Niegan segundo intento demócrata en EE. UU. de incluir amnistía a ilegales por reconciliación

Por Joseph Lord
29 de Septiembre de 2021
Actualizado: 30 de Septiembre de 2021

Desde inicios de septiembre, los demócratas del Senado han estado tratando de convencer al árbitro no partidista del Senado, la parlamentaria encargada, para que les permita incluir la amnistía para los extranjeros ilegales en su proyecto de ley de reconciliación. La parlamentaria rechazó el primer intento a mediados de septiembre; el miércoles, los demócratas volvieron a sentirse decepcionados luego de que la parlamentaria denegara su segundo intento.

La aprobación de la actual parlamentaria encargada, Elizabeth MacDonough, será necesaria debido a la peculiar vía que los demócratas están usando con la esperanza de aprobar su presupuesto de USD 3.5 billones que no ha recibido ningún apoyo republicano.

Específicamente, están utilizando el proceso de reconciliación, un procedimiento parlamentario agregado a la norma del Senado a inicios de la década de 1970. El proceso permite que algunos tipos de proyectos de ley presupuestaria pasen por la cámara alta deliberativa con solo una mayoría simple, eludiendo por completo el filibusterismo de los opositores. En última instancia, lo que se permite en este proceso depende de MacDonough, cuyo trabajo es proteger los derechos de ambas partes.

En una conferencia de prensa antes de que la parlamentaria tomara su primer fallo, el senador Dick Durbin (D-Ill.) indicó que los demócratas “creen que la inmigración es un elemento crítico en la reconciliación”.

“¿Cuántos años nos hemos quejado todos de que el sistema de inmigración en Estados Unidos está quebrado y necesita ser arreglado?”, preguntó, y agregó que la última reforma migratoria integral del Congreso fue aprobada hace 35 años, firmada por el presidente Ronald Reagan.

Según las normas vigentes del proceso de conciliación, las disposiciones de los proyectos de ley de conciliación deben tener un impacto en los gastos e ingresos del gobierno federal que sea más que “meramente incidental”. Durbin argumentó que la reforma migratoria “tiene un costo asociado” y era aplicable bajo las normas de reconciliación.

Demócratas pasarán al “Plan C”: Menéndez

El primer intento de los demócratas habría permitido que aproximadamente 8 millones de extranjeros ilegales que ya se encuentran en el país fueran elegibles para la amnistía. Este segundo intento era menos ambicioso y simplemente pretendía cambiar la fecha en que los inmigrantes ilegales serían elegibles para acceder a la ciudadanía.

Este intento fue nuevamente denegado, un movimiento conforme el historial de MacDonough. Durante su tiempo en el cargo, MacDonough no ha tenido reparos en acabar con las prioridades de cualquiera de las partes que consideraba fuera del ámbito de la conciliación.

Por ejemplo, en 2017, los republicanos intentaron agregar una disposición a la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos, aprobada por el proceso de reconciliación, que habría derogado las restricciones sobre iglesias, fundaciones benéficas y universidades que prohibían a estas organizaciones sin fines de lucro involucrarse políticamente o apoyar a candidatos.

Luego de que los demócratas recuperaron la mayoría, MacDonough también impuso restricciones a lo que se les permitía hacer. En febrero, el parlamentario falló en contra de incluir un salario mínimo de USD 15 en un paquete de ayuda contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) propuesto por el presidente Joe Biden.

En ambos casos, el partido mayoritario trató de convencer a MacDonough de que las disposiciones estaban relacionadas con el presupuesto con poco éxito.

El senador Bob Menéndez (D-N.J.), un defensor del uso de la reconciliación para cambiar la ley de inmigración, calificó la decisión de MacDonough de “desafortunada”. Explicó: “No estoy de acuerdo con (…) el principio original desde el que ella está trabajando”, haciendo referencia a su actitud sin excusas hacia la reconciliación.

Aún así, Menéndez indicó que a pesar del fracaso de sus dos primeros intentos, los demócratas continuarían dando un tercer esfuerzo y pasarían al “plan C”. El senador se mostró evasivo al discutir los detalles y le dijo a un periodista: “Eso lo tengo que saber yo y lo tiene que averiguar usted”.

Los demócratas y la Casa Blanca reafirman su compromiso con la reforma migratoria a través de la reconciliación

Sin embargo, Menéndez dijo, sin embargo, que “si no tenemos ningún camino hacia algún tipo de ajuste de estatus para los indocumentados”, no apoyaría las disposiciones diseñadas para ayudar a las empresas. “No nos ocuparemos de los negocios y no nos ocuparemos de los 11 millones”, dijo Menéndez sobre los grupos de inmigrantes ilegales, incluidos los “Dreamers” del expresidente Barack Obama, los titulares de estatus de protección temporal (TPS, por sus siglas en inglés), los trabajadores agrícolas y trabajadores, entre otros.

Pero sin la aquiescencia de la parlamentaria, Menéndez y sus colegas tendrán pocas opciones, dado el control unilateral de MacDonough sobre lo que es y no es aceptable para la reconciliación.

Un enfoque migratorio clave para los demócratas en el Congreso y el presidente ha sido el estatus de los llamados “Dreamers”. Este grupo está compuesto por personas que ingresaron ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños y recibieron amnistía bajo la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), una controvertida orden ejecutiva firmada por el presidente Barack Obama. Según la propuesta inicial de los demócratas a MacDonough, millones de Dreamers habrían recibido una vía para obtener la ciudadanía.

La administración Biden ha señalado que este sigue siendo un enfoque clave.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, quien dirige el departamento encargado de combatir la inmigración ilegal, después del fallo dijo: “La Administración Biden-Harris continúa tomando medidas para proteger a los Dreamers y reconocer sus contribuciones a este país (…) solo el Congreso puede brindar protección permanente. Apoyo la inclusión de la reforma migratoria en el proyecto de ley de reconciliación e insto al Congreso a actuar rápidamente para brindarles a los Dreamers el estatus legal que necesitan y merecen”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, también intervino y dijo: “Estamos comprometidos a lograr la reforma migratoria”. Ella agregó: “Esto, espero, renovaría la apariencia de cuáles pueden ser los vehículos y las opciones”.

Debido a que la reconciliación es una de las únicas formas de lograr que la legislación sea aprobada por el Senado por mayoría simple, para los demócratas es la única oportunidad de promover su agenda de inmigración sin el apoyo de los republicanos. Cualquier otro acto legislativo está sujeto a eliminación por filibusterismo, el cual solo puede acabarse con el voto de 60 senadores.

El proyecto de ley está actualmente previsto para su votación en la Cámara el jueves. Con este revés, los demócratas tienen pocas horas para elaborar una nueva propuesta si esperan mantener ese plazo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS