Para derrotar al supremacismo blanco hay que luchar contra la teoría crítica de la raza

Por Bruce Abramson
30 de Abril de 2021
Actualizado: 30 de Abril de 2021

Opinión

El presidente Joe Biden, en su discurso ante el Congreso, repitió su absurda afirmación de que el supremacismo blanco es “la mayor” amenaza que enfrenta el país. Luego procedió a promover esta mitología difamatoria, la única responsable del reciente y perturbador aumento del supremacismo blanco.

Esta incoherencia verdaderamente peligrosa requiere un poco de análisis, comenzando con algunas definiciones simples. ¿Qué es el supremacismo blanco?

La respuesta no es sutil. Es una ideología que combina dos ideas fundamentales: “racismo de blancos” y “supremacismo”. Ambos tienen sus raíces en la noción de que la humanidad se divide en grupos distintos basados en características inherentes.

Los supremacistas creen que un grupo es superior a todos los demás y, por lo tanto, está calificado de manera única para gobernar. Es una idea tan antigua como la historia. El nazismo, el apartheid, el sistema del mijo otomano y Jim Crow fueron sistemas supremacistas del siglo XX. Hoy, los islamistas predican el supremacismo islámico, Louis Farrakhan prefiere un supremacismo afrocéntrico y el Partido Comunista Chino (PCCh) es heredero de una larga línea de gobernantes supremacistas Han.

El racismo blanco surge de la creencia de que la categorización adecuada de la humanidad sigue líneas raciales, y que una de esas categorías es “blanca”. El supremacismo blanco surge cuando algunas de las designadas “personas blancas” adoptan la categorización racial, se enorgullecen de su propia categoría y anuncian que merecen gobernar.

Con esas definiciones en su lugar, podemos mirar al Estados Unidos actual. Somos un país sin una sola organización supremacista blanca importante o influyente. La ideología no cuenta con defensores famosos, voceros nacionales, cabilderos y tiene pocos adherentes declarados. Las reuniones de supremacistas blancos atraen a más manifestantes y reporteros que supremacistas reales.

¿La “mayor amenaza” para nuestro país? Ni de cerca. ¿Un problema entre muchos? Absolutamente, y vale la pena verlo. El supremacismo blanco ha jugado un papel particularmente oscuro en la historia de Estados Unidos. Después de haber estado descansando durante varias décadas, está en alza. Se está extendiendo a través de los pantanos febriles de Internet para convertirse en la ideología elegida por los violentos solitarios, incluidos los responsables de las masacres en una iglesia de Charleston, en 2015, y una sinagoga de Pittsburgh, en 2018.

El supremacismo blanco es de hecho un problema real y creciente. Las preguntas clave son, por lo tanto: ¿Qué ha estado impulsando su reciente aumento y qué podemos hacer para revertirlo?

Las respuestas deberían ser obvias. El aumento de la conciencia racial es la única y completa causa del resurgimiento de una identidad “blanca” latente durante mucho tiempo. Debido a que el supremacismo blanco solo es posible entre aquellos que abrazan tanto las categorías raciales como su propia piel, el único contraataque efectivo al supremacismo blanco sería un EE.UU. que deje de prestarle tanta atención al tema racial.

Trágicamente, los agitadores racistas que promueven ideas obscenamente antiamericanas como el racismo sistémico, el racismo estructural, la teoría crítica de la raza, los sistemas de despojo racial, las reparaciones, la interseccionalidad y la fragilidad blanca han convertido la categorización racial en un negocio lucrativo e influyente.

Al Sharpton es una celebridad festejada. Ben Crump tiene como rehenes a ciudades enteras. Patrice Cullors colecciona mansiones. Ta-Nehisi Coates, Ibrahim X. Kendi y Robin DiAngelo han creado una sólida demanda para su trabajo.

Eric Holder, Loretta Lynch, Maxine Waters, “The Squad”, Joe Biden y otros han bendecido este racismo manifiesto con la aprobación y el apoyo del gobierno.

Su lucrativa industria de agravios necesita desesperadamente supremacistas blancos. Simplemente, no pueden presentarse a sí mismos como heroicos en ausencia de villanos. Nada podría ser peor para sus negocios que un EE.UU. que toma con liviandad el tema de la raza, un EE.UU. que estaba a punto de llegar a ese punto hasta hace muy poco. Los supremacistas blancos son absolutamente necesarios como los villanos en su juego de moralidad. Los necesitan, los quieren, los crearon y se deleitan con el aura de heroísmo que su monstruosa creación les ha permitido fabricar.

Es un tipo de trama que la ficción de superhéroes retrata en Lex Luthor, sin embargo, en la realidad esta trama sí genera verdaderos daños. Si desea identificar la mayor amenaza interna que enfrenta Estados Unidos, mire más allá de los supremacistas blancos hacia los teóricos críticos de la raza que los crearon.

El senador Tim Scott (R-S.C.) lo hizo muy bien. Independientemente de lo que Estados Unidos haya sido en el pasado, ingresó al siglo XXI como la sociedad menos categorizada racialmente en la historia mundial. Nuestra respuesta unificada al 11 de septiembre lo dejó en claro. Nos unimos como una sola nación para enfrentar a un enemigo extranjero. Esa respuesta puede haber agudizado las distinciones entre estadounidenses y extranjeros, pero borró las distinciones entre los estadounidenses.

Cuando esa identidad estadounidense, que restaba importancia a las diferencias raciales, nos llevó a tomar posesión de nuestro primer presidente negro, los estafadores raciales en pánico contraatacaron. Reimpusieron la categorización racial, desencadenaron tensiones raciales, revivieron un supremacismo blanco moribundo y reavivaron su negocio de agravios.

La única forma de luchar contra el supremacismo blanco es luchar contra la teoría crítica de la raza. Estos racistas se necesitan unos a otros. De lo contrario, tendrían que hacerse una pregunta clásica de izquierda: ¿Qué pasa si declaran una guerra racial y nadie se presenta?

En los Estados Unidos de hoy, ninguna ideología es tan vilipendiada como el supremacismo blanco. Sin embargo, esa aparente unidad enmascara una importante distinción. Los conservadores odian a los supremacistas blancos porque son supremacistas. Los progresistas odian a los supremacistas blancos porque son blancos.

Estoy con el senador Scott pidiendo un Estados Unidos que reste importancia a las diferencias raciales. El presidente Biden se opone a nosotros y pide una mayor conciencia racial y categorización racial.

¿Quién crees que tiene la culpa de la supremacía blanca?

Bruce Abramson, Ph.D. J.D., es director de B2 Strategic, miembro senior y director de ACEK Fund y autor de “Restauración estadounidense: Ganar la Segunda Guerra Civil de Estados Unidos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS