Pentágono estudia posibilidad de imponer la vacuna contra la COVID-19 al personal militar

Por Katabella Roberts
30 de Julio de 2021
Actualizado: 30 de Julio de 2021

El Pentágono anunció el jueves que pronto iniciará discusiones internas sobre la posibilidad de convertir la vacuna contra la COVID-19 en un requisito obligatorio para el personal militar.

La noticia se produce horas después de que el presidente Joe Biden dijera que pedirá al Departamento de Defensa (DoD) que estudie “cómo y cuándo” obligará a los miembros de las fuerzas armadas a vacunarse durante la pandemia mundial del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

“El Departamento de Defensa está actuando rápidamente para cumplir con el compromiso del presidente Biden de derrotar la COVID-19, y eso incluye poder asegurar que cada miembro de nuestra fuerza de trabajo civil y militar esté protegido”, dijo el jueves el subsecretario de Prensa del Pentágono, Jamal Brown, en un comunicado.

“De acuerdo con las orientaciones que el presidente ha emitido hoy, se pedirá a todo el personal militar y civil del Departamento de Defensa que dé fe de su estado de vacunación. El personal que no pueda o no quiera hacerlo deberá llevar una mascarilla, distanciarse físicamente, cumplir con un requisito de pruebas periódicas y estar sujeto a restricciones oficiales de viaje”.

“El secretario Austin también comenzará a consultar a nuestros profesionales médicos, así como a los Jefes de Estado Mayor Conjunto, para determinar cómo y cuándo hacer recomendaciones al presidente con respecto a la inclusión de las vacunas contra la COVID-19 a la lista completa de requisitos para el personal militar”.

Brown señaló que el aumento de la variante Delta de la COVID-19 ha provocado la necesidad de tomar medidas de protección adicionales dentro del ejército.

El secretario de Prensa añadió que “la COVID-19 sigue siendo una amenaza significativa y en evolución para la seguridad de nuestra nación”, y añadió que las vacunas “siguen siendo la mejor y más eficaz forma de prevenir la propagación de la COVID, incluida la variante Delta”.

El Pentágono el 8 de diciembre de 2019. (Daniel Slim/AFP vía Getty Images)

En la actualidad, el Departamento de Defensa exige que los hombres y mujeres en activo reciban 17 vacunas diferentes, incluidas las inyecciones contra el sarampión, las paperas, la difteria, la hepatitis, la viruela y la gripe.

Pero hasta ahora no ha exigido la vacuna contra la COVID-19 porque sigue estando bajo la autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), una designación que permite su distribución y administración pero que también requiere el consentimiento informado de los pacientes.

A principios de este mes, el Army Times informó que el Ejército ha ordenado a los mandos que se preparen para administrar las vacunas obligatorias contra la COVID-19 a partir del 1 de septiembre, a la espera de la autorización completa de la FDA.

La directiva procede de una orden de ejecución enviada a la fuerza por el Cuartel General del Departamento del Ejército, según la publicación.

También el jueves, la Administración Biden declaró que los trabajadores federales y los contratistas tendrán que mostrar una prueba de vacunación contra la COVID-19 o, de lo contrario, llevar mascarillas, mantener distancia social y someterse a las pruebas periódicas de la COVID-19.

“En este momento, demasiadas personas están muriendo o viendo morir a un ser querido y dicen ‘si me hubiera vacunado'”, dijo Biden en la Sala Este de la Casa Blanca. “Esta es una tragedia estadounidense. Está muriendo gente que no tiene que morir”.

La Casa Blanca dijo en un comunicado que las nuevas normas se establecieron debido a la variante Delta.

“Cualquiera que no atestigüe estar completamente vacunado deberá llevar una mascarilla en el trabajo sin importar su ubicación geográfica, distanciarse físicamente de todos los demás empleados y visitantes, cumplir con un requisito de pruebas de detección semanales o dos veces por semana y estar sujeto a restricciones en los viajes oficiales”, afirmó la Casa Blanca en una hoja informativa.

Alrededor del 60 por ciento de los adultos estadounidenses se han vacunado completamente hasta la fecha. Biden se había fijado como objetivo para el 4 de julio vacunar al menos a un 70 por ciento de los adultos contra la COVID-19. La última cifra es aproximadamente el 69 por ciento.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS