Operativos pro-Beijing intentan movilizar a los estadounidenses de origen asiático para manifestarse

Por Eva Fu
09 de Septiembre de 2021
Actualizado: 09 de Septiembre de 2021

Una operación de influencia expansiva a favor de Beijing ha buscado sembrar división en torno a la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) e incitar a protestas callejeras en Estados Unidos, encontraron investigadores de inteligencia cibernética.

La red comenzó inicialmente en 2019 y se enfocó en desacreditar las protestas a favor de la democracia en Hong Kong. Desde entonces, la operación se ha expandido en dimensión y alcance, abarcando 30 plataformas de redes sociales y otros 40 sitios web y foros en Internet en siete idiomas, según un informe del 8 de septiembre de la firma de seguridad estadounidense Mandiant Threat Intelligence.

Además de repetir las afirmaciones de los medios estatales chinos, el grupo también hizo un esfuerzo activo para que los estadounidenses asistieran a las protestas contra el sentimiento antiasiático, en lo que parece mostrar el creciente apetito de los agentes chinos por influir más directamente en las actividades del mundo real ante un audiencia global.

En abril, surgieron miles de posteos pidiendo a los estadounidenses de origen asiático que se manifestaran contra la “injusticia racial”. Algunos posteos —escritos en idiomas como coreano, japonés e inglés—se dirigieron específicamente al empresario prófugo Guo Wengui, conduciendo a las personas a una dirección que se dice que es la casa de Guo en Nueva York para manifestarse en contra de las teorías del origen del virus promovidas por Guo, particularmente acerca de que el virus era arma biológica fabricada por el régimen chino.

El momento en que se produjeron estas convocatorias fue paralelo a una serie de informes sobre crímenes de odio anti-asiáticos, que los medios estatales chinos también convirtieron en un apoyo propagandístico para evitar las críticas de Estados Unidos.

Si bien ninguna evidencia indicó que tales intentos tuvieron éxito, fue una “advertencia temprana de que los actores detrás de la actividad pueden estar comenzando a explorar, aunque de una manera limitada, medios más directos para influir en los asuntos internos de EE. UU.”, escribieron los investigadores.

Mandiant no tuvo pruebas de participación de organismos controlados por Beijing, y las cuentas pro-Beijing hasta ahora han adquirido poca relevancia en las principales redes sociales o plataformas de nicho.

En cambio, la cadena describió la protesta del 24 de abril como un éxito, publicando fotos manipuladas de una manifestación diferente que tuvo lugar en otro lugar el día anterior.

Una mujer sostiene un cartel con los nombres de las víctimas de los tiroteos de Atlanta, en una vigilia por las víctimas del odio asiático, en Nueva York el 19 de marzo de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)

“Es casi como si se les pagara por volumen”, en lugar de participación, dijo Shane Huntley, director del grupo de análisis de amenazas de Google.

En LiveJournal, un servicio de redes ruso, y el sitio de redes sociales argentino Taringa, los actores pro-Beijing habían intentado poner en duda los orígenes del virus del PCCh, que causa el COVID-19, por ejemplo, al afirmar que el virus provenía de Fort Detrick, o que el virus había aparecido por primera vez en Estados Unidos y Europa, en lugar de un laboratorio en la ciudad china de Wuhan.

Twitter en junio de 2020 eliminó más de 170,000 cuentas respaldadas por Beijing que amplificaban narrativas engañosas favorables al régimen chino, las cuales incluían elogiar la respuesta a la pandemia de Beijing y antagonizar a Estados Unidos.

Las cuentas falsas también han servido para ayudar a difundir la retórica de las cuentas diplomáticas chinas, cuyo número ha crecido exponencialmente desde 2019. Los investigadores dijeron que “casi la mitad de todos los retuits de cuentas de la República Popular China (República Popular China) se originan en el 1% superior de los super propagadores”, según informes publicados en mayo.

Los posteos a veces tienen errores “bastante ridículos”, como llamar al “nuevo coronavirus” el “nuevo virus de la corona”, señaló Huntley en Twitter, aunque observó que el grupo ha estado mejorando su calidad de producción, experimentando con videos de mayor resolución y mejores subtítulos.

Los investigadores también han identificado patrones similares en posteos en otros idiomas, posiblemente debido a que están escritas por hablantes no nativos o por traducción automática.

A pesar de que las cuentas no lograron atraer un compromiso significativo, la persistencia y la dedicación mientras que expanden su presencia en Internet han sido preocupantes, dijeron los investigadores.

“Claramente tienen un mandato amplio que es global. Alguien les está dando órdenes bastante amplias”, dijo John Hultquist, vicepresidente de análisis de inteligencia de FireEye, la empresa de ciberseguridad propietaria de Mandiant.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS