Pentágono incluye en lista negra nuevas empresas de tecnología chinas vinculadas al ejército del PCCh

Pretende contrarrestar la estrategia de fusión militar-civil del régimen chino,

Por Aaron Pan
01 de Febrero de 2024 1:56 PM Actualizado: 01 de Febrero de 2024 1:56 PM

El Pentágono añadió el 31 de enero más de una docena de empresas de tecnología chinas a su lista de empresas con vínculos con el ejército chino.

Entre las nuevas empresas añadidas figuran el fabricante de chips de memoria YMTC, la empresa de inteligencia artificial Megvii, el fabricante de drones Chengdu JOUAV, el fabricante de lidares Hesai Technology y la empresa de tecnología NetPosa, según el Departamento de Defensa (DOD).

La actualización de la lista es “un importante esfuerzo continuo para poner de relieve y contrarrestar” la estrategia de fusión militar-civil del Partido Comunista Chino, declaró el Pentágono en un comunicado de prensa.

Esta “estrategia apoya los objetivos de modernización del Ejército Popular de Liberación (EPL) garantizando que pueda adquirir tecnologías y conocimientos avanzados” desarrollados por empresas, universidades y programas de investigación chinos que aparentan ser entidades civiles, añadió el DOD.

Las últimas incorporaciones han elevado el total a más de 70 empresas chinas que figuran en la lista designada por Estados Unidos como empresas militares chinas. La lista ya incluye a importantes empresas chinas, como Huawei, el fabricante de chips SMIC, la empresa de aviación AVIC, BGI Genomics Co, China Mobile, la empresa de energía CNOOC y China Railway Construction Corp.

La designación es requerida por la Sección 1260H de la Ley de Autorización de Defensa Nacional, que ordena al secretario de Defensa actualizar una lista de compañías militares chinas anualmente hasta el 31 de diciembre de 2030. El Pentágono inició la lista en junio de 2020.

Antes, el 29 de enero, los senadores republicanos enviaron una carta al secretario de Defensa, Lloyd Austin, presionando al Departamento de Defensa para que publicara la lista. La carta planteó preocupaciones sobre el hecho de que el DOD no había publicado la lista según lo requerido. También pidió al Pentágono que “actualice el proceso para determinar cómo el Departamento de Defensa desarrolla, actualiza y publica la lista”.

“Los esfuerzos de China amenazan la confianza, la transparencia, la reciprocidad y los valores compartidos que sustentan la colaboración internacional en ciencia y tecnología y las prácticas comerciales globales justas”, señalaron los senadores. “De manera secreta y explotadora, China está adquiriendo propiedad intelectual, investigaciones clave y avances tecnológicos de los ciudadanos, investigadores, académicos y la industria privada del mundo para promover sus objetivos militares”, dijeron los senadores.

“La lista 1260H actualizada del Departamento de Defensa subraya el compromiso inquebrantable de China con su estrategia de fusión militar-civil”, dijo Craig Singleton, investigador principal de la Fundación para la Defensa de las Democracias.

“Estar incluido en la 1260H plantea importantes riesgos de reputación para las empresas chinas”, añadió el investigador, indicando que algunas empresas chinas han intentado ser eliminadas de la lista.

Si bien su inclusión en la lista no implica prohibiciones inmediatas, puede ser un golpe para la reputación de las empresas designadas y representa una dura advertencia a las entidades y empresas estadounidenses sobre los riesgos de realizar negocios con ellas. También podría aumentar la presión sobre el Departamento del Tesoro para que sancione a las empresas.

Además, la Ley de Autorización de Defensa Nacional añadió algunos elementos a la lista de la “Sección 1260H”, prohibiendo al DOD bajo la Sección 805 de la ley, hacer contratos con cualquiera de las empresas designadas en los próximos años.

Impedir la inversión en el ejército chino

En noviembre de 2020, el presidente Donald Trump emitió la Orden Ejecutiva 13959 para detener las inversiones en empresas con vínculos con el ejército de China, citando amenazas a la seguridad nacional.

Posteriormente, el presidente Joe Biden amplió la orden en junio de 2021, con la Orden Ejecutiva 14032, prohibiendo las inversiones estadounidenses en empresas afiliadas a las industrias militares o de vigilancia de China. Él dijo que la culpa era de la estrategia del régimen chino de “fusión militar-civil”, ya que requiere que las empresas civiles en China contribuyan directamente a las actividades militares y de inteligencia del régimen.

El “complejo militar-industrial del régimen chino (…) continúa constituyendo una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos, que tiene su origen en su totalidad o en parte sustancial fuera de Estados Unidos”, indicó el presidente Biden.

En agosto, el presidente Biden también firmó una orden ejecutiva que prohíbe las inversiones estadounidenses en el extranjero en tecnologías clave que “avancen significativamente las capacidades militares, de inteligencia, de vigilancia o cibernética”, en China.

Los legisladores estadounidenses también han introducido medidas en el Congreso para prevenir y rastrear las inversiones estadounidenses en empresas chinas que ayudan al régimen chino a fortalecer su ejército.

En julio, el senador. Bob Casey (D-Penn.) y el senador John Cornyn (R-Texas) presentaron la “Ley de Transparencia de Inversiones en el Exterior”. La legislación exige que las empresas estadounidenses notifiquen al Departamento del Tesoro si tienen inversiones en empresas chinas con tecnologías sensibles, incluidos los semiconductores, la inteligencia artificial, la computación cuántica e hipersónica, por motivos de seguridad nacional.

Con la colaboración de Andrew Thornebrooke e información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.