Partido Comunista Chino preocupado: sus funcionarios se están volviendo religiosos

29 de Mayo de 2015 Actualizado: 29 de Mayo de 2015

Aunque el Partido Comunista Chino es oficialmente ateo, siempre ha mantenido a cinco religiones sancionadas por el estado, que utiliza para reforzar su propio dominio sobre el pueblo chino. El secretario general Xi Jinping reiteró este punto en una reunión política el 21 de mayo, diciendo que la religión debe ser utilizada para guiar los corazones y las mentes del público en favor de la doctrina del partido.

Sin embargo, una de las principales preocupaciones en los últimos años, ha sido la creciente religiosidad entre los propios funcionarios comunistas. Mientras que el Partido puede tolerar la existencia de las religiones, sus propios funcionarios tienen prohibido creer en ellas. La delincuencia económica es el principal componente de las “violaciones disciplinarias” que han sido ampliamente aplicados a los funcionarios chinos que enfrentan investigación y son expulsados de sus cargos, pero creer en “supersticiones” es también motivo de incriminación en la limpieza dentro de las filas del Partido.

Un monje pasa junto a una puerta en el templo lama Yonghegong  en Beijing el 24 de octubre de 2012. (Wang Zhao / AFP / Getty Images)
Un monje pasa junto a una puerta en el templo lama Yonghegong en Beijing el 24 de octubre de 2012. (Wang Zhao / AFP / Getty Images)

Fe de base

El 21 de mayo, el gobierno municipal de Wenzhou, en la provincia de Zhejiang reportó hallazgos recientes del equipo de inspección local del Partido. El informe menciona una nueva ronda de esfuerzos destinados a abordar el problema de funcionarios de bajo nivel tomando la fe religiosa o de funcionarios que han perdido su fe en el Partido, el sentido de la “naturaleza del partido”, o de calificar para ser miembro del partido.

La provincia de Zhejiang, situada en la costa sureste de China, tiene una gran población cristiana y ha recibido el apodo de la “Jerusalén China”. A principios de este año, las autoridades comunistas retiraron las cruces de cerca de 400 iglesias para reducir la visibilidad religiosa.

En septiembre pasado, un equipo enviado a Zhejiang por la agencia central del partido a cargo de la inspección disciplinaria y anticorrupción terminó su operación de dos meses, informó el nuevo sitio web Guncha Net con sede en Shanghái el 22 de mayo. En cuanto a la cuestión de las creencias religiosas entre los círculos oficiales locales, aparentemente está tan extendida que incluso algunos funcionarios participaron en el grupo de actividad religiosa, el equipo de inspección sugirió que los funcionarios del Partido sean adoctrinados aún más en la ideología comunista, sobre todo a nivel local, a fin de salvaguardar “la naturaleza y la pureza” del partido.

Según Xia Ming, profesor de ciencias políticas en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, es poco probable que tengan éxito los esfuerzos del partido por desarraigar la fe, ya que simplemente convertiría a los funcionarios en creyentes secretos, informó Radio Free Asia (RFA).

“Muchos funcionarios de alto rango del partido y sus familiares, de hecho son budistas y cristianos, pero ellos saben cómo montar un espectáculo [para ocultar su fe en público]. En resumen, esta nueva ronda de inspecciones no puede lograr nada, y sólo muestra que el Partido Comunista Chino está perdiendo su control espiritual sobre el pueblo”, dijo Xia a la RFA.

Hombres uigures caminan en frente de la Mezquita Id Kah, la mezquita más grande de China, el 31 de julio de 2014 en Kashgar, Región Autónoma Uigur de Xinjiang, China. (Getty Images / Getty Images)
Hombres uigures caminan en frente de la Mezquita Id Kah, la mezquita más grande de China, el 31 de julio de 2014 en Kashgar, Región Autónoma Uigur de Xinjiang, China. (Getty Images / Getty Images)

¿Por qué el Partido Comunista le teme a la religión?

Según un sitio estatal chino, “algunos dirigentes del Partido … son apasionados en adorar a dioses y budas, encabezando lo que es superstición feudal. Esta tendencia, si no se para, tendría una consecuencia grave, confundiendo las mentes de los funcionarios del Partido y colapsando la organización del Partido”.

Zan Aizong, un escritor cristiano independiente y activo blogger y usuario de microblog en China hablando a la RFA, dijo que las declaraciones del secretario general Xi Jinping tienen la intención de disociar las religiones occidentales y chinas de su base común espiritual, y para consolidar el papel del Partido como custodio de todas las cosas chinas.

“El hecho es que no hay ninguna frontera nacional dentro de las religiones. Tanto si se trata del cristianismo o el budismo, ellas existen tanto dentro como fuera de China”, dijo Zan. “¿Qué posible papel puede jugar el Partido Comunista, que cree en el ateísmo? El gobierno chino sólo debe preocuparse de su propio gobierno y proteger la libertad religiosa como lo garantiza la Constitución”, continuó.

Bob Fu, presidente de China Aid Association, una red de derechos humanos cristiana, dijo que el Partido exige que las religiones mantengan lealtad al liderazgo comunista, socavando el principio de libertad religiosa, informó la RFA.

“Cualquier grupo religioso o grupo social que no está bajo el control total, la orientación y la manipulación del Partido se considera una amenaza para la estabilidad tanto del Partido y de la sociedad. Cualquiera de estos grupos puede verse como un desafío a su sistema autocrático”, dijo Fu. “Creo que la actitud del Partido Comunista hacia la religión es la proyección de sus propias inseguridades en su capacidad para gobernar”.

TE RECOMENDAMOS