OMS dice que no recomienda la hidroxicloroquina para la prevención del COVID-19

Por MEILING LEE
06 de Marzo de 2021 4:11 PM Actualizado: 06 de Marzo de 2021 4:11 PM

En una guía publicada en la revista de salud British Medical Journal el 2 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconsejó el uso de la hidroxicloroquina para prevenir la infección por el virus del PCCh, causante de la enfermedad COVID-19.

La OMS reunió a un grupo internacional de expertos —compuesto por médicos, científicos, un especialista en ética y cuatro pacientes que se recuperaron de COVID-19— para revisar los datos de seis estudios controlados aleatorios que involucraron a 6059 participantes que estuvieron expuestos o no expuestos a un individuo con el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Ellos descubrieron que la hidroxicloroquina tenía un “efecto pequeño o nulo” sobre las hospitalizaciones, las muertes y las infecciones virales confirmadas en laboratorio, y añadieron que el fármaco antiinflamatorio puede haber aumentado el riesgo de acontecimientos adversos.

“El panel consideró que casi todas las personas no pensarían que este medicamento valiera la pena”, dijeron los autores de la directriz.

Además, “el panel considera que este fármaco ya no es una prioridad de investigación y que los recursos deberían orientarse más bien a evaluar otros fármacos más prometedores para prevenir el COVID-19”.

La hidroxicloroquina —un fármaco antiinflamatorio y antipalúdico— fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en 1955 para tratar y prevenir la malaria. También se prescribe para el lupus y la artritis reumatoide.

Se aprecia un letrero de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) afuera de su sede, el 20 de julio de 2020, en White Oak, Maryland (EE.UU.). (Sarah Silbiger/Getty Images)

La FDA “advierte contra el uso de hidroxicloroquina o cloroquina para COVID-19 fuera del ámbito hospitalario o de un ensayo clínico debido al riesgo de problemas de ritmo cardíaco”.

La agencia reguladora concedió inicialmente a la hidroxicloroquina una autorización de uso de emergencia (EUA) para tratar el COVID-19 en marzo de 2020, pero la revocó el 25 de junio de 2020, porque los datos sugerían que era “poco probable que fuera eficaz para tratar el COVID-19”.

Los defensores de la hidroxicloroquina afirman que el riesgo de efectos adversos cardíacos es bajo o nulo cuando el fármaco se administra a dosis más bajas y con zinc.

“Entonces, ¿qué es lo que yo encontré sobre la hidroxicloroquina en el uso temprano entre los pacientes ambulatorios de alto riesgo?”, dijo el Dr. Harvey Risch, MD, PhD, profesor de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Yale, el 19 de noviembre de 2020 en su testimonio (pdf) durante la primera audiencia del Senado sobre el tratamiento temprano de COVID-19 en pacientes ambulatorios. “Lo primero es que la hidroxicloroquina es excesivamente segura”.

“El sentido común nos dice que esto, que un medicamento utilizado de forma segura durante 65 años por cientos de millones de personas en decenas de miles de millones de dosis en todo el mundo, prescrito sin electrocardiogramas de rutina, administrado a adultos, niños, mujeres embarazadas y madres lactantes, debe ser seguro cuando se utiliza en la fase inicial de replicación viral de una enfermedad que es similar en ese punto a los resfriados o la gripe”, añadió el médico.

El Dr. Risch indicó que los siete estudios que él analizó sobre el uso temprano de la hidroxicloroquina en pacientes ambulatorios de alto riesgo, en los que participaron más de 11,000 pacientes, “mostraron todos ellos una reducción del 50 por ciento o más en las hospitalizaciones o la muerte” y “no se informó de ninguna arritmia cardiaca [ritmo cardiaco anormal] mortal”.

El zinc y la hidroxicloroquina deben recetarse simultáneamente para que el fármaco antipalúdico tenga un mejor efecto en la prevención o el tratamiento del COVID-19, especialmente en el ámbito ambulatorio, ya que el zinc bloquea la replicación del virus del PCCh mientras que la hidroxicloroquina transporta el zinc al interior de la célula.

“El virus está dentro de la célula, el zinc no puede entrar en la célula por razones bioquímicas, así que la hidroxicloroquina abre la puerta y deja entrar el zinc”, dijo el Dr. Vladimir Zelenko, médico de atención primaria en Nueva York, en una entrevista en mayo de 2020 a NTD, medio asociado a The Epoch Times.

Zelenko desarrolló su propia fórmula de tratamiento, denominada Protocolo Zelenko, que consiste en hidroxicloroquina, zinc y azitromicina para tratar a los pacientes con COVID-19. Él y su equipo demostraron que el tratamiento precoz de los pacientes con COVID-19 con su protocolo “daba lugar a cinco veces menos hospitalizaciones y muertes”. El estudio retrospectivo, en el que participaron 141 pacientes, fue revisado por expertos.

Una lista de ensayos clínicos en todo el mundo sobre el tratamiento temprano con hidroxicloroquina. (Cortesía de c19study.com)

En otro estudio de observación retrospectivo publicado en la revista Journal of Medical Microbiology, en el que participaron 932 pacientes, los científicos descubrieron que “la adición de sulfato de zinc a la hidroxicloroquina y la azitromicina se asoció a una disminución de la mortalidad o de la transición a un centro de cuidados paliativos entre los pacientes que no requerían el nivel de atención de la UCI, pero esta asociación no se observó en los pacientes que recibieron tratamiento en la UCI”.

Estudios controlados aleatorios

Todos los ensayos que revisó el panel de la OMS concluyeron que la hidroxicloroquina no demostró ningún beneficio significativo en la prevención del COVID-19. Pero los críticos dicen que el hallazgo no es concluyente, ya que ninguno de los estudios incluyó zinc o se centró en pacientes de alto riesgo que son los más afectados por COVID-19.

La mayoría de los participantes eran jóvenes y sanos en cinco de los estudios, con una edad media de entre 33 y 41 años. Además, en tres de los estudios se utilizaron dosis elevadas de hidroxicloroquina, lo que dio lugar a un mayor número de acontecimientos adversos en el grupo de intervención frente al grupo de placebo.

Más de la mitad de los estudios terminaron antes de su fecha objetivo debido a que los participantes interrumpieron el tratamiento antes de tiempo o a que hubo dificultades para reclutar suficientes voluntarios. También hubo una baja prevalencia de COVID-19 durante el tiempo en que se realizaron los estudios, al principio de la pandemia.

La mayoría de los ensayos también mostraron que no se observaron “eventos cardiovasculares”, incluyendo ritmos cardíacos anormales, a causa de la hidroxicloroquina.

Un estudio que prescribió altas dosis de hidroxicloroquina en individuos sanos expuestos a pacientes con COVID-19, no encontró un aumento de los efectos adversos cardíacos. Más de 1400 participantes con una edad media de “48.6 ± 19.0 años” recibieron 800 mg de hidroxicloroquina el primer día, seguidos de 400 mg diarios durante seis días.

Según los autores, “los efectos secundarios fueron principalmente gastrointestinales, mientras que solo 5 de 1479 eventos (0.3%) en el grupo de hidroxicloroquina se consideraron relacionados con el corazón; por lo tanto, nuestros datos no corroboran [con] los datos publicados anteriormente sobre el aumento del riesgo de arritmia cardíaca”.

Todavía hay estudios en curso y nuevos análisis del uso de la hidroxicloroquina en clinicaltrials.gov.

“La HCQ (Hidroxicloroquina) no es eficaz cuando se utiliza muy tarde con dosis elevadas durante un periodo prolongado (RECUPERACIÓN/SOLIDARIDAD), la eficacia mejora con un uso más temprano y una mejor dosificación”, según c19study.com que realiza un seguimiento de los ensayos clínicos sobre la hidroxicloroquina en todo el mundo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.