Su hijo perdió la vida en una piscina, ahora lanza una advertencia sobre los peligros a otros padres

Por Robert Jay Watson
16 de Agosto de 2019 Actualizado: 16 de Agosto de 2019

Los padres de niños pequeños a menudo se preocupan por todos los peligros para la salud de sus hijos, especialmente los accidentes de tráfico, las enfermedades infecciosas y, en las últimas décadas, los tiroteos en las escuelas. Pero aunque se trata de peligros importantes, esta lista omite una de las causas clave de muerte de los niños menores de cinco años, según los CDC, el ahogamiento.

Lo que es aún más impresionante es que la gran mayoría de los niños pequeños que se ahogan ni siquiera se espera que estén cerca de la piscina, según Scary Mommy. El ahogamiento puede ocurrir en tan solo 30-60 segundos, lo que significa que incluso perder el rastro de un niño cerca del agua por un corto período de tiempo puede ser mortal, como dijo el experto en seguridad en el agua Mario Vittone a CBS.

A medida que avanza el verano, el número de casos de ahogamiento aumenta, por lo que si vas a estar cerca de una piscina (casi con toda seguridad), un lago o el océano, es imperativo que te informes sobre cómo prevenir el ahogamiento.

Pero primero, ¿cómo es que el ahogamiento cobra tantas vidas jóvenes? Como la mamá Nicole Hughes compartió en Scary Mommy, a menudo no se trata de lo que se hace durante la natación. Cuando perdió a su hijo Levi, de 3 años, al ahogarse, no fue por un accidente mientras nadaba.

“Siempre me he tomado en serio la seguridad en el agua. En cada una de las fotos que tengo del último día de mi hijo, lleva un chaleco salvavidas. ¿Volando una cometa con su padre? Chaleco salvavidas. ¿Comer M&M’s en una silla de playa? Chaleco salvavidas”, señaló.

Imagen ilustrativa. (Randy Fath/Unsplash)

Lo que Nicole y la mayoría de los padres nunca consideran completamente es lo que puede suceder después de que se supone que la hora de nadar ha terminado. “¿Por qué no sabía de los peligros de ahogarse durante los tiempos de NO SUMERGIR? ¿Cómo no me di cuenta de que tardaba menos de un minuto?”.

Para Nicole, su familia acababa de terminar de comer. Ella había compartido un brownie con su hijo pequeño y le había quitado el teléfono, con el que había estado jugando. “No sé cómo Levi se nos escapó mientras limpiábamos la cena, o qué lo atrajo a salir solo. Yo fui quien lo encontró, boca abajo, en el fondo”, agregó.

Como ella enfatiza: “Ahogarse no es salpicar y gritar. Es silencioso, y toma SEGUNDOS”.

Desde que perdió a su hijo, Nicole Hughes ha estado en una misión para educar a otros padres de niños pequeños sobre los peligros de las muertes relacionadas con el agua. “El ahogamiento necesita ser tratado con tanta preocupación como los recién nacidos que duermen boca arriba para dormir, las vacunas y la seguridad de los asientos de seguridad. Ahogarse es igual de mortal y prevenible”, señaló.

Nicole creó una campaña llamada Levi’s Legacy, cuya misión es asegurarse de que otros padres nunca tengan que enfrentarse a lo que ella hizo. El sitio se enfoca en cuatro maneras principales de prevenir muertes en el agua que todos los padres deben conocer en esta temporada de natación.

1) Lecciones de natación: como dijo la legendaria nadadora y medallista olímpica Rowdy Gaines a Business Insider, aprender a nadar debe considerarse tan importante como aprender a caminar. “Hemos encontrado una cura para el ahogamiento, y es bastante simple”, dice Rowdy. Como escribe Nicole Hughes: “Levi no tomó clases de natación, y sus padres nunca dejarán de arrepentirse”.

Imagen ilustrativa. (McStone/Pixabay)

2) Guardián del Agua: en cualquier momento que los niños pequeños estén cerca de cuerpos de agua, no importa cuán grandes o pequeños (incluso estanques de jardín), es necesario que haya una persona mayor que sepa nadar y que los observe en todo momento. Como muchos niños se ahogan en las bañeras, enfatiza Nicole Hughes: “No bajes la guardia solo porque estás dentro”.

Imagen ilustrativa. (mario0107/Pixabay)

3) Vallado: crear una barrera física alrededor de las piscinas y jacuzzis es vital. Como señala Nicole, tiene que ser una “valla de cierre automático” que cubra los cuatro lados.

4) Chalecos salvavidas: durante las clases de natación supervisada, es importante que los niños no usen ayudas de flotación, ya que estas “enseñan falsa seguridad”, como dice Nicole. Sin embargo, en la natación en aguas abiertas, “TODOS deben llevar chalecos salvavidas en todo momento”, por muy competentes que sean.

Todo esto requiere tiempo, esfuerzo, inversión financiera y mucha energía. Pero como nos recuerda una madre afligida: “La vida de tu hijo vale la pena”.

Mira a continuación un poderoso vídeo que muestra lo rápido que la vida de un pequeño puede colgar en la balanza, incluso en la aparente seguridad de la piscina de la familia.

Este oso perezoso es muy lento para pasar la vía, así que necesita un poco de ayuda… ¡Tienes que verlo hasta el final!

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS