Pedidos de fábrica en EE.UU. sufren su mayor caída en 3.5 años, una señal de alarma para la economía

Por Tom Ozimek
04 de Diciembre de 2023 10:32 PM Actualizado: 04 de Diciembre de 2023 10:32 PM

Los nuevos pedidos de productos fabricados en EE.UU. han sufrido la mayor caída en tres años y medio, y el último indicio de un desplome del sector manufacturero estadounidense aumenta los temores de una próxima recesión.

Según el último mes de datos disponibles de la Oficina del Censo del Departamento de Comercio, los pedidos de fábrica cayeron un 3.6 por ciento en octubre.
El descenso es la caída mensual más pronunciada desde abril de 2020, cuando los cierres pandémicos sacudieron la economía y la sumieron en una recesión.

El informe del Departamento de Comercio también mostró que los nuevos pedidos de bienes duraderos manufacturados cayeron un 5.4 por ciento tras un aumento del 4.0 por ciento en septiembre.

Las decepcionantes cifras de las fábricas llegan justo después de otros datos que sugieren que el sector manufacturero estadounidense está sumido en la debilidad y que la economía se encamina hacia una ralentización.

La economía se estanca

El PMI manufacturero del Instituto de Gestión de Suministros (ISM), que se sigue muy de cerca, muestra que la actividad manufacturera estadounidense se contrajo en noviembre por decimotercer mes consecutivo, al debilitarse la demanda y caer los nuevos pedidos.

La caída de 13 meses del sector manufacturero estadounidense es la más larga desde la crisis financiera de 2008-2009. El sector manufacturero representa aproximadamente el 11 por ciento de la economía estadounidense.

Aunque la economía estadounidense ha desafiado las predicciones de recesión, los últimos datos económicos (además de la caída del sector manufacturero) dibujan un panorama de desaceleración inminente, que incluye un crecimiento mediocre del gasto de los consumidores y un enfriamiento del mercado laboral.

El economista David Rosenberg afirmó en un post en X que las señales apuntan a un estancamiento de la economía estadounidense.

Rosenberg señaló que la estimación en tiempo real del crecimiento económico de la Reserva Federal para el trimestre en curso ha bajado del 2.1 por ciento el 22 de noviembre, al 1.8 por ciento el 30 de noviembre, y luego al 1.2 por ciento el 4 de diciembre.

“Esa es la estimación Nowcast de la Fed de Atlanta para el crecimiento del PIB real del cuarto trimestre”, escribió. “En dos palabras o menos: velocidad de estancamiento”.

Recesión “a corto plazo”

La semana pasada, los datos mostraron que el gasto de los consumidores, que representa más de dos tercios del crecimiento económico de EE.UU., creció un tibio 0.2 por ciento en octubre, tras un aumento del 0.7% en septiembre.

Un informe separado del Departamento de Trabajo mostró que las solicitudes iniciales de subsidios estatales de desempleo aumentaron de 7000 a 218,000 para la semana que terminó el 25 de noviembre, mientras que el número de personas que reciben beneficios después de una semana inicial de ayuda (un indicador de la contratación) subió a 1927 millones, el más alto desde noviembre de 2021.

Además, un indicador económico adelantado clave de EE. UU. de The Conference Board cayó por decimonoveno mes consecutivo en octubre, el último mes de datos disponibles. El indicador se compone de 10 indicadores individuales y sirve como un indicador prospectivo de la economía.

“Entre los indicadores adelantados, el deterioro de las expectativas de los consumidores sobre las condiciones empresariales, el descenso del índice ISM® de nuevos pedidos, la caída de la renta variable y el endurecimiento de las condiciones crediticias han impulsado el descenso más reciente del índice”, declaró en un comunicado Justyna Zabinska-La Monica, directora de indicadores del ciclo económico de The Conference Board.

Añadió que el descenso de octubre indica una recesión “a corto plazo”.

“El Conference Board espera que la elevada inflación, los altos tipos de interés y la contracción del gasto de los consumidores -debido al agotamiento del ahorro pandémico y al pago obligatorio de los préstamos estudiantiles- lleven a la economía estadounidense a una recesión muy breve”, añadió. El Conference Board prevé que la economía estadounidense crecerá en 2024 un mísero 0.8 por ciento.

Los últimos datos muestran que la economía estadounidense creció a una tasa anualizada del 5.2 por ciento en el tercer trimestre, un ritmo que supera las previsiones y que, según algunos analistas, parece mejor sobre el papel que en la realidad porque, si se miran desde el lado de los ingresos, los datos sugieren que el impulso ha decaído y el crecimiento se está ralentizando.

Aunque el producto interior bruto (PIB) creció un 5.2 por ciento, la renta interior bruta (RIB) creció un mísero 1.5 por ciento en el trimestre anterior.

“Las cifras deberían coincidir y se correlacionan a lo largo del tiempo. Pero la diferencia entre las medidas es asombrosa”, escribió el analista Mike Shedlock en un blog, refiriéndose a la diferencia entre el PIB y la RBD.

“La clave de esta publicación es que la economía probablemente no está zumbando como los medios de comunicación y [el presidente Joe] Biden presentan”.

Peligroso e inflacionista

Datos recientes de octubre muestran que, mientras que el 69 por ciento de los consumidores estadounidenses espera una recesión en los próximos 12 meses, la friolera del 84 por ciento de los ejecutivos de alto nivel cree que se materializará una contracción.

Uno de los ejecutivos que ha dado la voz de alarma es el Consejero Delegado de JPMorgan, Jamie Dimon, quien advirtió recientemente que la inflación podría acelerarse de nuevo y provocar una recesión.

“Hay muchas cosas ahí fuera que son peligrosas e inflacionistas. Estén preparados”, dijo en la Cumbre DealBook 2023 del New York Times, celebrada en Nueva York el 29 de noviembre.

Dimon dijo que las tensiones geopolíticas y la transición energética estaban impulsando a los gobiernos a aumentar el gasto, lo que es inflacionista. Si se materializara un nuevo repunte inflacionista, esto presionaría a la Reserva Federal a subir aún más los tipos de interés, lo que podría llevar a la economía a una recesión.

“Los tipos de interés pueden subir, y eso podría llevar a la recesión”, advirtió.

Por el lado de los consumidores, a medida que el exceso de ahorros acumulado durante la pandemia se ha ido agotando, ha aumentado significativamente el número de estadounidenses que sacan dinero de sus cuentas 401(k) para pagar facturas y comprar artículos de primera necesidad.

Un informe reciente de Fidelity, el mayor proveedor de planes 401(k) del país, revela una tendencia preocupante: los estadounidenses recurren cada vez más a sus ahorros para la jubilación en forma de retiradas por dificultades económicas.

El informe muestra que el 2.3 por ciento de los participantes en planes de jubilación de EE.UU. retiraron sus ahorros por dificultades económicas en el tercer trimestre de 2023, frente al 1.8 por ciento en el tercer trimestre de 2022.

Evitar una ejecución hipotecaria o un desahucio y cubrir gastos médicos fueron dos de las principales razones aducidas para realizar una retirada por dificultades financieras.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.