Países más afectados por coronavirus atrasaron precauciones debido a sus lazos con China: expertos

Por Venus Upadhayaya
15 de Marzo de 2020 Actualizado: 16 de Marzo de 2020

Italia, Corea del Sur e Irán se han convertido en epicentros del brote de coronavirus que comenzó en Wuhan, China. Los expertos dijeron que los lazos económicos y políticos de estos países con China facilitaron la propagación del virus, que ahora se manifiesta como una pandemia global, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El virus de Wuhan apareció finalizando 2019 y ha infectado a más de 142,000 personas en todo el mundo, ahora es muy probable que el número aumente, según un informe de situación de la OMS dado a conocer el 14 de marzo.

La gran mayoría de los casos reportados después del 25 de febrero provienen de fuera de China, con Italia, Irán y Corea del Sur emergiendo con los principales grupos de brotes y contribuyendo a la mayor parte de las muertes.

“Lo que inicialmente se vio como un shock de China ahora se entiende como una crisis global”, dijeron los expertos del CSIS, Stephanie Segal y Dylan Gerstel, en un análisis publicado el miércoles.

A medida que la crisis aumenta la incertidumbre y conduce a lo que Segal y Gerstel llaman “la volatilidad del mercado financiero que se vio por última vez durante la crisis financiera mundial”, personas preocupadas por la situación en Italia, Irán y Corea del Sur discutieron la causa vinculada a China con The Epoch Times.

Trabajadores médicos llevan una caja en Wuhan, provincia de Hubei, China, el 10 de marzo de 2020. (Stringer/Getty Images)

La dependencia que tiene Italia hacia China

China es uno de los mayores socios comerciales de Italia y los chinos son una de las comunidades de inmigrantes más grandes del país. Expertos y políticos creen que la relación económica y política de Italia con China ha contribuido a la crisis del coronavirus dentro del país.

La autoridad de protección civil de Italia dijo que 1441 personas murieron debido al virus de Wuhan, mientras que, hasta el sábado, 21,157 estaban infectadas, informó Reuters.

Andrea Delmastro Delle Vedove, un político italiano del partido conservador nacional Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia), dijo a The Epoch Times que la crisis actual muestra que la interdependencia con China puede ser problemática.

“Por supuesto, el coronavirus abre un escenario inquietante, nos dice que la interdependencia con China puede ser un problema, no solo desde un punto de vista económico o industrial, sino también desde la seguridad nacional, desde la prevención de las enfermedades a nivel nacional”, dijo Delle Vedove, miembro de la comisión de asuntos exteriores de su partido.

Delle Vedove tiene motivos para preocuparse, más de 3 millones de turistas chinos visitaron Italia en 2018, según Reuters. Los tres primeros casos de coronavirus aparecieron en Italia a fines de enero, y dos de ellos eran casos de turistas chinos, según The Guardian.

Esto impulsó al país a cerrar los enlaces de transporte con China. A medida que el virus y el sentimiento anti-chino se intensificaron, las compañías chinas dentro de Italia también aumentaron sus intentos por cambiar la opinión pública.

La compañía china de electrónica de consumo, Xiaomi, donó decenas y miles de máscaras de FFP3 a Italia la semana pasada, según una publicación de Facebook del 5 de marzo en la página de la compañía. Pero Delle Vedove dijo que el acto contribuyó a los temores crecientes.

“También les tememos cuando nos traen regalos, porque si el coronavirus no hubiera llegado no hubiéramos necesitado sus máscaras, y podríamos haber enfrentado al coronavirus si hubieran dicho de inmediato la verdad de este demonio, nacido en China”, dijo el político.

Corroborando lo dicho por Delle Vedove, dos expertos de Carnegie, Paul Haenle y Lucas Tcheyan, escribieron en un análisis el mes pasado que “la continua opacidad de Beijing solo ha alimentado más especulaciones sobre los verdaderos orígenes de la crisis y el alcance de su propagación”.

Mientras que Delle Vedove expresó su preocupación por el “demonio nacido en China”, el presidente italiano, Sergio Mattarella, visitó una escuela de Roma con estudiantes, en su mayoría chinos, a principios del mes pasado para calmar el sentimiento anti-chino y mostrar amistad hacia China, según Reuters.

Tras el gesto de amistad de Matharella con China, el líder chino Xi Jinping le agradeció unas semanas después en un mensaje leído por el embajador de China en Roma, Li Junhua, durante un concierto en el palacio presidencial, informó la agencia de noticias italiana ANSA.

“Este es otro gesto concreto que muestra que la amistad real se ve en momentos de necesidad y estoy profundamente conmovido”, dijo la carta de Jinping.

Para Delle Vedove, esto es motivo de preocupación. Acusó a China de no ser un país seguro y transparente y dijo que China no respeta ninguna regla, solo las usa para su ventaja, a pesar de ser miembro de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Contactos de alto nivel de Irán con China

Si bien el virus continuó propagándose desde Italia por Europa, en Oriente Medio se propagó desde Irán. Los expertos dicen que el brote de coronavirus allí indica contactos de alto nivel entre los regímenes iraní y chino.

Los informes dicen que las vías aéreas iraníes de Mahan continuaron volando entre varias ciudades iraníes y chinas, a pesar de la prohibición declarada por el régimen iraní el 31 de enero, poniendo en peligro la salud pública dentro de Irán y todo el Medio Oriente.

Un comunicado del 2 de febrero, en el sitio web de las aerolíneas, dijo que los vuelos hacia y desde China se detuvieron a fines de febrero.

“Como @khamenei_ir sabe, la mejor defensa biológica habría sido decirle al pueblo iraní la verdad sobre el virus de Wuhan cuando se propagó a # Irán desde China”. En cambio, mantuvo los vuelos de Mahan Air yendo y viniendo al epicentro en China, y encarceló a los que hablaron”, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en un mensaje en Twitter el 13 de marzo.

La aerolínea Mahan fue sancionada por el Tesoro de Estados Unidos en 2011 por sus vínculos con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní, una rama del ejército iraní que fue declarada Organización Terrorista Extranjera por la administración Trump el año pasado.

Manjari Singh, una experta en Medio Oriente del Instituto del Medio Oriente en Nueva Delhi, dijo a The Epoch Times, en un correo electrónico, que el caso de Irán es curioso porque está aislado debido a sanciones económicas y políticas, pero aún se vio afectado por la pandemia.

“¡De este modo, significa que no está tan aislado como se cree que está!” dijo ella.

Bomberos iraníes desinfectan las calles en un esfuerzo por detener la propagación salvaje del coronavirus COVID-19, en Teherán, Irán, el 13 de marzo de 2020. (EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH)

Un informe de Radio Farda, una emisora en idioma persa que cuenta con el apoyo del Congreso de Estados Unidos, corroboró lo que dijo Manjari. Informó que, a pesar de la prohibición, un vuelo de Mahan (W578) voló de Beijing a Teherán el 21 de febrero.

“Además, el primer brote fue en la ciudad de Qom, que es una ciudad religiosa, por lo que se realiza una gran cantidad de peregrinaciones, pero también es la ciudad donde se establecen la mayoría de los proyectos chinos. Entonces el enlace chino está ahí”, dijo Singh.

Nicole Robinson, asistente de investigación para Medio Oriente con la Heritage Foundation con sede en Washington, también le dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que cientos de estudiantes chinos y clérigos menores estudian en los seminarios iraníes en Qom.

Singh dijo que ha habido, desde el principio, un encubrimiento masivo y falta de transparencia sobre el brote del virus de Wuhan en Irán.

“Probablemente Irán no quería que se interrumpiera su comercio con China y es por eso que tomó la propagación del virus de manera muy cruel y no lo reveló”. No se tomaron medidas de precaución y los viajes de ida y vuelta a China no fueron controlados”, dijo Singh.

Un informe de The Atlantic aumenta las preocupaciones de Singh y Robinson. Dijo que el 4 y 5 de marzo, dos vuelos de evacuación, que transportaban a ciudadanos chinos, podían salir de Teherán hacia la provincia china de Gansu. Once, de 311 examinados por las autoridades chinas en el aeropuerto, resultaron infectados.

La Agencia de Noticias de la República Islámica (IRNA), un medio estatal iraní, informó que 724 personas habían muerto debido al coronavirus hasta el 15 de marzo. En contraste, el 14 de marzo la Secretaría del Consejo Nacional de Resistencia de Irán (NCRI), un grupo anti-régimen, dijo en un comunicado que el número de muertos ya ha superado los 4.500.

Radio Farda, también informó el encubrimiento del régimen iraní el 9 de marzo y citó el sitio web de noticias, pro-Rouhani Entekhab, que dijo que el número de muertos por coronavirus era de más de 2000 personas en el país.

Rabia en Corea del Sur por la conciliación con China

A medida que la crisis del coronavirus se intensificó dentro de Corea del Sur, el sentimiento anti-chino dentro del país también se intensificó, y la gente culpó al gobierno por no imponer restricciones de viaje a China durante los primeros días del brote.

Bruce Klinger, investigador principal de The Heritage Foundation para el noreste de Asia, dijo que si bien el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, quiere que China facilite su diálogo con Corea del Norte antes de las elecciones de la Asamblea Nacional que se avecinan el 15 de abril, la gente no está contenta con eso.

“El coronavirus ha tenido un impacto devastador en la economía surcoreana. Los críticos acusan a Moon de ser demasiado conciliador con Beijing, al dudar en imponer restricciones de viaje a los visitantes chinos en las primeras etapas del brote”, dijo Klingner a The Epoch Times en un correo electrónico.

El público surcoreano se enojó mucho con el presidente Moon después de que envió equipos médicos, por valor de USD 5 millones, a Wuhan en los primeros días del brote. Las cosas empeoraron después de eso, cuando el virus se propagó rápidamente dentro de Corea del Sur y el público, en busca de servicios de salud, culpó a China por la situación que estaban viviendo.

El personal médico, con equipo de protección, traslada a un paciente infectado con el nuevo coronavirus de una ambulancia a un hospital en Seúl, Corea del Sur, el 9 de marzo de 2020. (Chung Sung-Jun/Getty Images)

Más de 1,4 millones de surcoreanos firmaron una petición en el sitio web presidencial desde el 11 de marzo, exigiendo que se destituya al presidente Moon por su manejo del coronavirus y sus políticas a favor de China.

“Mientras más responda el presidente Moon Jae-in al problema de la neumonía (nuevo coronavirus) en China, es más probable que lo vean como el presidente de China, no como el presidente de Corea del Sur”, dijo la petición.

“En Corea, el precio de las máscaras se disparó más de 10 veces y se agotó, por lo que fue difícil para las personas comprar máscaras debido a la escasez de éstas”, dijo.

La petición también culpó al gobierno de Corea del Sur por no restringir la entrada de chinos a su país. Después del brote, 5 millones de chinos ingresaron a Corea del Sur antes de que se estableciera el bloqueo en Wuhan.

Sigue a Venus en Twitter: @venusupadhayaya

***

A continuación

Crea lo increíble: muchos alemanes no creían que el Holocausto estaba sucediendo ¿Hoy la historia se repite?

TE RECOMENDAMOS