Para los sobrevivientes de persecución, el momento de reunirse invoca dolor

Por Eva Fu
04 de Octubre de 2020 4:54 PM Actualizado: 04 de Octubre de 2020 4:54 PM

NUEVA YORK — El día marcaba el Festival del Medio Otoño, la segunda celebración china más importante del año, cuando las familias se reúnen para compartir pasteles de luna y maravillarse con la luna de la cosecha en su máxima plenitud. Pero Xiao Ping no se encontraba de humor para las festividades.

Frente a un pequeño stand decorado con pancartas, volantes y folletos en Flushing, Nueva York, ella llegó como de costumbre, sonriendo a los transeúntes con un volante en la mano. A veces, algunas personas de China continental la insultan e incluso la llaman “traidora”.

Falun Dafa es bueno”, se leía en los caracteres estampados en la parte superior del stand azul.

Este fue el segundo Festival del Medio Otoño de Xiao en la ciudad de Nueva York. La mujer de 47 años, una practicante a la disciplina espiritual y oriunda de la ciudad de Nanchang en el sureste de China, abandonó el país en agosto de 2019 con su hijo de 15 años para escapar de la persecución incesante contra sus creencias espirituales.

Su voz temblaba al hablar de los seres queridos que dejó atrás: su esposo, su hermana, su madre que tiene más de 80 años y amigos que también han sido perseguidos por su fe.

“Hiciste la elección correcta al irte a Estados Unidos, pero no podemos soportar estar separados de ti”, le dijo la hermana de Xiao en una llamada telefónica, recordó Xiao antes de hacer una larga pausa.

La practicante de Falun Gong, Xiao Ping, frente a un stand donde informa sobre la persecución de China a la práctica espiritual, en Flushing, Nueva York, el 1 de octubre de 2020. (Cortesía a The Epoch Times)

Arrestos

Arraigado en las antiguas tradiciones chinas, Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, se compone de enseñanzas morales y una serie de ejercicios suaves. Aumentó su popularidad en China en la década de 1990 —hasta que en 1999 el Partido Comunista Chino (PCCh) lanzó una campaña de persecución para erradicar la práctica.

Se estima que había entre 70 y 100 millones de chinos haciendo la práctica a fines de los 90, los cuales se han convertido en blancos de tortura, encarcelamiento, trabajos forzados y sustracción de órganos. Mientras tanto, el régimen ha desplegado una gran campaña de propaganda para estigmatizar a los practicantes e incitar al odio contra el grupo.

Entre 1999 y 2001, Xiao fue detenida tres veces en el mismo centro de detención local, en cada ocasión en invierno, cuando la temperatura desciende por debajo del punto de congelación. Recordó las toallas de acrílico que se endurecían hasta convertirse en un bloque helado y la escasa cantidad de verduras hervidas que comían todos los días, con gusanos flotando en la parte superior y una capa de arena en la parte inferior.

“Hay arena en cada bocado”, dijo, por lo que “es imposible consumir la comida si quieres escupir la arena”.

Dentro de la pequeña celda de la prisión, tuvo que dormir apretada con hasta una docena de detenidos sobre un duro tablón de madera que estaba destinado a contener solo la mitad de personas. El tablón estaba inclinado, lo que obligaba a todos a dormir cabeza a cabeza sin espacio para moverse o cambiar de posición.

“Si se volvía agotador, entonces todos (…) girábamos nuestro cuerpo hacia el otro lado en sincronía”, dijo Xiao. Durante el día, se sentaban en un banco de hormigón al lado de la cama.

Debido a la falta de nutrición, los prisioneros sufrían de estreñimiento durante semanas, y luego tenían días de diarrea después de su porción mensual de cerdo —de los cerdos que criaban en la prisión.

Ducharse era un lujo y un suplicio debido al escaso suministro de agua, que estaba fría y por lo general se cortaba antes de que pudieran terminar de bañarse. Para evitar tocar directamente el agua fría, a veces usaba una toalla húmeda para limpiarse. “Caían gotas de suciedad después de frotar la piel”, contó.

En 2001 fue trasladada del centro de detención a un campo de trabajo. Pasó cinco meses allí haciendo suéteres para perros, que ella sospecha eran para exportar. Cuando no estaban trabajando, los practicantes detenidos eran obligados a sentarse en taburetes bajos para ver videos de propaganda que difamaban a Falun Gong. Los guardias no permitían que sus familiares los visitaran a menos que gritaran insultos contra la práctica, según Xiao.

En 2015, Xiao y decenas de otros practicantes locales presentaron demandas contra Jiang Zemin, el excabecilla chino que inició la campaña de persecución, provocando represalias por parte de las autoridades.

El vicedirector de la oficina 610 local, el organismo extrajudicial asignado para ejecutar la persecución a Falun Gong, fue al lugar de trabajo de cada practicante mostrando una “lista de nombres” y presionando para que los despidieran. Xiao fue una de los diez practicantes que perdieron sus trabajos en los siguientes dos años.

Recordó que poco antes de que la despidieran, el hombre le dijo: “Todos dicen que ustedes son buenas personas, pero ¿y qué? No se les permite practicar”. El hombre agregó, “Si practicas Falun Gong, tú eres la enemiga”, mientras le señalaba la nariz con el dedo. Repitió la palabra “enemiga” tres veces.

Las autoridades incluso intentaron interrogar al hijo de Xiao, que entonces estaba en sexto grado, y finalmente enviaron una nota a través de su maestro preguntándole lo que sabía sobre la práctica.

Curación

Los años traumáticos han dejado una huella en su hijo. Cuando el dueño de su apartamento en Nueva York fue a ayudarlos a configurar el Internet poco después de que se establecieran, la primera reacción del niño fue esconder sus libros de Falun Gong en un cajón para que el propietario no los viera.

Ese pequeño acto me dio “un pinchazo en el corazón”, dijo Xiao. Ella le explicó a su hijo que “ahora están en Estados Unidos” y que ya no necesitan esconder los libros.

Como muchos nuevos inmigrantes, Xiao hace malabares con empleos ocasionales; ella también necesita cuidar de su hijo y encuentra tiempo para meditar e informar sobre la persecución, que ya lleva 21 años. El esfuerzo que debe hacer a diario no es nada comparado con los “extremos” que ha visto en China, dijo.

Una practicante de la ciudad natal de Xiao, que tiene la misma edad que ella, recibió recientemente otra sentencia de 9 años y medio de cárcel tras haber pasado antes nueve años en prisión. “¿Cuántos nueve años hay en la vida, y cuántos 18 años?”, dijo Xiao.

La practicante de Falun Gong, Xiao Ping, en Kissena Corridor Park en Flushing, Nueva York, el 26 de septiembre de 2020 (Linda Lin/The Epoch Times)

Antes del Festival del Medio Otoño, Xiao se unió a cientos de practicantes de Falun Gong en la ciudad de Nueva York para enviar saludos por las festividades al fundador de Falun Gong, Li Hongzhi.

El cambio de entorno ha hecho que Xiao se sienta más liviana e “incluso respirar se siente más fácil”, dijo. Ella recordó un evento grupal en Times Square en septiembre de 2019, cuando alrededor de cien practicantes participaron de una sesión de meditación sentada.

Fue la primera vez en años que pudo relajarse por completo y olvidar completamente dónde estaba, dijo.

“¿Sabe lo ruidosa que era la zona alrededor?”, dijo Xiao en referencia al sonido “explosivo” de altavoces mientras la gente cantaba y bailaba. Pero después de treinta minutos, la música serena que se emplea para la meditación era todo lo que podía escuchar, como si hubiera sido transportada a un mundo diferente.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Una carta de SOS revela el lado oscuro de los ‘Made in China’

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.