo Barton.

Las cifras en dólares ponen en contexto este esfuerzo desproporcionado.

Las inversiones del régimen chino en la BRI en el extranjero en 2020, en medio de la pandemia mundial, se estimaron en un informe de Green BRI investment Center en 47,000 millones de dólares (pdf).

Se trata de un descenso respecto a las inversiones del año anterior, que se estimaron en un 54% más, con unos 73,790 millones de dólares. La cifra estimada de inversiones de la BRI en 2018 osciló entre 1 y 8 billones de dólares.

En términos de dólares reales, las inversiones occidentales en infraestructuras, incluso las que ascienden a billones, son limitadas en comparación con el fastuoso gasto del Partido Comunista Chino (PCCh).

Occidente se centra en la transparencia y la construcción ecológica

Las alternativas occidentales a la BRI se han centrado en proyectos transparentes y planes de construcción ecológica.

Esta promesa de transparencia es un intento de contrarrestar la “diplomacia de la trampa de la deuda” de Beijing. La BRI ha suscitado crecientes críticas en Occidente por su papel a la hora de endosar a los países en desarrollo con cargas de deuda insostenibles.

Mientras tanto, el G7 ha hecho de la sostenibilidad un punto central de su iniciativa, un punto de diferencia con Beijing, según Mario Holzer, director ejecutivo del Instituto de Estudios Económicos Internacionales de Viena.

“Este no es todavía el enfoque de la BRI, que hasta cierto punto también está ahí para emplear el exceso de capacidad china”, dijo Holzer a The Epoch Times.

Según Barton, a medida que se forman alianzas alternativas, éstas se enfrentan a los retos del mercado, especialmente los que plantea la posición dominante de Beijing en un mercado de desarrollo altamente competitivo.

“Los actores chinos de las infraestructuras (empresas estatales, bancos políticos, ingenieros y trabajadores) se sitúan en la cima de un modelo de negocio muy competitivo, capaz de ofrecer un paquete completo, una financiación relativamente competitiva (alta en la asunción de riesgos y considerablemente baja en los requisitos), un tiempo de ejecución rápido, la experiencia y la mano de obra rentable para llevar a cabo los proyectos”, dijo Barton.

Añadió que las democracias aportan menor conveniencia a corto plazo a través del modelo de desarrollo respetuoso con el clima que anuncian.

“Las iniciativas procedentes de Occidente, en mi opinión, no tienen tanto peso porque, aunque puedan ser más sostenibles, planas y transparentes, a menudo no satisfacen la aguda demanda a corto plazo en los mercados de infraestructuras del hemisferio sur”, dijo Barton.

En el caso del plan CEF de la UE, Barton sugirió que, en lugar de desafiar directamente la BRI de Beijing, la UE podría limitar su enfoque a un conjunto más limitado de objetivos.

“Aunque todavía es muy pronto y los términos exactos del CEF merecen una evaluación más detallada, dudo que los responsables de la toma de decisiones lo hayan previsto como un medio para encajar con la BRI”, dijo Barton.

Hasta cierto punto, las democracias aliadas parecen estar ya haciendo esto, presentando sus iniciativas como alternativas limpias a los proyectos de altas emisiones patrocinados por Beijing.

Mientras tanto, Beijing parece estar respondiendo a las críticas occidentales con un intento de cambiar la imagen de su BRI.

Por ejemplo, en julio, la escuela de negocios de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong (HKUST) publicó unos anuncios pagados en el South China Morning Post en los que se hacía hincapié en la necesidad de que el PCCh impulsara un discurso positivo de la BRI para poder ganarse “los corazones y las mentes” de los países.

Los autores del contenido patrocinado, profesores de negocios de la HKUST, escribieron que Beijing debe “ganar la batalla de los discursos” promoviendo la BRI como una iniciativa bondadosa que beneficia a todo el mundo, no solo a China. “Debe moldear un futuro abierto, accesible y participativo, en el que los beneficios se compartan, no se acaparen”, escribieron.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS