Opinión: Por qué los demócratas ya no protegen a Andrew Cuomo

Por Lee Smith
03 de Marzo de 2021
Actualizado: 03 de Marzo de 2021

Ahora que una tercera mujer señaló por acoso sexual al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, el hombre que alguna vez fue perfilado para la presidencia está actualmente luchando por su vida política. Las recientes acusaciones de acoso se presentaron luego del informe de la Fiscal General del Estado de Nueva York que muestra que la oficina del gobernador reportó menos muertes en asilos de ancianos de las que realmente ocurrieron. Cada día parece traer más malas noticias para el gobernador, cuyos copartidarios están haciendo coro para que renuncie.

¿Cómo se desvaneció tan rápido la estrella del político de 63 años? Sus informes sobre el manejo del coronavirus en su estado le valieron un premio Emmy, y su libro, “Liderazgo estadounidense”, sobre su gestión épica de la crisis de COVID-19, llegó a la lista de los más vendidos del New York Times. Hace solo unos meses, los minoristas de lujo anunciaban ropa interior femenina con el nombre “Cuomo”. Las mujeres liberales se desmayaron al escuchar la voz ronca y engreída del gobernador, y sus apariciones en CNN con su juguetón y obsequioso hermano menor, Chris, le hicieron ganarse el cariño del público de izquierda de todas las edades. Pero, ahora los fanáticos del gobernador quieren su sangre.

Eso es porque los medios están haciendo su trabajo, dicen los expertos en medios. La prensa objetiva y bipartidista, dicen, está responsabilizando a los ricos y poderosos sin temor ni favoritismos, tal como lo hacen con los republicanos. Tonterías, no es por eso que la izquierda tiene a Cuomo en la mira.

“Las políticas mortales de Cuomo sobre los hogares de ancianos han sido bien conocidas entre los conservadores por bastante tiempo”, dijo el congresista de California, Devin Nunes. “Sin embargo, antes de las elecciones, los medios de comunicación dominantes ignoraron esa historia y, en cambio, elogiaron perversamente el liderazgo ejemplar de Cuomo en la lucha contra el COVID y elogiaron su libro de autocomplacencia. No está claro por qué el equipo de Cuomo, incluso, se molestó en hacer un encubrimiento, ya que los medios de comunicación ya lo estaban haciendo por ellos”.

A pesar de las muertes evitables por COVID en su estado, los medios de comunicación ensalzaron a Cuomo porque desempeñó, desde noviembre de 2016 hasta noviembre de 2020, un papel central en el proyecto del Partido Demócrata y de la prensa: expulsar a Donald Trump de la Casa Blanca. La fea verdad es que el elevado número de muertes por COVID en el estado de Cuomo fue útil para los demócratas porque lo explotaron para hacer que Trump quedara mal.

Volverse contra Cuomo no significa que el partido de Joe Biden o sus portavoces en los medios hayan encontrado su centro moral. Más bien, solo significa que Cuomo ya no es útil para el partido. De hecho, es porque representa una amenaza para otros demócratas ambiciosos que el partido ha levantado su pantalla protectora y ha dado luz verde a la campaña de los medios. Se abrió la temporada de caza contra Andrew Cuomo.

“Lo que ha cambiado es que Kamala Harris es ahora vicepresidenta, la presidenta de facto y la abanderada elegida del Partido Demócrata”, dijo Nunes. “Así que los poderosos agentes del partido se están concentrando en Cuomo y en el gobernador de California, Gavin Newsom, que son sus rivales más probables. Mientras tanto, los medios de comunicación dominantes están ayudando al partido a perseguir a sus competidores, mientras que las Big Tech está levantando obedientemente el filtro de Cuomo y permitiendo que se produzcan los ataques”.

Con los implacables y continuos ataques contra Nunes después de que descubrió evidencia, en 2017, de que la administración de Barack Obama había espiado la campaña de Trump, el congresista de nueve mandatos se ha convertido en un experto en cómo los medios de comunicación y sus amos del Partido Demócrata se asocian para engañar al público y promover sus causas destructivas. En su libro recientemente publicado, “Countdown to Socialism” (Cuenta regresiva para el socialismo), Nunes analiza los efectos del “filtro” de los medios por Internet y otros aspectos de lo que él llama el “Embudo de desinformación”.

“El propósito del embudo”, escribe, “es filtrar, refinar, dirigir y amplificar la propaganda que finalmente se difunde a través de computadoras portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes. A partir de ahí, se dirigen directamente a tu cerebro”.

A veces, el propósito es impulsar la propaganda y otras veces es mantener afuera la información real. Algunas operaciones conjuntas entre los medios de comunicación y el Partido Demócrata, como el engaño de la “gente muy buena”, logran ambas cosas. Se utilizó una edición engañosa de los comentarios de Trump sobre los disturbios de 2017 en Charlottesville, Virginia, para alimentar la afirmación de que había elogiado a los extremistas de derecha como “gente muy buena”. De hecho, Trump dijo que los neonazis y los supremacistas blancos que participaron en los disturbios deberían ser “condenados totalmente”.

Biden ha dicho que decidió participar en la carrera presidencial de 2020 porque estaba muy indignado por los comentarios de Trump, sin embargo, esos comentarios realmente le fueron atribuidos falsamente al expresidente. Si eso es cierto, significa que Biden se inspiró en una mentira, que los medios aún repiten. El “embudo de desinformación” es tan efectivo que uno de los abogados que representó a Trump durante el segundo impeachment no se dio cuenta de que el episodio de “gente muy fina” era fraudulento hasta que comenzó a preparar su defensa al expresidente.

El embudo se emplea regularmente para proteger a los favoritos del Partido Demócrata. La evidencia de los vínculos de Hunter Biden con funcionarios extranjeros, supuestamente corruptos, en Ucrania, Rusia y China, fue ignorada antes de las elecciones de 2020, incluso por medios de prestigio, como el New York Times. Por supuesto, esas historias se archivaron antes de que su padre se convirtiera en el candidato presidencial del partido. Pero con la oportunidad de deshacerse de Trump, las redes sociales como Twitter y Facebook bloquearon los informes sobre la corrupción de Hunter Biden, alegando, sin ironía, que los informes eran parte de un esfuerzo de propaganda extranjera.

Cuomo, que alguna vez se consideró como material potencial para la presidencia, probablemente pase sus días defendiéndose de los fiscales federales y de las demandas por acoso sexual. La lección, que seguramente no será tenida en cuenta por otros funcionarios demócratas que constituyen lo que es un politburó estadounidense, es: vivir por el embudo y morir por el embudo, también.

Lee Smith es el autor del libro publicado recientemente “The Permanent Coup: How Enemies Foreign and Domestic Targeted the American President” (El golpe permanente: Cómo los enemigos extranjeros y domésticos tienen como objetivo al presidente estadounidense).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS