“Pequeña salvaje” que pasó encerrada los 6 primeros años de su vida tiene ahora 20 años

Por Jack Phillips - La Gran Época
11 de Abril de 2019 Actualizado: 11 de Abril de 2019

Una niña que fue encerrada por su madre en su casa durante los primeros seis años de su vida no podía comer, leer ni escribir. El detective que la descubrió dijo que era el peor caso de negligencia infantil que había visto en décadas de trabajo.

La niña, llamada Danielle Crockett, o Dani, fue descubierta por un detective de Florida que respondió a una llamada de abuso infantil en julio de 2005, informó el Tampa Bay Times. El funcionario, Mark Holste, dijo que alguien vio a la chica mirando por una ventana rota.

Cuando los policías llegaron a la escena, encontraron una habitación llena de suciedad, insectos y otros tipos de basura.

Dani, que tenía 6 años en ese momento, fue descubierta en un colchón cubierto de moho con piojos, moscas y gusanos que la cubrían.

Su caso fue “la peor situación de negligencia que he visto en mi vida”, dijo Holste, según un artículo del Daily Mail sobre el artículo del Times, que informó que su próximo cumpleaños es en septiembre. Dijo que el olor dentro de la casa lo descompuso, informó CBN, lo que la describió como una “verdadera niña salvaje”.

La niña pesaba solo 21 kilos, no podía hablar, no podía caminar y no podía comer, dijeron los médicos.

“He estado en las fuerzas de seguridad durante 27 años, y por mucho, esto es lo peor, agregó Holste en el video de CBN.

Después de algún tiempo, los detectives determinaron que tenía casi 7 años de edad y que fue “mantenida detrás de una puerta cerrada, en un espacio del tamaño de un vestidor, sola en la oscuridad”, reportó el Times.

Michelle Crockett, madre soltera, fue arrestada y dijo a las autoridades que hizo lo mejor que pudo. Tres años después de que su hija fuera encontrada en condiciones miserables, renunció a su derecho como madre y solo fue sentenciada a dos años de arresto domiciliario, informó The Associated Press.

Después de eso, Dani fue recibida por los servicios sociales y fue hospitalizada durante unas seis semanas, y solo podía usar un biberón.

“Hicimos pruebas genéticas, escáneres neurológicos. No había nada malo con ella. Pero no fue estimulada en absoluto”, dijo al Times Kathleen Armstrong de la Universidad del Sur de Florida. “He sido psicóloga escolar durante 20 años, pero nunca había visto a una niña como Dani”.

Antes del incidente de 2005, alguien llamó para informar que había visto a una chica desnuda y hambrienta. Los trabajadores sociales se ofrecieron a ayudar a Crockett, pero ella se negó y la dejaron bajo su custodia.

“Definitivamente no la quieres”

Dos años después de ser rescatada, Dani fue adoptada por Bernie y Diane Lierow, quienes dijeron al Times que querían una hija y pensaron que Dios la había colocado en sus vidas. “Parecía que nos necesitaba”, dijo Bernie.

Se habían reunido por primera vez con una agencia de adopción para hablar de Dani. “Todo lo que decían era ‘definitivamente no la quieres'”, dijo Bernie en el video de CBN. Pero, según Dianne, “me sentí atraída por ella”.

Eventualmente, una de las señoras le dijo a mi esposa: “Hay algo malo con ella, esa niña no es apta para la adopción”, dijo Bernie.

Pero a pesar de las advertencias, se la llevaron.

“No sabíamos si alguna vez comería con tenedor y cuchara”, dijo Dianne. “Empiezas a pensar: no sé hasta dónde va a llegar esta niña”.

Dani tenía ataques de gritos varias veces al día y no quería salir, debido a que la mantuvieron adentro durante años, según el informe de CBN.

Según el artículo de. Mail, los Lierows tuvieron que entrenar a Dani para que aprendiera a orinar y le enseñaron otras cosas básicas del desarrollo que los niños aprenden. “Puede ir a la alacena, buscar un vaso y tomar un trago de agua. Y es mucho más abierta; ahora mirará a la gente, y a veces irá con gente que no conoce tan bien”, dijeron al Daily Mail.

Sin embargo, criar a Dani aparentemente afectó su matrimonio y se divorciaron en 2015, según Bernie. Dianne no quiso hablar con el Times sobre la chica.

“Cuando Dani estaba conmigo, se relajaba mucho”, dijo Bernie al Mail. “Pero no podía trabajar durante los veranos. Y luego estaban esos momentos con la policía”. Hubo dos incidentes en los que se llamó a la policía por su comportamiento en público.

“Una cosa es que un hombre lleve a su hija de 9 años al baño de hombres. O sacar a un niño de 12 años de un carnaval, gritando. Pero cuando tiene 17 años y pesa 18 kilos más que su padre, y todavía necesita ayuda con su pañal, y no siempre camina hacia el auto, las cosas se ponen más turbias”, informó el Times, agregando que durante otro tiempo, ella “empezó a dar vueltas en el asiento trasero, golpeando las ventanas” antes de que un oficial de policía “lo detuviera y le preguntara qué tipo de drogas le estaba dando”.

“Finalmente tuve que admitir: ‘Dios, esto es demasiado para mí’”, dijo al Mail.

Cuando cumplió 18 años, Dani se convirtió en elegible para Medicare y el Seguro Social. Luego fue enviada a un hogar grupal cerca de Nashville, Tennessee, cerca de donde vivía Bernie. Según el Times, Dianne vive en Cartago, a una hora de Dani.

Ahora, dijo Bernie, ha mostrado mejoras y es más obediente. Sin embargo, todavía no puede hablar ni escribir.

Y a pesar de todas las tribulaciones, Bernie dijo que aún así la habría acogido.

“Me hace muy feliz que hayamos podido darle un hogar y una familia en la que crecer”, dijo al Mail. “Las cosas más grandes que le di fueron amor y respeto”.

Actualización 2017

En 2017, The Associated Press informó sobre el cumpleaños 19 de la niña, diciendo que Holste visitaba a Bernie al menos una vez al año. Se retiró hace dos años, después de 29 años de servicio. Dijo que Dani le mostró lo importante que es interactuar con sus hijos durante los primeros años. “Soy un padre soltero. Me retiré cuando mi hijo tenía 8 años”.

La casa de Plant City donde Dani vivía con su madre biológica ha desaparecido. La ciudad la derribó hace un par de años. Michelle Crockett vive en una caravana cercana. No quería hablar de Dani para esta historia. Cuando fui a verla, me amenazó con llamar a la policía.

Bernie dijo que intenta ver a Dani todos los meses. Ha sido su único visitante. No está tan cansado ahora, dijo. A pesar del gris de su barba, parece 10 años más joven. Pero extraña a Dani tirando de él mientras alimenta a las cabras, apoyándose en su hombro mientras miran a Alvin y las ardillas, informó AP.

“Cuidé de ella todo lo que pude, porque ese era mi trabajo. El Señor me la dio”, dijo Bernie. “Pero justo cuando estaba deseando que viniera a ayudarme un poco, encontró este lugar para ella. Para nosotros”.

***************************

Te puede interesar:

La historia de Amy Yu

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas.

TE RECOMENDAMOS