Para 2050 se debe subir producción de comida un 50 % y bajar emisiones a 25 %

Por EFE
28 de Septiembre de 2018 Actualizado: 28 de Septiembre de 2018

Para alimentar los 10.000 millones de personas que poblarán la Tierra en 2050 se deberá aumentar la producción de comida un 50 % pero reducir las emisiones de carbono per cápita hasta el 25 % para garantizar la sostenibilidad del planeta, advirtió hoy a Efe el experto René Castro.

El subdirector general del Departamento de Clima, Biodiversidad, Tierras y Aguas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) expuso hoy en entrevista telefónica, que para lograr este equilibrio entre medioambiente y alimentación debe implementarse una agricultura inteligente.

Según el especialista en Economía Ambiental, este formato agroalimentario se basa en transformar la visión del trabajo tanto en fincas pequeñas como en los grandes ranchos.

Estos espacios pueden hacerse sustentables si se aplican técnicas que mejoren la eficiencia en el uso del agua y el uso de fertilizantes biodegradables.

La agricultura inteligente también plantea usar drones para monitoreo en estos lugares y establecer una siembra de precisión que se traduzca en tierras más productivas y con una biodiversidad mejor conservada.

“La tecnología para cumplir estos objetivos ya existe”, aseguró, agregando que los programas piloto de este tipo de fincas ya están probados.

Sin embargo, lamentó el hecho de que falten voces y recursos económicos para su proliferación en Latinoamérica.

“Requerimos de mayor equidad en el campo, ya que la riqueza concentrada y el limitado financiamiento, sumado a la falta de títulos de propiedad del pequeño campesinado, frenan este tipo de proyectos”; mencionó el que fuese ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones de Costa Rica de 2011 a 2014.

Por ello, se está trabajando para que estos países puedan adoptar medidas frente a las afectaciones futuras del cambio climático en los cultivos.

“Esto incluye hacer posible que las familias más pobres produzcan alimentos mientras adoptan sistemas de bajas emisiones y desarrollan su resiliencia frente al cambio climático”, señaló el funcionario de la FAO.

Según datos de este organismo internacional, la ganadería consume la mitad de los insumos que producen las cosechas mundiales, mientras que la agricultura utiliza el 70 % del agua dulce que está al alcance del hombre.

Las malas prácticas agrícolas provocan que en el mundo se pierdan de forma anual 1,5 millones de hectáreas que dejan de ser productivas y comienzan a degradarse.

Pese a ello, según el experto, el planeta está registrando una disminución de la deforestación, a excepción de las naciones que se ubican en el trópico, donde esta situación continúa y se relaciona con la pobreza que presentan muchas de sus comunidades.

En este sentido, destacó el trabajo que realizan México, Brasil, Costa Rica, Chile y Argentina en la preservación de sus bosques.

Indicó que “los mexicanos han logrado, pese a todos sus conflictos, revertir los problemas de deforestación, siendo de los pocos países del trópico en no presentar aumentos en este sector”.

“México es de esas naciones que ha roto el mito que no pueden convivir la agricultura y los bosques”, observó.

Según la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la pérdida promedio de superficie forestal en México disminuyó un 51 % entre 1990 y 2015.

En lo referente a la administración del presidente saliente Enrique Peña Nieto, según la entidad, se reforestaron un millón de hectáreas con una supervivencia del 64 % de arbolado.

En cuanto a producción de alimentos, México presentó una producción de 286 millones de toneladas de alimentos en 2017, según la Secretaría de Agricultura y Ganadería (Sagarpa).

Para finalizar, Castro resaltó que en México se tiene un sistema de agricultura sostenible e inteligente que es aplicado desde hace siglos, en referencia a las chinampas ubicadas en Xochimilco, en el sur de la capital.

Estas, a su juicio, logran conservar la biodiversidad y permiten que sus pobladores cultiven sus alimentos, un modelo de trabajo que calificó de envidia mundial.

A continuación

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS