Paciente con COVID-19 de Pensilvania lucha por recibir ivermectina

Por Beth Brelje
07 de Diciembre de 2021
Actualizado: 07 de Diciembre de 2021

YORK, Pensilvania —Keith Smith recibió el lunes la primera de las tres dosis de ivermectina, mientras recibía tratamiento para el COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos del hospital UPMC Memorial; el hospital de York, Pensilvania, se opuso al tratamiento, pero la esposa de Keith, Darla Smith, consiguió una orden judicial para permitirlo.

“La ivermectina se prescribe para uso humano desde hace 35 años y se ha utilizado más de 4000 millones de veces en todo el mundo”, declaró a The Epoch Times el abogado Ralph Lorigo, de Buffalo, Nueva York, que llevó el caso de Smith. “Es un medicamento esencial. Los CDC recomiendan que todos los refugiados que llegan al país tomen ivermectina. Eso demuestra lo segura que es”.

La ivermectina está aprobada para el tratamiento de enfermedades parasitarias, pero ha dado buenos resultados en el tratamiento de pacientes con COVID-19, aunque el tratamiento del COVID-19 se considera un uso no aprobado. Es legal que los médicos prescriban medicamentos para usos no aprobados.

Desde su primer caso de ivermectina, en enero, en el que una mujer de 80 años pasó de estar al borde de la muerte y conectada a un respirador artificial a celebrar su 81º cumpleaños sana y en casa, Lorigo se ha hecho cargo de más de 100 casos de familias de pacientes que luchan con los hospitales por el derecho a probar la ivermectina.

“Las cosas están tan mal que el fin de semana recibí 37 consultas de personas que buscaban desesperadamente un tratamiento para un ser querido en el hospital, que está en un estado terrible. El hospital ha realizado su protocolo y no ha funcionado”.

A menudo el protocolo consiste en otro fármaco, Remdesivir, y si la salud del paciente empeora, ser intubado —es decir, ponerle un respirador.

“Cuando te ponen un respirador, significa que han hecho su protocolo y ahora hay que esperar. Las posibilidades de mejorar una vez conectado al respirador disminuyen sustancialmente”, explica Lorigo. “Al principio del COVID, si te ponían el respirador, tenías un 80-90 por ciento de posibilidades de no sobrevivir. Ahora es mejor, pero estar conectado a un ventilador puede dañar los pulmones. A medida que te quedas con el respirador, tus posibilidades de sobrevivir disminuyen”.

Un Día de Acción de Gracias con COVID-19

Toda la familia Smith, Keith, de 52 años, Darla, de 51, y sus hijos Carter, de 21, y Zachary, de 17, fueron diagnosticados con COVID-19 con pocos días de diferencia a principios de noviembre.

No dijeron si se vacunaron debido a las normas de privacidad de la HIPPA, dijo Darla Smith a The Epoch Times.

Todos en la casa se sentían mal, pero una noche Keith estaba inquieto, tosiendo demasiado para dormir. Por la mañana le dijo a Darla que cuando tosía le salía un líquido de color rojo pardo. Ella pensó que podría ser el medicamento rojo para la tos que había tomado la noche anterior, pero cuando él tosió y se lo mostró, decidieron ir directamente a la sala de urgencias más cercana, el Hospital UPMC Memorial.

“No quería ser intubado”, dijo Darla a The Epoch Times. “Hemos oído historias preocupantes sobre la intubación, y él no quería ser intubado”.

Eso fue el viernes 19 de noviembre por la mañana.

“Desde el principio, insistieron en la intubación. En urgencias, el primer día, hablaban de ello”, dijo Darla. Esperaron en la sala de urgencias para entrar en la unidad de cuidados intensivos; el sábado se abrió una habitación en la UCI y Keith fue trasladado allí. Cerca de las 12:30 del domingo, el hospital llamó a Darla a su casa para informarle de que el oxígeno de Keith había caído vertiginosamente. Querían intubarlo”.

“Él dijo, llama a mi esposa. Es una decisión conjunta”, dijo Darla. Un trabajador del hospital dejó que la pareja utilizara su teléfono para hablar por video antes de sedar a Keith y ponerle el respirador”.

“Estaba desesperada. Inmediatamente recé. Llamé a mis padres y rezamos”, dijo Darla.

UPMC approved COVID treatment
El UPMC aprobó el tratamiento COVID-19. (Cortesía de Darla Smith)

Antes de ingresar en el hospital, Keith realizó una consulta médica online y le recetaron ivermectina, pero aún no había llegado. Darla pidió que le dieran ivermectina, pero el hospital dijo que no era uno de sus tratamientos aprobados. No lo permitieron.

“Ese domingo fui al hospital y tuve mi primer contacto con el neumólogo. Me entregó un papel con los tratamientos aprobados. Al final de la página aparece una lista de los medicamentos no probados que no utilizan. La ivermectina es la primera de la lista”.

Esa noche, Darla vio un artículo sobre un paciente de Illinois al que Lorigo había ayudado a acceder a la ivermectina.

“Fue como si Dios hablara. Creo que debo llamar a este abogado”.

Lorigo presentó el caso de Smith justo antes del Día de Acción de Gracias y esperaron durante el feriado para ser escuchados en el tribunal, el lunes 29 de noviembre.

“Me aterrorizaba que fuera a morir. El juez tardó cuatro días en dictar su orden. Estaba muy asustada por el retraso. Me quedé perpleja al saber por qué el hospital se oponía a nosotros”, dijo Darla. “He firmado una renuncia que elimina cualquier responsabilidad relacionada con la ivermectina. No puede hacerle daño. Puede que le ayude”.

Las largas esperas para obtener el permiso de uso de la ivermectina son importantes para los pacientes de COVID-19.

“Todas las semanas recibo llamadas en las que me dicen que la gente ha muerto”, dijo Lorigo. “He perdido a un tercio de las personas que me contrataron porque no pudimos conseguir la aprobación con la suficiente rapidez. ¿Qué daño hace el hospital al intentarlo? Todo ser humano tiene derecho a hacer lo que pueda para salvar su vida”.

El juez Clyde Vedder del Tribunal de Causas Comunes del Condado de York dictaminó que el UPMC Memorial no tiene que tratar a Smith con ivermectina, pero debe permitir que un médico o una enfermera titulada le administren el medicamento bajo la dirección del médico de telesalud que le recetó la ivermectina antes de que Keith fuera hospitalizado.

Darla y una enfermera dispuesta a administrar el fármaco se pusieron el EPI, entraron el lunes en la habitación de Keith y le dijeron que iban a administrarle la ivermectina. Era su decimoquinto día bajo sedación, así que no respondió.

La enfermera y Darla rezaron. Después, trituraron el medicamento, lo mezclaron con un líquido y lo introdujeron en su sonda de alimentación.

“Lloré y liberé muchas emociones. Sobre todo fue un agradecimiento abrumador a Dios”, dijo Darla.

De momento, está estable. El hospital está controlando su temperatura con bolsas de hielo y están trabajando para reducir su sedación.

“No ha empeorado y eso es una victoria”, dijo Darla.

“Mi esperanza es que Dios cure a mi marido por completo. Quiero que le retiren la intubación y llevarlo a casa. No sé si eso ocurrirá. Intentaré cualquier cosa. Creo que lo que ocurre en Estados Unidos no es bueno. Hay un nivel de tiranía médica y de maldad médica que es aterradora”.

El UPMC no hizo comentarios para este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS