Pareja china se declara culpable en EEUU por robar datos de vacunas y contrabandear material biológico

Por Andrew Thornebrooke
24 de Mayo de 2022 4:35 PM Actualizado: 24 de Mayo de 2022 4:35 PM

Una pareja de científicos se declaró culpable de importar ilegalmente productos químicos de laboratorio potencialmente tóxicos y de remitir a China investigaciones confidenciales sobre la vacunas basadas en ARNm, según una declaración publicada por el Departamento de Justicia.

Wu Chenyan y Chen Lianchun, marido y mujer que trabajaban como científicos de investigación para una importante empresa farmacéutica estadounidense, se declararon culpables el 19 de mayo de los cargos relacionados con sus planes por recoger ilícitamente investigaciones confidenciales sobre el ARNm de dicha empresa y utilizar estos estudios para dar curso a una propia investigación en un laboratorio del marido en China.

Wu trabajó para varias empresas farmacéuticas a lo largo de su carrera, entre ellas una importante corporación cuyo nombre no figura en los documentos judiciales. Chen también trabajó en dicha empresa. Wu se trasladó a China en 2010 y en 2012 abrió allí un laboratorio que se centró en la investigación de vacunas basadas en ARNm.

Chen permaneció en Estados Unidos y siguió trabajando para la empresa mientras que desde 2012 hasta 2021 Wu estaba en China . Durante ese tiempo, la investigación de su empresa también se centró en las vacunas basadas en ARNm.

Entre 2013 y 2018, Chen accedió en repetidas ocasiones a los ordenadores de la empresa y copió materiales confidenciales, según el Departamento de Justicia. Luego envió esos materiales por correo electrónico a su marido en China utilizando su cuenta de correo electrónico personal. Los materiales incluían PowerPoints y documentos de Word con datos de secuenciación de ADN y ARNm, e información confidencial de investigación y desarrollo de vacunas.

“Los acusados utilizaron su cuenta y acceso para obtener y compartir ilegalmente investigaciones confidenciales de laboratorio para su propio beneficio”, dijo la agente especial del FBI a cargo, Stacey Moy, en una declaración.

Wu apareció por primera vez en el radar del FBI en 2019, cuando uno de esos PowerPoint con su nombre fue descubierto por las autoridades mientras investigaban a un chino condenado por violar los controles de exportación de Estados Unidos.

En 2021, Wu cerró su laboratorio en China e intentó trasladarlo a Estados Unidos. Metió su contenido en cinco maletas distintas y voló a Estados Unidos. No declaró ninguno de los materiales biológicos en su formulario de aduanas, ni al funcionario de aduanas mientras pasaba por la inspección.

Sin embargo, los agentes de aduanas descubrieron muestras químicas y biológicas en posesión de Wu, junto con equipos médicos y documentación de investigación, ya que todo estaba mal embalado.

En total, Wu llevaba casi 1000 tubos de centrífuga sin etiquetar, que parecían contener proteínas, y múltiples recipientes de sustancias químicas desconocidas, según el Departamento de Justicia. Algunas muestras estaban incluso etiquetadas como peligrosas y una llevaba la imagen de una calavera con huesos cruzados y la palabra “dañino si se ingiere (…) tóxico si se inhala”.

“Se trata de graves delitos de fraude informático y contrabando”, dijo el fiscal federal Randy Grossman. “Uno de los acusados no protegió las investigaciones confidenciales e importantes de su empleador y, en cambio, las utilizó en su beneficio y en el de su marido”.

“Para agravar el daño, el otro acusado puso a los viajeros en peligro al transportar ilegalmente los productos químicos peligrosos de su laboratorio de vuelta a Estados Unidos”.

Esta saga no es más que la última continuación de la lucha del Departamento de Justicia por frenar un número cada vez mayor de casos de espionaje económico y robo de propiedad intelectual relacionados con China. Según el FBI, actualmente hay más de 2000 casos activos relacionados con los intentos de China de robar tecnología e información vital de Estados Unidos.

El Departamento de Justicia (DOJ) estuvo involucrado en un esfuerzo de la era Trump para frenar esos casos en un programa conocido como Iniciativa China, pero la administración Biden desechó esa iniciativa tras las acusaciones de sesgo racial. El DOJ aclaró que una revisión interna no encontró evidencia de sesgo, pero que su “percepción dañina” significó que la iniciativa tenía que terminar.

Está previsto que Wu y Chen sean condenados en agosto de este año.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.