Pelosi se reúne con la presidenta de Taiwán y reitera compromiso de EE. UU. con la isla

Tsai Ing-wen afirma que Taiwán no retrocederá ante el "aumento de las amenazas militares"
Por Frank Fang
03 de Agosto de 2022 10:01 AM Actualizado: 03 de Agosto de 2022 10:22 AM

TAIPEI, Taiwán— La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), reiteró el compromiso de Estados Unidos con Taiwán el 3 de agosto, mientras ofrecía una conferencia de prensa conjunta con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en Taipéi.

“Hoy el mundo se enfrenta a una elección entre democracia y autocracia, la determinación de Estados Unidos de preservar la democracia aquí en Taiwán y en todo el mundo sigue siendo férrea”, declaró Pelosi, quien llegó a Taiwán un día antes en medio de amenazas y maniobras militares del régimen comunista chino.

La congresista hizo hincapié en que la base de la relación bilateral sigue siendo la Ley de Relaciones con Taiwán, una ley que autoriza a Estados Unidos a proporcionar a la isla equipos militares para la autodefensa. La ley se firmó después de que Washington puso fin a sus vínculos diplomáticos con Taipéi en favor de Beijing, en 1979.

“Hoy nuestra delegación, de la que me siento muy orgullosa, ha venido a Taiwán para dejar inequívocamente claro que no abandonaremos nuestro compromiso con Taiwán y que estamos orgullosos de nuestra duradera amistad”, dijo Pelosi a continuación. “Ahora más que nunca, la solidaridad de Estados Unidos con Taiwán es crucial”.

Malestar en Beijing

China está furiosa con Pelosi por haberse detenido en Taiwán durante su viaje por Asia, que hasta ahora incluye Singapur y Malasia. El régimen chino reclama a Taiwán como parte de su territorio y se opone a que gobiernos y organizaciones internacionales interactúen o establezcan vínculos con funcionarios taiwaneses, sugiriendo que la isla es un Estado-nación de facto.

Beijing está tan descontenta con su visita a Taiwán que el viceministro de Asuntos Exteriores chino, Xie Feng, convocó al embajador de Estados Unidos en China, Nicholas Burns, a última hora de la noche del martes. Según los medios de comunicación estatales chinos, Xie dijo que Estados Unidos “pagará el precio” por sus “errores” al permitir que Pelosi visite la isla.

Qin Gang, embajador de China en Estados Unidos, acusó a Estados Unidos de “jugar con fuego” en una declaración y señaló que había presentado una “enérgica protesta” ante el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca y el Departamento de Estado estadounidense.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), habla tras recibir la Orden de las Nubes Propicias con Gran Cordón Especial, el más alto honor civil de Taiwán, de manos de la presidenta Tsai Ing-wen, en la oficina presidencial, en Taipéi, Taiwán, el 3 de agosto de 2022. (Chien Chih-Hung/Oficina del Presidente vía Getty Images)

En la rueda de prensa, Tsai dijo que la visita de Pelosi se produjo en un “momento crítico” para la isla.

“Las agresiones contra el Taiwán democrático podrían tener un tremendo impacto en la seguridad de todo el Indo-Pacífico”, dijo Tsai, refiriéndose a la escalada de amenazas militares que plantea China.

“Frente a las amenazas militares deliberadamente intensificadas, Taiwán no retrocederá”, declaró a continuación. “Nosotros defenderemos firmemente la soberanía de nuestra nación y seguiremos manteniendo la línea de defensa de la democracia”.

“Al mismo tiempo, deseamos cooperar y trabajar en unidad con todas las democracias del mundo para salvaguardar conjuntamente los valores democráticos”, añadió Tsai.

Presión militar

Beijing aumentó su presión militar sobre Taiwán. El día antes de la llegada de Pelosi, China despegó cuatro aviones de combate J-16 en la zona de identificación de defensa aérea (ADIZ) del suroeste de Taiwán. La intrusión se intensificó el día de su llegada, cuando 21 aviones militares chinos entraron en la zona.

Además, China anunció que realizaría ejercicios militares con fuego real en seis zonas alrededor de Taiwán, del 4 al 7 de agosto. El anuncio se hizo público minutos después de que el avión que transportaba a Pelosi y su delegación aterrizara en Taipéi el 2 de agosto.

El ministerio de Defensa Nacional de Taiwán, en una declaración emitida el 3 de agosto, condenó a China por realizar simulacros militares alrededor de Taiwán, diciendo que las maniobras “amenazan” los puertos y las zonas urbanas de Taiwán y “socavan la paz y la estabilidad regionales”.

Sun Li-fang, portavoz del ministerio de Defensa Nacional de Taiwán, añadió que China está desafiando el orden internacional y violando la soberanía de Taiwán con sus ejercicios, durante una conferencia de prensa el 3 de agosto.

El ministerio también tuvo que rebatir los esfuerzos chinos de desinformación a última hora del 2 de agosto, después de que los medios de comunicación estatales chinos informaran de que aviones de combate Su-35 chinos habían cruzado el estrecho de Taiwán, que separa la isla de la China continental. En una declaración, el ministerio taiwanés dijo que las informaciones eran “noticias falsas“.

Aproximadamente una hora antes de la rueda de prensa conjunta, Pelosi visitó el parlamento de Taiwán y mantuvo una reunión con la vicepresidenta Tsai Chi-chang.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), asiste a una reunión en el Yuan Legislativo, la cámara del parlamento de Taiwán, con Tsai Chi-Chang, vicepresidente del Yuan Legislativo, en Taipéi, Taiwán, el 3 de agosto de 2022. (Agencia Central de Noticias vía Getty Images)

Posible pacto comercial

Pelosi y Tsai mantuvieron una reunión a puerta cerrada tras su rueda de prensa conjunta. Después, la congresista californiana reveló durante una sesión con los medios de comunicación que ambas hablaron sobre la posibilidad de que las dos partes firmen un acuerdo comercial. “Esperemos que sea inminente”, dijo Pelosi sobre el posible acuerdo comercial.

Además de las maniobras militares, China también decidió castigar económicamente a la isla. El 2 de agosto, China anunció la prohibición de importar miles de productos alimenticios taiwaneses antes de la llegada de Pelosi. El 3 de agosto, China intensificó su cohesión económica al anunciar que prohibirá la importación de cítricos y de dos tipos de pescado, al tiempo que suspenderá sus exportaciones de arena natural a Taiwán.

Además, el 3 de agosto China también anunció sanciones contra cuatro empresas y dos organizaciones taiwanesas, acusándolas de “secesionistas”.

“Taiwán ya ha pagado un costo por su visita y es probable que siga haciéndolo en los próximos días y semanas. ¿Qué beneficios tangibles concretos puede prometer a Taiwán para compensar el costo de su viaje?”, preguntó un periodista a Pelosi.

En respuesta, Pelosi señaló la Ley CHIPS y de Ciencia —que fue aprobada en la Cámara de Representantes el 28 de julio y ahora está a la espera de ser firmada por el presidente Joe Biden— y en cómo pueden beneficiarse las empresas tecnológicas taiwanesas.

“Se trata de algo que abre la puerta para que, reitero, tengamos buenos y mejores intercambios económicos”, dijo Pelosi, añadiendo que sabía que algunas empresas taiwanesas ya tenían previsto invertir en la fabricación en Estados Unidos por lo que la legislación facilitaría un “aumento” de la relación bilateral.

Pelosi terminó la sesión con los medios de comunicación diciendo que la democracia es la mayor fortaleza de Taiwán, en relación con la posibilidad de que China invada Taiwán.

“No queremos que le pase nada a Taiwán por la fuerza”, dijo Pelosi.

Pelosi abandonó Taiwán alrededor de las 18:00, hora local del 3 de agosto, y tiene previsto viajar a Corea del Sur.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.