Pentágono enfocado en modernización para contrarrestar a China en solicitud de presupuesto 2021

Por Simon Veazey
11 de Febrero de 2020 10:19 PM Actualizado: 11 de Febrero de 2020 10:19 PM

La propuesta de presupuesto del Pentágono para el año fiscal 2021 mantiene al ejército de los EE.UU. en curso para contrarrestar a China y Rusia, impulsando los misiles hipersónicos, la modernización nuclear, las tecnologías 5G y la defensa de misiles, así como la recién creada Fuerza Espacial.

Luego de tres años de un aumento en el gasto militar, la propuesta está virtualmente estancada en 740,000 millones de dólares, solo 2,000 millones más que el año actual.

La Casa Blanca anunció su propuesta de presupuesto de 4.8 billones de dólares para el año fiscal 2021 el 10 de febrero. La solicitud del Departamento de Defensa (DOD) es técnicamente de 705,000 millones de dólares, pero otros 35,000 millones de dólares están destinados a una agencia hermana que maneja armas nucleares.

La solicitud de presupuesto para el 2021 debe ahora atravesar la tormenta del Congreso, donde el gasto de defensa sigue siendo algo así como un bastión bipartidista.

El Congreso ha aumentado el gasto militar anual en más de 100,000 millones de dólares desde 2017, pero ya había fijado un límite en la propuesta de 2021.

El Pentágono dijo que la última propuesta apoya la “implementación irreversible” de la Estrategia de Defensa Nacional de 2018; el plan de juego militar de la administración Trump. Ese plan escoge como prioridad principal contrarrestar las crecientes proezas militares de China y Rusia, alejándose de las demandas de la contrainsurgencia para modernizarse para la próxima generación de ambientes de guerra.

“El presupuesto que estamos presentando hoy se basa en los últimos cuatro años, continuando nuestro enfoque en las prioridades de la Estrategia de Defensa Nacional de modernización nuclear y defensa nacional, mientras refinamos nuestro enfoque en los dominios de la guerra cibernética y espacial y los habilitadores conjuntos para todas las operaciones de los dominios”, dijo la Subsecretaria de Defensa en funciones Elaine McCusker a los periodistas el 10 de febrero.

Según el Pentágono, la propuesta de presupuesto también hace avanzar tecnologías críticas “incluyendo la hipersónica, la microelectrónica/5G y la inteligencia artificial”.

La tecnología hipersónica es el último alarde de superpotencia militar, ya pregonado por Rusia y China; un nuevo tipo de misil que es capaz de maniobrar a alta velocidad y potencialmente esquivar las defensas anti-misiles.

Estados Unidos, que tardaron un poco en la carrera hipersónica, se apresura a superar a sus rivales. La propuesta de presupuesto reserva 3200 millones de dólares para invertir en la hipersónica, un aumento del 23 por ciento respecto al año anterior.

El Pentágono también está pidiendo un aumento de casi el 20 por ciento en el gasto para mejorar la disuasión nuclear; por un total de 28,900 millones de dólares (pdf). Esa solicitud incluye un nuevo submarino nuclear clase Columbia de 4400 millones de dólares.

La Fuerza Espacial, que fue creada a principios de año, obtiene un aumento del 28 por ciento en la solicitud de presupuesto.

El USS Florida, clase Ohio, navega frente a las costas de las Bahamas el 22 de enero de 2003. (David Nagle/Marina de los EE.UU./Getty Images)

El ejército más pequeño desde 1940

Con 106,600 millones de dólares, la solicitud de investigación, desarrollo, prueba y evaluación es la mayor en 70 años, según el Pentágono.

La administración Trump heredó un ejército que había estado operando bajo “límites de gastos destructivos”, dijo el Subsecretario de Defensa David Norquist a los reporteros en la sesión informativa sobre la propuesta de presupuesto. Eso dejó a los Estados Unidos con su ejército más pequeño desde 1940, junto con una escasez clave de municiones, bajos niveles de preparación y una disuasión nuclear anticuada, dijo.

“Al mismo tiempo, estamos lidiando con un nuevo ambiente de guerra, dado el resurgimiento de la competencia de grandes potencias de Rusia y China”, dijo. “Una cosa era evidente; las guerras del futuro iban a ser radicalmente diferentes de las cortas guerras convencionales y las prolongadas operaciones antiterroristas que hemos enfrentado desde el colapso de la Unión Soviética”.

Gracias al apoyo bipartidista, dijo que en los últimos tres años el Pentágono ha recibido el aumento de los fondos necesarios para reconstruir y modernizar el ejército.

El aumento de los gastos se detuvo el año pasado, con Congreso bloqueando el presupuesto fijo del año fiscal 2021 en su ley de autorización de defensa en 2019.

Pero la sed de modernización del Pentágono no tiene freno.

“Eso significa que tuvimos que tomar más decisiones difíciles y grandes recortes en algunas áreas para liberar dinero para continuar invirtiendo en la preparación de la lucha de alto nivel”, dijo Norquist.

Una Revisión de la Defensa Amplia (pdf) había cosechado más de 5000 millones de dólares en ahorros para el año 2021.

Atrapado entre lo nuevo y lo viejo

El giro militar de un equipo de contrainsurgencia se ve obstaculizado por los sistemas heredados de la Guerra Fría y el antiguo equipo de mantenimiento pesado. Esto es especialmente así para la Fuerza Aérea y la Marina con sus artículos de construcción lenta y de gran valor que también pueden quedar atrapados en los vientos políticos.

Los militares están atrapados entre los altos costos de mantenimiento de equipos obsoletos y los altos costos de comprar cosas nuevas.

Por ejemplo, a los 28 años, la edad media de los pilotos de combate es mayor que en cualquier otro momento de la historia del servicio. La edad media de los bombarderos es de unos 45 años.

Los equipos más antiguos no solo están detrás de la curva tecnológica; sino que también son más caros de mantener.

La solicitud de presupuesto del Pentágono para el año fiscal 2021 retiraría una parte de sus bombarderos B-1, los aviones de combate A-10 Warthog, los drones de vigilancia RQ-4 Global Hawk, los aviones cisterna KC-135 y KC-10, y los aviones C-130H.

Según la Casa Blanca, el presupuesto apoya el esfuerzo del Departamento de Defensa de deshacerse de 20,000 millones de dólares de sistemas heredados.

“Al deshacerse de aviones, naves de superficie y sistemas de tierra más viejos y menos capaces, el DOD puede enfocar más eficazmente los recursos en plataformas y sistemas modernizados que apoyan tanto los conflictos de alta intensidad como las operaciones en ambientes altamente disputados”, dijo una declaración de la Casa Blanca (pdf).

A la dificultad de las opciones presupuestarias se suma el cambiante desafío militar. China y Rusia han construido sus ejércitos específicamente para contrarrestar el dominio de las grandes inversiones militares de los Estados Unidos que una vez aseguraron el dominio.

Por ejemplo, un signo de interrogación pende sobre el futuro rol y la cantidad de portaaviones estadounidenses, indicó recientemente el Secretario de Marina en funciones, ya que dijo que la fuerza se desplazará a una flota que depende menos del músculo militar de los grandes buques.

Los recortes y cambios de la Marina y la Fuerza Aérea no van tan lejos como para tomar las difíciles decisiones que algunos estrategas sugieren que serán necesarias, y efectivamente patear la lata hasta la encrucijada política de las elecciones de noviembre.

El presupuesto de la Marina aún no alcanza el objetivo de una flota de 355 barcos, que el Pentágono se ha comprometido a trabajar por ley.

La Marina de los Estados Unidos, el futuro USS Gerald R. Ford (CVN 78), se ve en marcha por su propio poder por primera vez en Newport News, Va., el 8 de abril de 2017. (Especialista en Comunicación de Masas de 2ª Clase Ridge Leoni/Marina de los EE.UU. a través de Getty Images)

El presupuesto de la Marina propone recortar su presupuesto de construcción naval en 4000 millones de dólares.

Según el Ejército, su solicitud de presupuesto sigue reforzando sus seis prioridades de modernización: misiles de largo alcance, helicópteros de nueva generación, soldados letales, vehículos de combate de nueva generación, defensa antimisiles y red mejorada.

El Cuerpo de Marines, que se está reinventando como fuerza expedicionaria para contrarrestar a China en el Pacífico, perdería más de 2000 marines en servicio activo. Mientras tanto, la Marina crecería en alrededor de 5,300 efectivos.

Siga a Simon en Twitter: @SPVeazey

A continuación

Espías soviéticos en Estados Unidos

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.