PCCh accedió a información privada de estudiantes de New Brunswick a través de Institutos Confucio

Por ISAAC TEO
28 de Junio de 2021
Actualizado: 28 de Junio de 2021

Los Institutos Confucio que operan en las escuelas públicas de New Brunswick tenían acceso a la información privada de los estudiantes de la provincia canadiense. Tal situación generó serias preocupaciones entre la diáspora china, dijo el ministro de educación de la provincia a un Comité de los Comunes el 21 de junio.

“Teníamos miembros del Partido Comunista Chino (PCCh) que trabajaban para los Institutos Confucio que tenían acceso a las bases de datos y la información de los estudiantes de Brunswick, y escuché sobre eso de miembros de la diáspora china extremadamente preocupados por ese hecho”, dijo Dominic Cardy al Comité Especial de Relaciones Canadá-China de la Cámara de los Comunes.

Cardy dijo que su estudio a los Institutos Confucio (IC), a las operaciones de la política exterior china, y la correspondencia y las quejas que recibió a lo largo de los años de canadienses chinos y no chinos sobre su funcionamiento, le confirmaron que los IC “son un peligro para los países en los que se encuentran”.

Su testimonio también fue consistente con el de Michel Juneau-Katsuya, un experto en seguridad nacional e inteligencia y antiguo integrante del Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá, quien le dijo al comité el 19 de abril que los Institutos Confucio son “esencialmente satélites espías enviados por China” para realizar labores de espionaje para el PCCh.

Además de eso, los estudiantes inscritos en los programas de los IC son adoctrinados políticamente con mensajes como “Taiwán era solo otra parte de China”.

“Los programas que supuestamente se centran en la cultura y el idioma en muchos casos incluían propaganda política abierta”, dijo.

“Esto incluyó que los estudiantes de la escuela primaria dibujaran mapas de China que borrarían la frontera con Taiwán, incluyó la negación de la masacre en la Plaza de Tiananmen, incluyó sanciones a los estudiantes que plantearon preguntas sobre el pésimo historial de derechos humanos de China”.

Los padres chinos que deseaban exponer la agenda de los IC, sin embargo, temían lidiar con las posibles represarías de Beijing.

“Expresaron preocupaciones reales sobre el impacto potencial a sus familiares ubicados en China si hablaban abiertamente sobre los problemas que percibían y que definitivamente están presentes en la programación de los institutos Confucio”, dijo Cardy.

El ministro dijo que, en un caso, los padres acordaron reunirse con él fuera del sitio en un área abierta porque temían ser vigilados por agentes del PCCh. En otro caso, los padres le dijeron que estaban usando correos electrónicos registrados específicamente con el propósito de comunicarse con él. Algunos optaron por escribirle directamente.

“Definitivamente se sintieron censurados”, dijo Cardy. “Es lo que se espera de cualquier ciudadano de un país que tortura y asesina de forma rutinaria a un gran número de sus propios ciudadanos, y que no ha mostrado ningún escrúpulo a la hora de extender esos malos tratos a ciudadanos de otros países”.

Cardy agregó que ciertamente podía entender sus preocupaciones, dado que “Canadá no tiene un historial particularmente sólido en hacer frente a ese mal trato”.

“Todo lo que pude hacer fue prometerles que protegería su confidencialidad y que haría todo lo posible para ser una voz para los cientos de millones de personas en China que están desesperadas por un cambio y ansiosos por el tipo de libertades que disfrutamos todos los días”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS