OPINIÓN: El despido de McCabe ayuda a restaurar la credibilidad en el FBI

Por Marc Ruskin
20 de Marzo de 2018 Actualizado: 20 de Marzo de 2018

Fue un período difícil para la agencia policial federal líder en el mundo. Como garante objetivo e históricamente independiente de la aplicación igualitaria y neutral del derecho penal federal y defensor de los derechos civiles, desde “Mississippi Burning” hasta Ferguson, un robusto FBI sirvió como garante de nuestros principios democráticos durante casi un siglo.

Pero en los últimos años, se fue erosionando la percepción de que el FBI estaba libre de influencia política. Mientras que bajo la administración tardía del director James Comey, la agencia fue atacada tanto por la derecha (debido a errores en la investigación del servidor en la computadora de Clinton) como por la izquierda (debido a la inexplicable publicación de correos electrónicos percibidos como que inclinaban la elección presidencial de 2016 hacia Donald Trump en una carrera particularmente reñida).

Tras las revelaciones de textos inapropiados y conflictos de intereses en el séptimo piso, la suite ejecutiva del edificio Hoover, sede del Buró, un hombre llegó a encarnar todo lo que estaba mal en el FBI: el chivo expiatorio obligatorio, Andrew McCabe.

Este es un papel que hizo mucho para ganar. El Wall Street Journal, en 2016, lo identificó en un posible conflicto de intereses: el alto ejecutivo del FBI estaba llevando a cabo una investigación que involucraba directamente a la principal candidata demócrata (Hillary Clinton) mientras su esposa recibía 675.000 dólares en contribuciones de campaña del director del mismo Partido Demócrata.

Si McCabe hubiera optado por retirarse de la investigación de Clinton (fácil de hacer), se habría jubilado el 18 de marzo con la llegada de los cheques de jubilación completos en pocas semanas. O tal vez hoy seguiría siendo director del FBI.

La explicación fácil para el despido de McCabe ocurrido el 16 de marzo fue que el Procurador General Jeff Sessions deseaba ganar el favor del presidente, quien podría incluso haber ordenado secretamente la destitución. Pero aquí hay más de lo que se ve a simple vista.

Jeff Sessions, después de todos los tuits negativos que soportó del presidente, es poco probable que se preocupara mucho por complacer a Trump. Frente a muchas, y en general inmerecidas, críticas de la Casa Blanca, mostró valentía e independencia. Lo que el Procurador General Jeff Sessions entendió es que la orden vino de la Oficina de Responsabilidad Profesional (OPR por sus siglas en inglés), la versión de Asuntos Internos del Buró.

Históricamente impermeable a la influencia externa, y virtualmente imposible de manipular, la OPR siempre gobernó severamente en tales casos. Un hallazgo de “falta de franqueza” resulta en el despido. Muchos, muchos agentes especiales  aprendieron esta dura verdad.

McCabe fue tratado en este caso como lo sería cualquier agente especial, es decir, justamente, sin ningún trato especial por ser un pez gordo.  ¿Está Trump contento con el resultado? Por supuesto. Como es su costumbre, no perdió el tiempo cantando en Twitter. Pero una confluencia del deseo con el resultado no es una conspiración.

Lo que habría sido fuera de lo común es si Jeff Sessions hubiera hecho caso omiso de la determinación de la OPR, sin razones explicables para hacerlo. Ese no fue el caso aquí.

El otro defecto de la teoría “política” para el despido es que no tiene en cuenta a un actor clave: el director Christopher Wray. Se demostró que no se le puede intimidar. Si Christopher Wray hubiera tenido algún problema con el despido, lo habríamos escuchado.

La mayoría de los agentes especiales no quieren ver que otro agente pierda su jubilación, por muy impopular que sea. Pero según Steve Surowitz, ex asesor jefe de la división de abogados de la oficina del FBI en Newark, McCabe sigue siendo apto para cobrar una jubilación reducida a los 56 y 8 meses, o su pensión completa a los 60 años.

Y como es el caso de un gran número de jefes de servicios ejecutivos de alto nivel en el Buró, es probable que se le ofrezca rápidamente un puesto de jefe de seguridad global de seis cifras en Acme Widget Corporation para ayudarle durante la década de vacas flacas antes de que lleguen los cheques de la jubilación.

La arrogancia de McCabe es impresionante. En lugar de asumir la plena responsabilidad de sus errores -reconoce sólo que cometió algunos errores- dice que es objeto de una venganza personal del presidente de Estados Unidos, y que esta venganza es una prueba de un ataque contra el FBI.

Pocos agentes y gerentes especiales del FBI ven la investigación (y posible enjuiciamiento) de un puñado de manzanas aparentemente malas en los pasillos ejecutivos como a un ataque al propio Buró.

Más bien, la lección es que el sistema funciona. La democracia prevalecerá, y los que intenten subvertir la agencia, ya sea un director adjunto o incluso director, serán finalmente derribados. El péndulo retrocederá y la oficina recuperará su reputación de cumplimiento objetivo y neutral de las leyes de la nación.

 

Marc Ruskin, un veterano del FBI con 27 años de experiencia, es autor de “The Pretender: My Life Undercover for the FBI”, publicado por Thomas Dunne Books, un sello de St. Martin´s Press. Formó parte del personal legislativo del Senador Daniel Patrick Moynihan, y como asistente del fiscal de distrito en Brooklyn, Nueva York.

 

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS