Operador portuario vietnamita se beneficia de la guerra comercial entre EE.UU. y China

Por Frank Fang
11 de Julio de 2019 Actualizado: 11 de Julio de 2019

Muchas empresas que se proponen trasladar la producción fuera de China para evitar los aranceles estadounidenses han puesto sus ojos en Vietnam como una base de producción alternativa.

Recientemente, la empresa japonesa de comercio exterior Sumitomo decidió aprovechar la desviación comercial a Vietnam anunciando una importante inversión en un operador portuario local.

El 7 de julio, Nikkei Asian Review informó que Sumitomo, junto con la empresa japonesa de logística Suzuyo y un fondo público-privado japonés no identificado, compró una participación del 10 por ciento en Gemadept, una empresa con sede en la ciudad de Ho Chi Minh que posee seis puertos en el país del sudeste asiático. La empresa cotiza en la Bolsa de Valores de Ho Chi Minh.

Sumitomo gastó unos 4000 millones de yenes (unos 37 millones de dólares), lo que representa más de la mitad del gasto combinado de los tres inversores japoneses, según Nikkei.

Cuatro días antes del informe Nikkei, un medio de comunicación local de Vietnam también informó que la subsidiaria de Sumitomo en Vietnam, SSJ Consulting, se había registrado para comprar cerca de 297 millones de acciones, equivalentes a una participación del 10 por ciento, en Gemadept. La compra de acciones se realizará entre el 5 de julio y el 5 de agosto.

SSJ Consulting tiene dos accionistas principales: Sumitomo posee una participación del 51%, mientras que la Corporación Japonesa para la Inversión en Infraestructura en el Extranjero, un fondo del gobierno japonés, posee el 46%. Suzuyo posee el 3% restante.

Según la prensa vietnamita, SSJ obtuvo su licencia comercial en junio.

Con el 10 por ciento de la inversión en acciones de Gemadept, Sumitomo pondrá fábricas, centros de logística y puertos locales bajo su gestión, lo que reducirá los costos y aumentará la eficiencia, según Nikkei.

En términos de ahorro de costos, Sumitomo estimó que al poder rastrear los movimientos de los camiones que circulan entre la ciudad portuaria de Hai Phong y la capital, Hanoi, –y asegurar que el cargamento esté cargado en ambos sentidos del viaje– la empresa podría ahorrar 18 millones de dólares anuales.

“Con la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el número de contenedores que manejan aumentara todavía más”, dijo una fuente anónima de Sumitomo a Nikkei.

El banco de inversión japonés Nomura señaló en un análisis realizado en junio que Vietnam obtuvo el 7,9 por ciento de su producto interno bruto (PIB) de la desviación del comercio debido a los aranceles tanto de EE.UU. como de China. Estados Unidos aplicó aranceles por un valor aproximado de 250.000 millones de dólares a los productos chinos, mientras que China tomó represalias con impuestos sobre unos 110.000 millones de dólares a los productos estadounidenses.

En un ejemplo, Marubeni, una empresa de comercio exterior japonesa, está construyendo una planta de cajas de cartón en las afueras de la ciudad de Ho Chi Minh para satisfacer la creciente demanda de cajas de cartón utilizadas para transportar productos electrónicos y prendas de vestir, según Nikkei. Se espera que la planta esté operativa en 2020.

La inversión extranjera directa (IED) también está aumentando en Vietnam. Según un informe de un analista del Citi, la IED  aumentó en un 69 por ciento en los primeros cinco meses de este año.

Con el aumento de la actividad comercial, Vietnam también está en alerta por cualquier transbordo ilegal, especialmente de productos chinos etiquetados como “Hecho en Vietnam” para eludir los aranceles de Estados Unidos.

A principios de junio, el departamento de aduanas de Vietnam publicó una declaración en su sitio web en la que afirmaba que estaba tomando duras medidas contra tales actividades. Según Reuters, la aduana estadounidense descubrió un caso de un fabricante de productos madereros con sede en Vietnam que estaba reetiquetando y exportando madera de origen chino a Estados Unidos.

***

¿Sabías?

El libro chino más traducido en la historia se lee en 40 idiomas pero está prohibido en China

TE RECOMENDAMOS