Ómicron es el ‘primer rayo de luz’ de un COVID-19 más leve y endémico: Científico británico

Por Naveen Athrappully
10 de Enero de 2022 11:05 AM Actualizado: 10 de Enero de 2022 11:05 AM

Un médico británico pronosticó que el COVID-19 se volvería menos grave y endémico, y dijo que la variante ómicron, altamente transmisible pero más leve, es el comienzo del proceso.

“Lo que podría ocurrir en el futuro es que se vea la aparición de una nueva variante que sea menos grave y, en última instancia, a largo plazo, lo que ocurre es que el COVID-19 se vuelve endémico y se tiene una versión menos grave. Es muy similar al resfriado común con el que hemos convivido durante muchos años”, declaró el sábado a Times Radio el Dr. Mike Tildesley, miembro del Grupo Científico de Influenza Pandémica sobre Modelización (Spi-M) y profesor de la Universidad de Warwick.

Tildesley dijo que la última variante es diferente de la variante Delta anterior, pero que no se ha llegado al momento de la normalidad. “Todavía no hemos llegado allí, pero posiblemente ómicron sea el primer rayo de luz que sugiere que eso puede suceder a largo plazo. Es, por supuesto, mucho más transmisible que Delta, lo cual es preocupante, pero mucho menos grave”.

Se ha descubierto que la inmunidad natural ofrece una mejor protección contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) que las vacunas, según un estudio israelí en el que participaron alrededor de 5.7 millones de personas. La teoría es que una versión altamente transmisible del virus infectaría a las personas rápidamente, pero dejaría atrás una población más resistente.

Tildesley agregó: “Con suerte, a medida que avanzamos más hacia la primavera con la variante ómicron… COVID se empezará a manifestar como una enfermedad endémica y muchas más personas vulnerables estarán protegidas. Cualquier variante que surja que sea menos severa, en última instancia, a largo plazo, es la situación más deseable”.

Tildesley señaló la estabilización del número de casos en Londres y la disminución de las hospitalizaciones, como señales alentadoras de que la situación puede estar comenzando a cambiar.

El 9 de enero, la cantidad de casos nuevos en Inglaterra fue de 121,228 contagios con un promedio de siete días de 140,256, lo que representa un aumento de más del 200 por ciento desde el 14 de diciembre, cuando comenzó el pico y el promedio de siete días fue de 45,489 casos.

Sin embargo, el número de muertes no solo no aumentó en proporción al número de casos, sino que en realidad disminuyó. El 14 de diciembre, el número de muertes fue de 138, con un promedio de siete días de 95 en Inglaterra, mientras que el 9 de enero fue de 84, con un promedio de siete días de 164 decesos.

De manera similar, en Estados Unidos hubo un aumento de más del 450 por ciento desde el 14 de diciembre, cuando el promedio de siete días fue de 119,379 y 668,497 el 7 de enero, mientras que el número de muertes registró un cambio mucho menor con un promedio de 1143 el 14 de diciembre a 1513 decesos el 7 de enero.

“En el lado más positivo, para que no suene todo a pesimismo, lo que observamos es que la permanencia en el hospital de los pacientes contagiados parece ser en promedio más corta, lo cual es una buena noticia, los síntomas parecen ser un poco más leves, así que esto es lo que estamos viendo de manera consistente con la variante ómicron”, agregó Tildesley.

Según estudios preliminares, es mucho más probable que ómicron infecte la garganta en comparación con los pulmones, lo que lo hace menos mortal, pero más infeccioso. Un estudio previo basado en animales, realizado por investigadores del Grupo de Investigación de Virología Molecular de la Universidad de Liverpool, dijo que los ratones infectados con ómicron pierden menos peso, experimentan una neumonía más leve y tienen menos cargas virales.

“Es una pieza del rompecabezas”, dijo el profesor James Stewart, según The Guardian. “El modelo animal sugiere que la enfermedad es menos grave que Delta y que el virus original de Wuhan. Parece desaparecer más rápido y los animales se recuperaron más rápidamente, y eso se relaciona con los datos clínicos que llegan”.

“Los primeros indicios dan a entender que son buenas noticias, pero eso no es una señal para bajar la guardia, porque si eres clínicamente vulnerable aún hay riesgos: Hay muertes por la variante ómicron. No todos pueden quitarse las mascarillas y salir a festejar”.

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtió en una rueda de prensa el mes pasado que no se debería calificar a la variante ómicron como “leve”.

“Nos preocupa que la gente diga que la variante ómicron es leve. Seguramente, ya hemos aprendido que subestimamos este virus a nuestro propio riesgo. Incluso si ómicron causa una enfermedad menos grave, la gran cantidad de casos podría volver a abrumar a los sistemas de salud que no están preparados”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.