OMS investiga problemas de audición entre vacunados contra COVID-19

Por Naveen Athrappully
29 de Marzo de 2022 3:31 PM Actualizado: 29 de Marzo de 2022 3:31 PM

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está investigando informes sobre pérdida de audición y tinnitus —pitidos constantes u otros ruidos en uno o ambos oídos— entre las personas que se han vacunado contra COVID-19.

La organización informó en un boletín reciente de que encontró 164 casos singulares de pérdida de audición en el mundo. Las mujeres representan 104 de estos casos, mientras que los hombres representan 59. Las edades de los afectados oscilan entre los 19 y los 93 años, siendo la edad media de 49 años. En Estados Unidos se produjo el mayor número de incidentes, con 66, seguido del Reino Unido, con 36 casos, e Italia, con 15.

La vacuna de Pfizer/BioNTech, con 142 eventos, registró el mayor número de eventos, seguida de Moderna, con 15, y AstraZeneca, con siete. De los 164 casos, 51 se recuperaron o estaban recuperándose, mientras que 50 aún no se habían recuperado. Se desconoce la situación de los 63 restantes.

“Aunque la mayoría de los casos se registraron como no graves (93 casos o equivalente a un 57%), 71 de estos casos (equivalente a un 43%) se registraron como graves. Los criterios de gravedad fueron a menudo ‘otra afección de importancia médica’ (37 informes de casos), y ‘Discapacitante/incapacitante’ (29 informes), seguidos de ‘Causó/provocó una hospitalización prolongada’ (5), y ‘Peligro para la vida’ (2)”, señala el boletín.

El tinnitus se observó en 367 casos, que incluían 56 incidentes que se agrupaban en pérdidas de audición. De los 367 casos, las mujeres representaban el 73 por ciento y los hombres el resto. El Reino Unido y Estados Unidos registraron el mayor número de casos, con 115 y 113 respectivamente. Italia informó de 42 casos.

En cuanto a las vacunas, el 80% de los casos se produjeron entre personas que habían recibido una inyección de Pfizer, mientras que Moderna representó el 11% de los incidentes. Del total de casos, se ha informado de que 164 se han recuperado del acúfeno, mientras que 90 no se han recuperado. Se desconoce la situación de 112 casos.

También se descubrió una relación entre la pérdida de audición y la vacuna contra COVID-19 en un estudio publicado por JAMA el 24 de febrero. Aunque afirma que el “tamaño del efecto” de la posible pérdida de audición es “muy pequeño”, los investigadores admiten que “este estudio sugiere que la vacuna contra COVID-19 con ARNm BNT162b2 [de Pfizer] podría estar asociada a un mayor riesgo de SSNHL [pérdida de audición neurosensorial repentina]”.

Además de la pérdida de audición, se ha descubierto que las vacunas COVID-19 desencadenan otros problemas médicos. Un estudio reveló anomalías cardíacas en ciertos adolescentes varios meses después de su vacunación.

El Dr. Anish Koka, cardiólogo que no participó en el estudio, señaló que los resultados sugieren que entre el 60 y el 70 por ciento de los adolescentes afectados por la miocarditis tras la vacunación podrían quedar con una cicatriz en el corazón. La miocarditis es una enfermedad en la que el miocardio del músculo cardíaco se infla.

“Ciertamente, los niños que tuvieron un dolor en el pecho lo suficientemente intenso como para merecer la atención médica deben, al menos, asegurarse de que se someten a una resonancia magnética de seguimiento”, declaró el Dr. Koka a The Epoch Times. Las conclusiones del estudio deberían tener “claras implicaciones” para el debate sobre el riesgo de las vacunas y las órdenes de vacunación, añadió.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.