PCCh decide proteger 11 ciudades viendo su existencia amenazada por el coronavirus, dice informante

Por LIANG ZHEN Y OLIVIA LI
31 de Enero de 2020
Actualizado: 31 de Enero de 2020

Los principales líderes chinos en una reunión del Politburó del Partido Comunista Chino (PCCh) la semana pasada, expresaron su preocupación de que el brote del coronavirus de Wuhan, ahora epidemia, pudiera poner fin a su régimen, por lo que decidieron concentrarse en preservar de la devastación a 11 grandes ciudades.

Stephen Shiu Yeuk-yuen, un comentarista político de alto nivel y profesional de los medios de comunicación en Hong Kong, dijo a la edición de Hong Kong de The Epoch Times el 28 de enero, que obtuvo la información de un informante de la alta dirección del PCCh. Según Shiu, la reunión de emergencia del Politburó se celebró el 25 de enero, el día del Año Nuevo Chino.

Las 11 ciudades en la lista de prioridades del PCCh para ser salvadas son Beijing, Tianjin, Shanghai, Guangzhou, Shenzhen, Hong Kong, Hangzhou, Xi’an, Shenyang, Harbin y Urumqi. El PCCh está preparado para proteger estas 11 ciudades a toda costa, incluso si eso significa sacrificar otras ciudades, dijo Shiu.

Estimación del número de muertes proyectadas: entre 1 y 2 millones

Shiu dijo que según un reciente informe de investigación del profesor Gabriel Matthew Leung, antes de la puesta en cuarentena de Wuhan, donde se originó el mortífero y altamente contagioso coronavirus, había unas 25,000 personas infectadas y 15,000 casos adicionales en el período de incubación. Esto significa que el número total de personas infectadas por el coronavirus es de aproximadamente 40,000. Basándose en el patrón de propagación, se estima que el número actual de personas infectadas en todo el mundo es de entre 25,000 y 38,000.

Esta foto tomada el 30 de enero de 2020 muestra a funcionarios con trajes protectores revisando a un anciano con máscara facial que se desplomó y murió en la calle cerca de un hospital en Wuhan. Los periodistas de la AFP vieron el cuerpo el 30 de enero, no mucho antes de que llegara un vehículo de emergencia que transportaba a la policía y al personal médico en trajes protectores de cuerpo entero. La Organización Mundial de la Salud declaró una emergencia mundial por el nuevo coronavirus, ya que, según informó China el 31 de enero, el número de muertos había aumentado a 213, con casi 10,000 infecciones. (Héctor RETAMAL / AFP vía Getty Images)

El profesor Leung es el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Hong Kong. También es un médico reconocido y una autoridad de salud pública.

El informe de Leung señala que, sin medidas de intervención enérgicas, el número de personas infectadas se duplicará cada 6,2 días, si el cálculo se basa en una cifra aún más conservadora de los 22,000 casos infectados en todo el mundo en la actualidad.

Leung estima que en Wuhan, el número de pacientes recién infectados alcanzará el máximo, alrededor de 200,000 por día, en abril. En otras ciudades, como Chongqing, Guangzhou y Shenzhen, el número alcanzará su máximo en mayo. En los meses siguientes, el número total de personas infectadas en todo el país alcanzará los 18 millones, con un total de muertes que oscilará entre 1 y 2 millones.

Bloqueo y encubrimiento de información

Shiu criticó al PCCh por encubrimiento y retraso en la adopción de medidas para contener el virus, diciendo que la principal razón de este desastre es el bloqueo de la información.

Como resultado, los infectados con la enfermedad no fueron puestos en cuarentena de manera oportuna.

Las autoridades chinas negaron inicialmente que la enfermedad pudiera propagarse por transmisión entre personas.

Además, durante varios días, las autoridades médicas chinas informaron de muy pocos casos nuevos en Wuhan y de ningún caso nuevo en otras ciudades chinas, dando al público la falsa impresión de que el nuevo coronavirus no era una amenaza para la salud pública.

Recién el 20 de enero un destacado científico de la Comisión de Salud de China, Zhong Nanshan, anunció en una conferencia de prensa en Beijing que la enfermedad podía propagarse de un ser humano a otro.

El alcalde de Wuhan anunció posteriormente el cierre de la ciudad de Wuhan el 24 de enero y la puso en cuarentena el mismo día, en la víspera del Año Nuevo Chino. Sin embargo millones de personas ya habían salido de Wuhan para el día festivo antes del 20 de enero y casi 300,000 residentes se apresuraron a escapar de la ciudad antes de que se ejecutara el cierre.

Además, incluso después del cierre de la ciudad de Wuhan, las autoridades centrales no enviaron la mano de obra y los suministros médicos necesarios, lo que dio lugar a situaciones como cadáveres yaciendo en el suelo de un hospital y a que los ciudadanos no fueran informados sobre la prevención del virus, todo lo cual propagaría aún más el virus.

Las 11 ciudades

Según el contacto interno de Shiu, el 25 de enero las autoridades centrales en la reunión del Politburó señalaron que el nuevo brote de coronavirus plantea un serio desafío a la legitimidad del gobierno del PCCh. En otras palabras, el PCCh se enfrenta a una grave crisis y a la amenaza de su total desaparición.

Shiu dijo que cree que la epidemia, que ahora se está saliendo de control, tendrá “un impacto mortal” en la economía de China. En su estimación, más de la mitad de las actividades comerciales chinas se detendrán. Hong Kong también se verá afectado, dijo.

Por lo tanto, los altos funcionarios en la reunión política decidieron hacer todo lo posible para salvar a las 11 ciudades del brote de coronavirus.

El informante no dio razones concretas de por qué las autoridades eligieron esas 11 ciudades, pero estas son los centros comerciales y militares del país. Es bien sabido entre los chinos continentales que los metros y centros financieros más desarrollados están en Beijing, Shanghai, Shenzhen, Guangzhou y Hong Kong; y los centros de tecnología militar están Xi’an, Shenyang y Harbin.

Shiu predijo que Shenzhen, una ciudad de unos 20 millones de habitantes que limita con Hong Kong, pronto estará completamente aislada de otras regiones chinas.

“Hay muchas empresas de alta tecnología en Shenzhen”, explicó. “En cuanto a Hong Kong, el gobierno de la ciudad parece dudar. Creo que es porque están esperando la instrucción final del gobierno central [Beijing]”, añadió.

Mientras tanto, más de 15,000 empleados de la autoridad hospitalaria de Hong Kong se han unido a un nuevo sindicato, instando al gobierno de Hong Kong a cerrar la frontera con China continental. Según el representante del sindicato, si no reciben ninguna respuesta de los funcionarios locales antes del 3 de febrero, los miembros del sindicato iniciarán una huelga a gran escala.

*****

Video relacionado:

TE RECOMENDAMOS