8 alimentos para revertir la resistencia a la insulina

26 de Abril de 2017 Actualizado: 22 de Marzo de 2019

Más de 80 millones de estadounidenses tienen resistencia a la insulina, que los puede conducir a la diabetes.

La hormona de insulina dirige sus células a abrirse y tomar la glucosa de la sangre. Con resistencia a la insulina, sus células se vuelven insensibles a ésta. Ellas ignoran las instrucciones para abrirse y tomar la glucosa. Su cuerpo sigue produciendo más insulina para tratar de conseguir que se reciba el mensaje, pero eso no funciona. Y sus niveles de insulina se elevan cada vez más.

Esos niveles crónicamente elevados de insulina causan un aumento rápido de peso, envejecimiento prematuro, presión arterial alta, enfermedades del corazón, y riesgos más altos de cáncer. Con el tiempo, ellos conducen a la diabetes tipo 2.

Como regla general se puede decir que cuanto mayor es la cantidad de grasa en el cuerpo, mayor es la resistencia de las células normalmente sensibles a insulina a la acción de la misma.

El doctor Dr. Ananya Mandal señala que en los primeros tiempos de la resistencia a la insulina, los síntomas no son evidentes, pero cuando se desarrolla la diabetes tipo 2, los síntomas pueden incluir:

  • Un nivel de azúcar en sangre aumentado puede causar aumento de sed y hambre, y excreción frecuente de una gran cantidad de orina.
  • Debilidad y fatiga inexplicada.
  • Dificultad en la concentración y vigor mental pobre. Un individuo puede estar soñoliento durante el día. Esto lo puede causar por la resistencia a la insulina o por levantarse en la noche por la necesidad de orinar. Normalmente la somnolencia es más pronunciada después de una comida que sea rica en hidratos de carbono.
  • Exceso de peso u obesidad. El consumo de una gran cantidad de hidratos de carbono puede llevar a la resistencia a la insulina y los individuos con la condición pueden ser obesos. Además el exceso de peso es generalmente difícil de revertir. La grasa se sitúa alrededor de los órganos abdominales.
  • El exceso de hidratos de carbono en la dieta puede también causar otros síntomas tales como hinchazón, flatulencia, estreñimiento, diarrea y náuseas.
  • Altos niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
  • Pueden aparecer zonas oscuras en la piel del cuello. También pueden estar presentes en los codos o las axilas.
  • Aumento de la presión arterial.

La dieta para combatir la resistencia a la insulina generalmente consiste en alimentos que son bajos en azúcar, glucosa y grasas. Hierbas, especias y alimentos son su primera línea de defensa. Aquí hay ocho de ellos que pueden ayudarle a restaurar y mantener la sensibilidad de sus células a la insulina.

1. Cúrcuma: 100% eficaz para prevenir la diabetes

Cúrcuma
Cúrcuma, un aliado para prevenir la diabetes tipo 2. (Shutterstock*)

Un estudio hecho en 2009 encontró que la curcumina, un compuesto activo que se encuentra en la cúrcuma, era de 500 a 100.000 veces más eficaz que la metaformina de medicamentos recetados para activar la aceptación de la glucosa.

En otro estudio de 240 adultos pre-diabéticos, los pacientes recibieron 250 miligramos de curcumina o un placebo diario. Después de nueve meses, ninguno de los que tomó curcumina desarrolló diabetes, pero sí ocurrió en el 16,4% del grupo que tomó placebo. En otras palabras, la curcumina fue 100% eficaz en la prevención de diabetes tipo 2.

2. Jengibre: en ayunas, la glucosa de la sangre baja en un 10,5%

En un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo en 88 diabéticos divididos en dos grupos, cada día un grupo recibió un placebo, mientras que el otro recibió tres cápsulas de un gramo de jengibre en polvo. Después de ocho semanas, el grupo que tomó jengibre en ayunas, redujo el nivel de azúcar en la sangre en un 10,5%. Pero el grupo del placebo en ayunas, aumentó su nivel de azúcar en la sangre en un 21%. Además, el grupo que tomó el jengibre, aumentó significativamente su sensibilidad a la insulina.

En otro estudio, los investigadores demostraron que 1.600 mg diarios de jengibre mejora ocho indicadores de diabetes, incluyendo la sensibilidad a la insulina. Muchos otros estudios demuestran el valor del jengibre para la diabetes.

3. Canela: menos de la mitad de una cucharadita al día reduce los niveles de azúcar en la sangre

La canela es una de las especias más antiguas y populares. Ha sido utilizada durante miles de años por su aroma y sus cualidades medicinales.

La canela demostró normalizar los niveles de azúcar en la sangre, en diabéticos tipo 2, mejorando la capacidad de respuesta a la insulina. Un meta análisis de ocho estudios clínicos en la sangre, demostró que la canela o extractos de canela disminuyen los niveles de glucosa en la sangre.

La canela, trabaja en parte desacelerando la tasa a la que el estómago se vacía después de comer. En un estudio, los participantes comieron alrededor de una taza de arroz con leche, con y sin una cucharadita de canela. A quienes se les añadió canela se les desaceleró la tasa de vaciado del estómago del 37% al 34,5% y se redujo significativamente el aumento en los niveles de azúcar en la sangre. Mucho menos de la mitad de una cucharadita diaria reduce niveles de azúcar en la sangre en los diabéticos tipo 2.

4. Extracto de hojas de oliva: resultados comparables a la metaformina

Investigadores de la Universidad de Auckland demostraron que el extracto de la hoja de oliva disminuye la sensibilidad a la insulina.

En un estudio al azar, doble ciego, controlado con placebo, 46 hombres con sobrepeso fueron divididos en dos grupos. Un grupo recibió cápsulas que contienen extracto de hojas de oliva, y el otro grupo recibió un placebo. Después de 12 semanas, el grupo que usó el extracto con hojas de oliva redujo la resistencia a la insulina en un promedio del 15%. También aumentó en un 28% la productividad en sus células productoras de insulina en el páncreas.

Los investigadores observaron que la suplementación con extracto de hojas de oliva dio resultados “comparables a la terapia diabética común (especialmente la metaformina)”.

5. Las bayas reducen el pico de insulina después de las comidas

Los estudios demuestran que el cuerpo necesita menos insulina para mantener el equilibrio de azúcar después de una comida, si también se come bayas. En un estudio de mujeres sanas en Finlandia, se pidió a las participantes comer pan blanco y de centeno, con o sin puré de una selección de diferentes bayas. El almidón en el pan solamente eleva los niveles de glucosa después de las comidas. Pero los investigadores encontraron que al añadir bayas al pan, eso redujo significativamente el pico de insulina después de las comidas.

Fresas, arándanos, arándanos rojos, y chokeberries (aronia), fueron efectivos.

6. Semillas Negras (Nigella sativa): tan sólo dos gramos reducen la resistencia a la insulina

En un estudio en 94 pacientes diabéticos, los investigadores prescribieron indistintamente ya sea 1, 2 o 3 gramos al día de cápsulas de Nigella sativa. Encontraron que la dosis de 2 gramos al día en ayunas de la semilla negra redujo significativamente la glucosa en la sangre, y la resistencia a la insulina. La dosis más alta de 3 gramos por día no dio lugar a beneficios adicionales.

Debido a sus propiedades curativas, las semillas negras han sido atesoradas por miles de años. A veces se refieren a ellas como cilantro romano, sésamo negro, comino negro, y alcaravea negra. Ha sido llamado el remedio para todo, menos para la muerte.

7. La espirulina aumenta la sensibilidad a la insulina en un 225%

En un estudio aleatorio de pacientes resistentes a la insulina, los investigadores compararon el poder de la espirulina y la soja para controlar los niveles de insulina. Ellos asignaron a 17 pacientes para recibir 19 gramos diarios de espirulina. Otros 16 pacientes recibieron 19 gramos de soja. Después de ocho semanas, el grupo de espirulina aumentó al 224,7% el promedio de sensibilidad a la insulina, mientras que el grupo de soja aumentó su sensibilidad a la insulina en un 60%.

Además, el 100% del grupo de espirulina mejoró su sensibilidad a la insulina, mientras que el grupo de soja sólo mejoró el 69%.

8. La berberina es tan buena como tres diferentes medicamentos para la diabetes

La berberina es un compuesto amargo que se encuentra en las raíces de varias plantas, incluyendo el sello de oro, agracejo y la uva de Oregón. Los estudios demuestran que es tan bueno como los medicamentos recetados para la diabetes.

Investigadores chinos compararon la berberina con la metaformina en un estudio piloto en 36 pacientes. Encontraron que la berberina en sólo tres meses redujo los niveles de azúcar en la sangre, tan bien como la metaformina. Los pacientes también disminuyeron significativamente sus niveles de glucosa en la sangre al tomarla en ayunas, y después de las comidas.

En el mismo estudio, los investigadores dieron a tomar berberina a 48 diabéticos durante tres meses. Después de sólo una semana, la berberina bajó los niveles de glucosa en la sangre tanto en ayunas como después de las comidas. Además, su resistencia a la insulina se redujo al 45%.

Otros investigadores llevaron a cabo un meta-análisis de 14 estudios en 1.068 participantes. Encontraron que la berberina era tan efectiva como la metaformina, glipizida y rosiglitazona. Esos son tres de los principales medicamentos para la diabetes en el mercado. Y la berberina no tiene efectos secundarios graves.

Este artículo originalmente fue publicado en www.GreenMedInfo.com. 

* Imagen de “canela, arándanos y jengibre” a través de Shutterstock

TE RECOMENDAMOS